PC: Entre los "líderes del pasado” y la “necesidad de un tiempo nuevo”

Actualidad

3/03/2019 14:17

PC: Entre los "líderes del pasado” y la “necesidad de un tiempo nuevo”

Sanguinetti oficializó y las reacciones políticas desde todas las tiendas no se hicieron esperar.

“Voy a ser candidato a la Presidencia de la República. Sí señores”. Largamente anunciada, el ex presidente colorado Julio María Sanguinetti terminó por confirmar el viernes que se postula como candidato.

Su decisión era un secreto a voces y su oficialización generó una serie de reacciones sobre el impacto que la presencia del dos veces primer mandatario tendrá en la elección. En primer lugar, para la interna de su propio partido.

“Quiero saludar la decisión de Sanguinetti de competir en la interna”, anunció el senador y precandidato José Amorin. “Siendo ya dos veces presidente, habla de su compromiso con el Partido Colorado”, aseguró.

Amorín, que varias veces insistió en las diferencias que mantiene con Sanguinetti son las mismas que hubo en su momento entre la Lista 15 y el Foro Batllista, ratificó que desde su sector “trabajaremos con entusiasmo, sabiendo que la noche del 30 de junio nos encontrará juntos, trabajando por el Batllismo.

Su saludo fue retribuido por el ex presidente. “Este es un día de emociones intensas para los batllistas, que sentimos el compromiso de luchar por un gran Partido Colorado en una interna pujante y fraterna”, respondió Sanguinetti.

Pero Amorín se preocupó también de mandar otro mensaje a la interna, a partir del nuevo escenario instalado el viernes.

Desde Trinidad, el candidato de la Lista 15 exhortó a sus competidores internos a no seguir con los “agravios” y a tener una “campaña limpia, con ideas, pensando en el futuro, una campaña por lo alto que haga honor al Partido Colorado”.

Amorín hizo referencia explícita a los enfrentamientos verbales que Sanguinetti y el también precandidato colorado Ernesto Talvi mantienen desde hace meses.

“Le ofrecí apoyo a Talvi y nunca puse ninguna condición”, afirmaba la semana pasada el ex presidente en entrevista con ECOS.

Es que el año pasado y en un acto en Pocitos, el economista había remarcado que declinó dicho el apoyo para “no heredar un aparato político preexistente”, en referencia a los dirigentes que acompañan al ex mandatario y que, a su juicio, representan al viejo Partido Colorado.

“La gente podrá decidir entre la historia o la renovación y el cambio”, había dicho el postulante de Ciudadanos, que de todas formas saludó ahora la candidatura de Sanguinetti.

“Ahora sí, bienvenido a la cancha”, expresó Talvi luego del anuncio del viernes. “Vamos a competir y cooperar con espíritu republicano y el objetivo de cambiar el rumbo del país y construir un mejor futuro para los uruguayos”, expresó.

Talvi le envió un “afectuoso saludo” a Sanguinetti, que respondió con diplomacia.

“Querido Ernesto, muchas gracias por tu afectuoso saludo. Trabajemos en conjunto para tener una elección ejemplar. El país y el Partido lo merecen”, señaló.

Para el diputado Ope Pasquet, no hay dudas que el retorno de Sanguinetti fortalece al Partido Colorado y renueva el entusiasmo de los militantes por acompañar a un líder que los condujo dos veces a la victoria.

El legislador subrayó además que la presencia del ex presidente puede resultar decisiva incluso en la elección nacional.

Pasquet, que fue vicecanciller en el primer gobierno de Sanguinetti y que respaldó sus dos candidaturas anteriores, explicó por qué ahora no lo votará.

Más allá de haber optado previamente por apoyar la candidatura de Talvi, “pensamos que todo tiene tu tiempo, y que el Uruguay actual requiere también un liderazgo actual”, manifestó.

Para Pasquet el mundo y la sociedad cambiaron, y quince años de hegemonía del Frente Amplio cambiaron también, de forma irreversible, la política uruguaya.

“La ciudadanía no debe pensar que lo que le proponemos es remontar la corriente del tiempo y volver atrás”, señaló. “Así,precisamente, es como el Frente Amplio quiere caricaturizarnos, y sería una torpeza grave facilitarle la tarea”, advirtió.

El diputado dijo sentirse orgulloso de lo mucho que hicieron por el partido sus “grandes líderes del pasado”, pero ahora “se trata de iniciar un tiempo nuevo en la vida del país.”

Cambio de bando, la coalición y la guerra fría

Por lo pronto y en términos políticos, el desembarco de Sanguinetti ya le generó pérdidas a Talvi.

La diputada por Tacuarembó Susana Montaner, que venía apoyando al precandidato de Ciudadanos, cambió de mando y se sumó la semana pasada a filas de Batllistas.

La legisladora, electa por Vamos Uruguay y hermana de la fallecida senadora Martha Montaner, justificó el pasaje al afirmar que su familia apoyó históricamente al ex presidente.

Montaner lidera la Lista 2215, que en los últimos tres períodos ha sido la fuerza dominante en el coloradismo de Tacuarembó.

La oficialización de la candidatura de Sanguinetti fue saludada también desde filas del Partido Nacional.

“La democracia, los partidos y el debate político se elevan con su postulación”, afirmó el precandidato nacionalista Jorge Larrañaga, al recordarle que “el país precisa un gobierno de coalición y de cambio”.

El expresidente recogió el guante. “Las coincidencias hoy son tan grandes, que vamos a recorrer el camino juntos en esa gran coalición que el país necesita”, sostuvo.

Desde el Frente Amplio, el diputado José Carlos Mahía (Asamblea Uruguay) consideró que con la candidatura de Sanguinetti, de 83 años, se terminó el debate, y también los cuestionamientos, sobre la edad de los candidatos.

También que, por su discurso y los dirigentes que lo rodean, “es la vuelta del Foro Batllista y con consignas de la guerra fría”.

Es que el viernes, Sanguinetti afirmó que la crisis en Venezuela y los respectivos posicionamientos a nivel local marcarán la elección. Será dijo, un debate sobre la concepción de la libertad. “Entre los que creen que Venezuela es una democracia y los que creemos que es una dictadura”, aseguró.,