Piden prisión de militares por el crimen de Hugo de los Santos Mendoza

Actualidad

18/03/2019 16:40

Piden prisión de militares por el crimen de Hugo de los Santos Mendoza

El joven oriundo de Rocha era estudiante de Agronomía y tenía 21 años cuando fue detenido, torturado y asesinado en 1973.

La Fiscalía Especializada en Crímenes de Lesa Humanidad a cargo de Ricardo Perciballe solicitó el procesamiento de tres militares por el homicidio de Hugo de los Santos Mendoza, un joven de 21 años oriundo de Rocha que fue detenido, torturado y asesinado en 1973, durante la última dictadura militar.

"El pedido de procesamiento es por la tortura y el asesinato de Hugo de los Santos Mendoza, un joven estudiante de Agronomía. Su caso estaba dentro de la denuncia original contra Juan María Bordaberry, que data de 2006, y luego cursó una investigación aparte. El Fiscal Perciballe tiene pruebas y elementos que ratifican el rol de los tres militares sobre los que se pide el procesamiento", dijo a ECOS el abogado Pablo Chargoñia, del Observatorio Luz Ibarburu.

El joven, que estudiaba en la Facultad de Agronomía, fue detenido el 1° de septiembre de 1973 a raíz de una supuesta información militar que lo vinculaba al Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros.

Una vez detenido el joven fue conducido al Regimiento de Caballería 6, situado en Domingo Arena 4399 donde sufrió torturas y agresiones de todo tipo a manos de tres oficiales de iniciales L.R, A.G y A.U según se desprende del dictamen fiscal.

Producto de las torturas y los apremios físicos el joven de 21 años falleció en el lugar y su muerte fue constatada por un médico militar el día 3 de septiembre de 1973.

Si bien la causa de la muerte fue un "edema agudo de pulmón" según el certificado oficial, el diagnóstico fue desacreditado por otros galenos consultados y luego reconocido por el médico militar que examinó su muerte.

Además los militares falsificaron el lugar de la muerte, ya que indicaron que de los Santos había fallecido en el Hospital Militar cuando los testimonios citados en la investigación marca que fue asesinado en el Regimiento de Caballería donde permanecía detenido.

Una vez que el cuerpo del estudiante fue entregado a la familia, los tíos del fallecido se presentaron ante el Juzgado Letrado de Rocha y efectuaron la
denuncia de lo sucedido.

El magistrado y el equipo forense de la época inspeccionaron el cadáver y se encontraron con lesiones en el cráneo, erosiones en la cara, y golpes en el tronco y miembros superiores e inferiores. Los médicos que examinaron el cuerpo tomaron 23 fotografías del cuerpo del estudiante.

Con ese material el juez pidió una junta médica para efectuar una autopsia que contó con la presencia de reconocidos médicos de Rocha y de un catedrático de Medicina Legal, quienes determinaron que la "La muerte se debió a un hematoma extra dural, de origen traumático" y que "las lesiones externas fueron causadas en distintos momentos" y a través de "distintos mecanismos", lo que certifica la cantidad de torturas a la que estuvo expuesta la víctima.

La investigación de la Fiscalía determinó como responsables de la tortura y el asesinato a los jerarcas de la Unidad, el Teniente Coronel O.V.G. y el Mayor V.V., ambos fallecidos.

Además fueron señalados como co-autores de su muerte los oficiales J.P (también fallecido) y los tres sobre quienes pesa el pedido de procesamiento, el Capitán A.R.G., el Capitán L.R. y el Teniente 1° A.U.

La Fiscalía también tomo como prueba el testimonio de M.A.R.R, un detenido que cayó en el mismo Regimiento de Caballería un día antes, el 31 de agosto de 1973, y que fue sometido a torturas como colgamientos, picanas y submarinos.

El 17 de enero de 1979 y ante el Secretariado Internacional de Juristas por la Amnistía en Uruguay, el Teniente del Ejército J.C.C. reconoció que en el Regimiento de Caballería 6 se aplicaron distintas torturas y, consultado puntualmente por la muerte de Hugo de los Santos Mendoza, afirmó: "Por versiones de camaradas militares, puedo decir que intervinieron por lo menos dos elementos que son el segundo jefe de la unidad Mayor V.V. y un capitán de nombre L.R.".

En la actualidad V.V. falleció y L.R. es uno de los militares imputados por el Fiscal Perciballe. Para el Fiscal los tres militares sobre los que pidió el procesamiento con prisión "se encuentran incursos en un delito de Homicidio muy especialmente agravado" y en el caso de L.R. se trata de una "reiteración real con un delito de abuso de autoridad contra los detenidos y éste en concurrencia fuera de la reiteración con un delito de privación de libertad".

Según Chargoñia los tres militares acusados están en libertad y se desconoce su paradero. La causa está en manos del Juez Letrado en lo Penal de 23º Turno, Tabaré Erramuspe.