Daniel Bianchi perdió los fueros y dijo estar arrepentido

Actualidad

2/04/2019 14:00

Daniel Bianchi perdió los fueros y dijo estar arrepentido

PL

El Senado avaló el pedido Judicial para que el senador responda por haber conducido alcoholizado, pero Bordaberry quiere que sea destituido.

“He votado afirmativamente esta moción y estoy profundamente arrepentido por haber ingerido alcohol y luego haber conducido”.

Así se manifestó este martes el senador Daniel Bianchi al plegarse al planteo que, por 30 votos en 30, lo dejó sin fueros para que responda ante la Justicia por el accidente que ocasionó en verano en Punta del Este.

La Cámara accedió así al pedido del Juzgado de Paz Departamental de Maldonado, luego que Bianchi chocara sucesivamente a tres vehículos que estaban estacionados el pasado 22 de enero mientras manejaba su auto, que terminó incendiándose. Los análisis posteriores demostraron que iba con 1,3 gramos de alcohol por litro de sangre.

Visiblemente afectado y con notorias dificultades para expresarse, Bianchi remarcó que el hecho no produjo lesiones ni daños personales. “Pero mi conducta no fue la que dispone la normativa vigente, por lo cual deberé responder ante la Justicia sin ninguna diferencia”, sostuvo.

El senador, sin respaldo político luego de haber sido expulsado del Partido de la Gente por este hecho, dijo que la decisión de la Cámara era esperable. “Estoy a disposición de lo que la Fiscalía y la Justicia determine”, ratificó.

Y, como “el arrepentimiento se debe verificar con hechos”, aseguró que está reparando los daños ocasionados por su conducta.

“A las víctimas, a este cuerpo y a la sociedad, pido me disculpen por este hecho, aislado en mi conducta de toda la vida”, señaló.

Lo que el Senado le aplicó fue el artículo 114 de la Constitución. Banchi quedará sin fueros mientras dure el proceso judicial en su contra y, eventualmente, mientras cumpla la condena que se le imponga.

Una vez sucedido podrá volver al Senado, siempre que sea mientras esté vigente su mandato, hasta el 15 de febrero de 2020.

La “coronita” y el planteo de remoción

El tema ambientó un breve debate en torno a la vigencia de la institución de los fueros en la realidad actual.

El nacionalista Luis Lacalle Pou cuestionó que a los políticos se les siga aplicando un régimen diferencial al del resto de la ciudadanía. Recordó en ese sentido el proyecto de ley que presentó en 2010, para limitar esa prerrogativa solo en los casos relativos a la función legislativa, dejando de lado los delitos penales.

“Puede pasar que cualquiera de nosotros cometa el homicidio más aberrante, pero si tiene mayorías no lo va a alcanzar la mano de la Justicia”, cuestionó.
Lacalle Pou habló de la “coronita” que tienen los legisladores, cuando al mismo tiempo elaboran leyes que se aplican a todo el resto de la ciudadanía. “Cuando uno escala en la sociedad, debe tener más obligaciones y menos derechos”, aseguró.

En ese sentido, consideró que lo previsto en el artículo 114 de la Constitución “es de otra época”.

El senador Pablo Mieres (Partido Independiente) negó que los fueros representen “privilegios” sino que son una “protección” para que los legisladores puedan actuar con libertad en función de sus dichos y opiniones.

Coincidió con Lacalle Pou sí en que sería bueno discutir sin es correcto que su levantamiento quede a lo que disponga el Parlamento en función de las mayorías del momento. En su opinión, la determinación debería ser automática cada vez que exista una solicitud de la Justicia.

Desde el Frente Amplio, Charles Carrera (MPP) rechazó por su parte que los fueros representen un impedimento al accionar judicial. Reivindicó la decisión del Senado de levantarle los fueros a Bianchi como “ejemplo de la defensa de la democracia y de permitir que la mano de la Justicia llegue”.

Carrera sostuvo que, en momentos en que arrecian las críticas hacia el sistema político, el Senado “dio fiel cumplimiento de la defensa de las garantías constitucionales, de la democracia y de la división de poderes”.

La decisión de este martes implica que Bianchi quedará suspendido de sus funciones mientras dure el proceso en su contra. Su banca será ocupada mientras eso suceda por la actual diputada colorada Graciela Matiaude.

Es que Bianchi, electo diputado por Colonia en 2015 por el Partido Colorado, pasó a desempeñarse en la Cámara Alta luego del fallecimiento de la senadora Martha Montaner.

No implica que vaya a ser destituido, tal como era la intención de su colega Pedro Bordaberry, que presentó una moción para aplicarle a Bianchi el numeral 2 del artículo 115 de la Constitución, y removerlo por “actos de inconducta que lo hacen indigno de su cargo”.

Ante un planteo de la frenteamplista Constanza Moreira, la moción fue derivada a la Comisión de Constitución y Legislación del Senado, para un análisis más exhaustivo.