UP pide un “voto de confianza” con un programa “antiimperialista”

Actualidad

15/03/2019 08:13

UP pide un “voto de confianza” con un programa “antiimperialista”

UP

Enfocada en la “liberación”, la Unidad Popular promueve plataforma electoral elaborada por “auténticos protagonistas de la lucha social”.

Para las próximas elecciones la Unidad Popular pretende aumentar su representación parlamentaria y por eso es que está pidiendo un “voto de compromiso y de confianza” en octubre.

Para eso es que presenta un programa de gobierno “consecuentemente antioligárquico y antiimperialista”, consensuado a fines del año pasado en un encuentro de militantes en todo el país.

En la plataforma electoral, presentada este jueves, se afirma que es cada vez más necesario “levantar un programa liberador, enfocado en la liberación social, y en férrea lucha para resolver el crónico problema de la dependencia que estrangula nuestra economía y atrofia nuestro desarrollo social en pleno siglo XXI”.

Se subraya que las enormes expectativas de cambio del pueblo uruguayo que alentaron a dejar a los partidos tradicionales de lado y permitieron que el Frente Amplio llegara al gobierno, ya por varias veces, hoy nuevamente se ven frustradas por el desarrollo de una política de crecimiento de la deuda externa, de privatizaciones y de libre inversión extranjera.

Todo eso, se indica, que ha provocado serios problemas en la vida nacional, especialmente a los trabajadores y a la pequeña producción agropecuaria e industrial, que dependen principalmente del mercado interno.

“Es así que estos años de crecimiento geométrico de la deuda externa y de una constante agresión al medio ambiente y de apropiación de los recursos naturales, por parte del capital extranjero, así como golpes importantes al salario, y duras imposiciones fiscales a la pequeña y mediana producción nacional y a la población, han configurado durante las políticas progresistas un verdadero desencanto de la población nacional que sanamente buscó un cambio en la vida del país, que no ha podido concretarse”, se afirma.

En ese marco se cuestiona que los últimos gobiernos, incluyendo el actual, han optado por entregar zonas francas y permitir bajo el régimen de “escandalosas subvenciones” la construcción de grandes industrias de celulosa entregando nuestra soberanía y la tierra a compañías extranjeras que toman el control de la tierra, el agua y el ferrocarril.

“Muy por el contrario hemos visto cómo la droga y la violencia social se han incorporado a la decadencia de la vida social sin retorno, afectando a nuestra juventud y a los sectores sociales que ven a diario perder sus ingresos en jubilaciones que se han deteriorado en relación a la inflación provocando una gran incertidumbre en la vida de las personas mayores”, se agrega.

Unidad Popular habla de que “el despojo a los trabajadores, a los jóvenes y a los jubilados se ha convertido en la moneda corriente de la política económica entregada al capital financiero internacional y sus socios nacionales”.

También que el “fundamentalismo de las privatizaciones y la absolutización de las leyes del libre mercado arruinan al país y lo condenan a un estancamiento peligroso, profundizando la concentración de la riqueza y extendiendo la pobreza a niveles muy altos.

Por ello, lo que la Unidad Popular propone es un programa que lo presentan “auténticos protagonistas” de la lucha social y política que se encuentran en los distintos ámbitos de la vida social y política del país y son parte de sus auténticos constructores, en el trabajo, en las profesiones, en la vida educativa, en la ciencia, en la salud, en la lucha por la vivienda, en el campo y en la protección del medio ambiente.

Dependencia y subdesarrollo

Si las preocupaciones de la Unidad Popular estuvieran ordenadas por el orden de los puntos del programa, al tope figura la deuda externa que “consolida la dependencia y el subdesarrollo”.

Superando los US$ 40 mil millones al cierre del año pasado, se multiplicó por tres desde 2004. Se propone una auditoría sobre la deuda pública, para determinar si es legal, legítima y ética.

Mientras tanto, se plantea una moratoria sobre su pago y la inclusión de Uruguay en un “club de deudores”.

Unidad Popular también propone un rechazo a las cartas de intención con el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y demás organismos “al servicio del imperialismo y de las multinacionales”.

También la eliminación de acuerdos y tratados de libre comercio y promoción de inversiones “lesivos para la soberanía nacional y los intereses populares”, como los firmados con Finlandia, España, México y Chile.

El programa incluye la estatización de la banca privada, la eliminación de la obligatoriedad de la inclusión financiera, la supresión del sistema mixto de jubilaciones y el rechazo a la injerencia de las calificadoras de riesgo.

La Unidad Popular incluye en su programa la estatización del comercio exterior.

Uno de los capítulos de la plataforma habla de una nueva Reforma Tributaria, al considerar que los cambios impositivos en estos últimos quince años agravaron y consolidaron las inequidades.

“Actualmente el que gana más no paga más, ya que los trabajadores y pasivos pagan impuesto por sus remuneraciones, que las autoridades llaman impuesto a la renta. En cambio, las transnacionales se instalan en zona franca y no pagan impuestos”, se asegura.

Así, se subraya que desde 2014 el Estado recauda más por suma de tributos como el IRPF y el IASS que por IRAE.

En ese marco se plantea la eliminación del 10% de IVA a los alimentos, así como de las tarifas públicas y de la atención médica.

Otra serie de medidas pasa por la liquidación del actual sistema de promoción de inversiones, la del régimen de zonas francas y su sustitución por industrias nacionales, la supresión del impuesto a las jubilaciones y el IRPF y la reducción del IVA en tu tasa básica.

Junto a una “reforma agraria” y a la estatización de las empresas y bienes públicos que hayan sido privatizados, se promoverá la defensa de los que están en manos estatales.

En materia de seguridad social, se promete volver al 70% de los últimos tres años aportados o los mejores diez, además de jubilaciones mínimas de media canasta básica familiar y ajustes cuatrimestrales a nivel general.

Depuraciones y gasto educativo

La Unidad Popular se propone “depurar” a las Fuerzas Armadas de elementos de quienes hayan participado de los crímenes de lesa humanidad durante la dictadura.

También una reducción importante de la cantidad de los altos oficiales y de efectivos en general, los que fueron incrementados desmedidamente para sustentar dicha dictadura.

A través de un Sistema Único Nacional de Educación Pública, se tratará de “reconstruir” un sistema que garantice el derecho al acceso a la educación a toda la población y en todos sus niveles, tomando como base de partida las resoluciones del Congreso de Educación “Maestro Julio Castro” y derogando la actual Ley de Educación de 2008.

Se impondrá Presupuesto inmediato no menor al 6% del PBI para la enseñanza estatal, tomando como base la priorización para que gasto educativo abarque todo el territorio nacional.

Además, se irá a una derogación inmediata de la autorización “a las mal denominadas universidades privadas” para emitir títulos de formación docente.