Picasso desembarcó en Montevideo y rompió todas las expectativas

Por: Danilo Costas

Actualidad

30/03/2019 14:34

La obra del artista llegó por primera vez a la región y Uruguay es el único destino sudamericano en una escala mundial de siete países.

La fachada del Museo Nacional de Artes Visuales (MNAV) estaba irreconocible por la cantidad de gente dispuesta a ingresar, por la atención de los medios de comunicación y porque la expectativa era igual de grande a cuando se juega un partido importante o llega un artista extranjero con un recital.

El motivo no era menor: la obra de Pablo Picasso llegaba a Montevideo para exponer por primera vez en el país en el marco de una gira mundial que incluye ocho destinos y en el que Uruguay es el único destino sudamericano, además del primero de la escala.

"Desde el primer día de exposición ya superó todas nuestras expectativas y la reacción de la gente nos sorprendió muy positivamente. La muestra comenzó ayer y nos desbordó la capacidad que teníamos prevista y la cantidad de solicitudes para visitas pedagógicas. Habíamos establecido un límite de 5.000 cupos para que estudiantes pudieran conocer la obra y tuvimos 22.000 pedidos en el primer día. Tuvimos que ampliar los espacios de visitas y la disponibilidad de horas guiadas porque nos superó la demanda. Estamos muy contentos", dijo a ECOS el Director Nacional de Cultura, Sergio Mautone.

La llegada de Picasso a Uruguay se gestó hace dos años cuando Laurent Le Bon, presidente del Musée National Picasso-Paris, creó un proyecto llamado "Picasso Mundo".

"En Picasso Mundo se establecieron siete países donde la obra del artista iba a ser exhibida y de todo el continente el único país que fue seleccionado fue Uruguay, además de ser la primera escala de la gira. Tuvimos el placer de conocer a Le Bon, de hablar con él y de divertirnos también porque tiene una mirada absolutamente desacralizadora de su obra", agregó Mautone.

El vínculo con Joaquín Torres García, pintor uruguayo radicado en Barcelona a partir de 1882 y que formó parte del mismo circuito artístico que Picasso, fue el vínculo que le permitió a Le Bon establecer una conexión con Uruguay.

Enrique Aguerre, director del Museo Nacional de Artes Visuales, dijo a este portal que la muestra se trata de un episodio histórico en la vida cultural del país.

"Es histórico esto porque se trata de la primera muestra de pintura del maestro en Uruguay y va a marcar la historia de las artes visuales en Uruguay. Esperábamos una cantidad de gente impresionante por la trayectoria y lo que significa Picasso, que es el artista más importante del siglo XX. Si bien nos preparamos, invertimos tiempo, dinero y trabajo en mejorar el museo y sabíamos que iba a tener un impacto, la cantidad de gente y la aceptación nos sorprendió desde el primer día", comentó.

Aguerre destacó que "para Uruguay es un verdadero privilegio tener la posibilidad de observar las obras, pinturas, cerámicas y esculturas de Picasso que son originales. Es una maravilla y una posibilidad que nos entrega Montevideo, porque estas obras se ven en Barcelona, en París o en Nueva York. Tenerlas al alcance de la mano en un barrio de Montevideo como el Parque Rodó es increíble".

En total son 45 obras, entre pinturas y esculturas de Pablo Picasso, que se distribuyen en seis secciones: Barcelona modernista, El cubismo en escena, Metamorfosis de entreguerras, El triunfo del erotismo, Cerámicas, y El último Picasso.

La llegada de la muestra también contó con el aval del Museu Picasso Barcelona y de su director Emmanuel Guigon, quien además es el curador de la exposición.

"La cantidad de gente que había me impactó pero se entiende porque no es una exposición cualquiera. Uruguay es un país chiquito, de tercer mundo, y que sea destino de una muestra de esta magnitud es impresionante porque cuando los grandes museos, como en este caso París y Barcelona, deciden mostrar la obra a otros continentes eligen destinos más importantes y con muchos más recursos como México, Brasil o Argentina", dijo a este portal la historiadora, crítica de arte, curadora y profesora uruguaya, Alicia Haber.

Haber dijo que la oportunidad de ver a Picasso en Uruguay es única y que, aún quienes lo conocen, deben volver a verlo.

"Yo vi tanto a Picasso, pero tanto, que puede no sorprenderme. Lo vi en París, en Nueva York, en San Pablo y en otras partes del mundo porque por mi actividad profesional viaje muchas veces al exterior. De todas formas, aún a quienes lo conocemos y lo vimos, siempre nos deleita porque es una figura enorme. Esto es un acontecimiento brutal y nadie se lo puede perder, en especial los más jóvenes que por ahí no viajaron tanto y no lo pudieron ver", agregó Haber, quien fue curadora en diferentes proyectos nacionales y extranjeros y se desempeñó como curadora jefe del Departamento de Cultura de la Intendencia de Montevideo entre 1988 y 2009.

La especialista dijo que la obra siempre cautiva y que para disfrutarlo a pleno las personas deben estar preparadas.

"Yo si me siento a mirar un partido de fútbol no entiendo nada, pero nada de nada. Me pueden comentar los movimientos de los jugadores y sigo sin entenderlo y si al otro día leo una crónica del partido tampoco entiendo porque no tengo los códigos que se necesitan para comprender el juego. Esto es lo mismo, el arte nunca es ingenuo y siempre te obliga a pensar, por lo que es necesario tener un conocimiento mínimo para disfrutar la obra. Aquellos que no tengan una base de historia del arte pueden disfrutar de una visita guiada que incluso a mí, con todos los años que llevo en esto, me resultan muy disfrutables porque uno se sigue nutriendo", explicó.

Consultada por los cuestionamientos de quienes se oponían a la muestra en Uruguay la especialista dijo que no lo podía entender y que exposiciones como esta nunca son un gasto.

"No puedo creer que haya gente, aunque sea uno, que critique una muestra como esta. Quien critica la llegada de una exposición de este porte no entiende nada porque Picasso es una gran figura del siglo XX y está fuera de toda disputa económica o política. En estas cosas no hay gasto, hay inversión y Uruguay queda en el foco de la región que está mirando como un país tan chiquito pudo recibir una obra de esta magnitud", agregó.

Aguerre coincide con esa visión y dijo que la llegada de la obra "trajo turistas de Colombia, Chile, Argentina, Brasil y Paraguay, además de medios de comunicación de esos países".

Para acondicionar al Museo Nacional de Artes Visuales los directores debieron reforzar la seguridad, quitarle la humedad a los galpones, mejorar la ventilación del lugar y no dejar ningún detalle librado al azar.

"Hasta tuvimos que prever con Bomberos una una gran habilitación porque debemos estar cubiertos ante cualquier eventualidad", agregó Aguerre.

Mautone destacó que Uruguay conformó un circuito artístico de primer nivel ya que, además de la llegada de la obra de Picasso, el legado de artistas nacionales también está de gira por la región.

"Tenemos obras de artistas uruguayos que están siendo exhibidas de forma itinerante por la región como la obra de Pedro Figari en San Pablo y Buenos Aires o de Joaquín Torres García en Santiago de Chile. Además de mostrar el arte uruguayo en el exterior también comenzamos un proyecto para que las obras recorran el Interior del país", cerró.

A la muestra ingresan gratis los menores de 12 años y las personas con discapacidad. Durante el tiempo que dure la muestra el ingreso a la exposición Picasso en Uruguay será gratuito para público general los días martes previa reserva.