Piden que Fiscalía investigue al jefe del Ejército por “omisión”

Actualidad

31/03/2019 18:36

Piden que Fiscalía investigue al jefe del Ejército por “omisión”

SCI

Sobre José González llovieron los pedidos de remoción luego de la confesión de José Nino Gavazzo ante un tribunal de honor militar.

El presidente Tabaré Vázquez enfrentará a partir de este lunes un desafío que pocos se imaginaban ante el reclamo, proveniente de todos los frentes políticos, que remueva al flamante comandante en Jefe del Ejército, José González.

Es el que el nuevo titular de la fuerza de tierra fue uno de los tres integrantes del Tribunal de Honor ante el cual el represor José Nino Gavazzo confesó ser el autor de la desaparición de los restos de Roberto Gomensoro Josman, en 1973.

“Yo lo cargué al vehículo, yo manejé el vehículo, lo llevé al lugar, lo bajé, lo puse en un bote,  lo tiré del bote. Yo solo”, dijo Gavazzo, según publicó este sábado El Observador.

Gomensoro murió víctima de la tortura cuando estaba detenido en el Batallón de Artillería 1, crimen del que fue responsable el propio Gavazzo, según declaró ante ese mismo tribunal otro represor, Jorge “Pajarito” Silveira.

González asumió el 18 de marzo luego de la destitución de Guido Manini Ríos, quien había cuestionado en un informe que elevó al Ejecutivo la actuación de la Justicia en nueve casos de derechos humanos que implicaban el accionar de militares durante la dictadura.

Sin embargo, González y sus camaradas no le impusieron ninguna sanción a Gavazzo por ese crimen. Sí lo hicieron al considerar que “afectó el honor del Ejército” al no informar que el coronel Juan Gómez, que estuvo preso por más de dos años por el asesinato de Gomensoro, era inocente.

El fallo del Tribunal de Honor fue considerado “insólito” por el precandidato frenteamplista, Mario Bergara, recordando que también obtuvo el visto bueno del ex comandante, Guido Manini Ríos, “que meses atrás decía que los prisioneros debían ser tratados correctamente”.

Para Bergara, la situación es de extrema gravedad. “Se confiesa un crimen brutal, con torturas y desaparición por parte de Gavazzo y no mereció ninguna condena”, alertó.

En su visión, quedó al desnudo que se volvió a mentir a la ciudadanía, haciendo un daño enorme a las Fuerzas Armadas. “La remoción de los generales actuantes, el pase a la Justicia de estas revelaciones y una franca discusión sobre una nueva ley orgánica militar, son pasos ineludibles”, aseguro. “Es hora”.

Bergara sostuvo que, mientras en Brasil Jair Bolsonaro “conmemora y reivindica un golpe de Estado, “en Uruguay seguimos asistiendo a lógicas trasnochadas de algunos que continúan justificando la aberración y la vergüenza.”.

Para el precandidato, no puede haber medias tintas en la interpretación de estos hechos.

Una visión que fue compartida por uno de sus competidores internos, Oscar Andrade. “No puede seguir en funciones un comandante en jefe que avala las monstruosidades que se confesaron en el Tribunal de Honor”, dijo. “Es impostergable la democratización de las Fuerzas Armadas”, agregó.

“El comandante en Jefe del Ejército Jose González se tiene que ir”, manifestó por su parte el senador Rafael Michelini (Nuevo Espacio). “Hoy, mañana, pasado, tras pasado, cuando el presidente Vázquez, que es el comandante supremo, disponga. Pero se tiene que ir”, insistió.

El abogado y dirigente de la Vertiente Artiguista, Daoiz Uriarte, fue más allá y sostuvo en diálogo con ECOS, aparte de las consideraciones sobre el fallo del Tribunal de Honor, sus integrantes debieron poner en conocimiento de la Justicia la confesión de Gavazzo y Silveira y la omisión que pueda haberse configurado según lo previsto en la ley 17060, que obliga a cualquier funcionario público a denunciar un delito del que tenga conocimiento.

“La Fiscalía debe investigar”, señaló Uriarte.

La Vertiente planteará este lunes ante el Secretariado del Frente Amplio que el oficialismo realice una denuncia penal. Si la coalición no accede, el sector está dispuesto presentarla en forma individual.

El diputado José Carlos Mahía (Asamblea Uruguay) dijo a El Observador que “lo más duro de esta situación es que el cuerpo de elite que integró el tribunal mantenga los criterios oscurantistas de la dictadura” y que, de esta forma, se echó por la borda los “esfuerzos de reconciliación” que se hicieron en el país.

Juan Castillo, secretario general del Partido Comunista, declaró al mismo medio que el hecho dejó “mal parado” al nuevo comandante y de ser cierto, “lo que debe estar haciendo el comandante es escribir su renuncia. Es lo primero que esperaría”.

La senadora socialista Mónica Xavier sostuvo que la confesión de Gavazzo era “monstruosa” y que el fallo del tribunal es una “barbarie”. “Es de barbarie seguir escuchando las cosas que ocurrieron y es indignante el hecho de que exista un pacto de silencio. No me cabe duda: es la omertá”, señaló.

El diputado comunista Gerardo Núñez fue otro de los frenteamplistas que se manifestó con respecto a este tema. "El actual comandante González integró el tribunal que dijo que no se afectaba el honor militar. Muy peligroso. Siguen al frente los defensores de la muerte y de la impunidad", escribió en su cuenta de Twitter.

Desde la oposición, el senador y líder del Partido Independiente, Pablo Mieres, pidió este domingo la “inmediata destitución” de González, un un planteo avalado por la Convención de su fuerza política.

El modelo

A Vázquez se le abre otro problema ya que otro de los integrantes del Tribunal de Honor era el general Alfredo Erramún, recientemente promovido a la jefatura del Estado Mayor de la Defensa (Esmade), un cargo equivalente al de los comandantes en Jefe.

Al ser impuesto en febrero, Erramún había generado polémica al proponer el “modelo sudafricano” para averiguar el destino de los detenidos desaparecidos.

Habló de un “reencuentro entre orientales” y propuso garantías para los militares que aporten información.

En su visión, la salida debería comprender las características de los seres humanos: racionales, inteligentes pero también emocionales”.Una salida en la que, dijo, “algo habrá que sacrificar”, apuntando implícitamente a que se debería dejar de lado el reclamo de justicia para los culpables de esos delitos.

“ A mí lo que me consta es que, el que sabe y no habla, de repente es porque toma alguna precaución”, dijo Erramún.