“Yo propongo”: Carolina Cosse rompió el molde en el acto del FA

Actualidad

27/03/2019 06:36

“Yo propongo”: Carolina Cosse rompió el molde en el acto del FA

Fotos CC

Lejos de apelar al programa común, se diferenció del resto de los precandidatos con una batería de iniciativas de fuerte impronta personal.

El Frente Amplio es la única fuerza política que tiene un programa común para todos sus candidatos. La condición particular de tener una plataforma unificada es un concepto que viene siendo utilizado, un día sí y otro también, por el oficialismo para diferenciarse de la oposición.

Una de las líneas estratégicas de la coalición en el marco de la campaña electoral indica que, cada uno con sus matices, los cuatro postulantes debían ceñirse a lo incluido en ese programa, votado por todos los frenteamplistas, como demostración de unidad en torno a un mismo proyecto.

Hasta este martes, se venía cumpliendo sin fisuras. Por eso sorprendió la postura que adoptó Carolina Cosse, al participar en el acto conjunto que, en Paysandú, celebró los 48 años de la primera concentración masiva del Frente Amplio.

La ex ministra de Industria utilizó 23 minutos para su discurso, frente al promedio de 15 del resto de los precandidatos.

“Quiero proponer una segunda generación de cambios”, anunció al público que colmaba la Plaza Artigas de la capital sanducera.

Para Cosse, debe transformarse la forma de gobernar agilizando la toma de decisiones políticas a partir de “información y evidencia”, aprovechando las condiciones competitivas que “hemos generado para Uruguay” en los últimos años.

En ese marco, llamó a usar la “internet de las cosas” en todas las acciones donde sea posible.

“‘Ni una menos’ es una consiga, pero también es un compromiso” dijo, acerca del flagelo de la violencia de género. Y allí fue que comenzó a desgranar una batería de medidas, la mayoría al margen del programa y que se caracterizaron por un “yo propongo” de fuerte tono personal.

Entre ellas aprovechar las ventajas competitivas en el mundo digital y la consolidación de los datos para cumplir con el artículo 21 de la ley contra la Violencia de Género, que establece un registro de este tipo de situaciones en los hogares.

También planteó un salto cualitativo en la atención a la infancia. “Propongo reordenar y unificar todos los programas de atención a la infancia que tenemos”, dijo.

Propuso asimismo que en todas las facturas y demás formas recursos de comunicación estatal se incorporen de manera permanente mensajes contra la discriminación y la violencia.

Para Cosse, si las políticas sociales no son acompañadas de una efectiva inserción en el trabajo, no se lograrán efectos sostenibles y profundos.

De allí que propusiera una contundente política económica contracíclica, a través de una fuerte inversión pública en infraestructura.

“Para eso propongo incentivos para desarrollar el mercado de capitales minorista y ciudadano, de forma de generar herramientas que apalanquen la inversión sin afectar el déficit fiscal”, señaló.

También el potenciar el poder y la capacidad de las compras estatales. “Propongo introducir una lógica de desarrollo, que permita con ciertos márgenes pasar de cuentas individuales a una lógica de cuenta-país”, expresó.

A eso le agregó la profundización de la atracción de inversiones, “fundamentales pero que se han desarrollado en un paradigma que se puede enriquecer saliendo a buscarlas proactivamente”.

Cosse llamó también a hacer cumplir la normativa vigente en materia medioambiental, teniendo en cuenta los límites que plantea el actual modo de producción en el país. “Propongo la generación de un proyecto de monitoreo, fiscalización y control de esos límites”, remarcó.

Allí, dijo, la “internet de las cosas” será de gran ayuda. También planteó que el Estado lidere una campaña sistemática y permanente de promoción de modos de consumo responsable. “Propongo darle una oportunidad a la agroecología, y encarar el difícil desafío de su comercialización”, dijo.

Cosse también habló de una “salud de segunda generación”, conectada en red y que aproveche las ventajas competitivas.

“Propongo generar un proyecto nacional de rehabilitación, que permita la reinserción de víctimas de siniestralidad vial, de adicciones, de alcoholismo y de violencia doméstica”, agregó. También la sistematización del Programa de Salud Bucal.

“Propongo también crear un instituto nacional, independiente del Ministerio de Salud Pública, que verse sobre las técnicas y los medicamentos de alto costo”, continuó.

En Vivienda, planteó aplicar la tecnología a través de materiales tradicionales presentes en el Uruguay, como la madera.

La prioridad, dijo, debe ser su procesamiento mecánico, con una fuerte apuesta a la innovación. Cosse habló también de un capital “casi olvidado” como es el ladrillo.

“Propongo que la Agencia Nacional de Investigación e Innovación tenga un área específica para la vivienda”, afirmó.

Por otra parte, Cosse exhortó a trabajar para que la Educación Pública sea de excelencia. Planteó que, con la cada vez mayor presencia de un nuevo modelo familiar, el actual esquema de cuatro horas de clase resulta insuficiente”, dijo.

“Por lo tanto, propongo pasar el cien por ciento de las escuelas a siete horas. Se puede hacer sin encarar la construcción masiva de nuevos locales”, aseguró.

A eso le agregó la elaboración de un proyecto para una matriz productiva de nuevo tipo, en el que intervengan el Estado, los sindicatos y los empresarios.

También, y “sin lugar a dudas”, un Plan Ceibal de “segunda generación”, que integre a los docentes y les permita la cabal comprensión de los desafíos del futuro.

Servirá, dijo, como un “aporte impresionante” para evitar la preocupante deserción en Secundaria.

“Siempre nos preocupa un anhelo de transformación”, señaló Cosse. “Está en nuestras raíces y debemos encararlo con valor”, concluyó.