Mieres presentó un proyecto para proteger y ampliar derechos de autor

Por: Danilo Costas

Actualidad

14/02/2019 18:52

Mieres presentó un proyecto para proteger y ampliar derechos de autor
Ruben Rada es uno de los artistas más afectados por la legislación vigente.

El documento también abarca a los intérpretes y pide pasar de 50 a 70 años el cobro de regalías; Rada, Fattoruso y Los Olimareños lo sufren.

El senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, presentó este jueves un proyecto de ley que tiene por objetivo extender a 70 años el plazo de protección de los derechos de autor y de intérprete con el objetivo de que músicos y cantantes puedan seguir recibiendo ingresos durante su jubilación cada vez que se reproduzcan sus obras.

"El proyecto nació a partir de detectar que estamos en una situación grave porque las expectativas de vida aumentaron y el plazo de cobro de los intérpretes caduca a los 50 años, un tiempo que se volvió muy corto y que deja a los artistas de mayor edad a la deriva. Consultando la legislación comparada concluimos que Uruguay está atrasado en el mundo", dijo el propio Mieres consultado por ECOS.

Esa legislación comparada indica que, salvo Bolivia y Uruguay, el resto de los países de la región ya elevó el tope de años al igual que ocurre en Europa y en varios países de África.

"En la mayoría de América Latina y de Europa los plazos se ajustaron, por lo que nosotros planteamos una modificación muy sencilla en cuanto a los que derechos de los autores, herederos e intérpretes de discos se extienda a 70 años y aquellos obras que perdieron el derecho en este tiempo se les reincorpore", sostuvo Mieres.

En el documento presentado ante la presidenta de la Cámara de Senadores, Lucía Topolansky, se expone que "los derechos de autor son un campo muy relevante que involucra y protege el desarrollo creativo y cultural de la sociedad" por lo que "el Estado debe proteger esta libertad de creación y sobre todo proteger la obra de los autores estableciendo un marco jurídico que los consagre debidamente".

Gabriela Pintos, de la Sociedad Uruguaya de Intérpretes (Sudei), dijo a este portal que ellos ya habían presentado un borrador para extender el plazo de protección de los derechos y saludó la iniciativa del Partido Independiente.

"Nosotros presentamos un proyecto de ley para extender el plazo de protección de los derechos conexos y de intérpretes hasta los 70 años, porque hoy son 50 años corridos desde la fecha de emisión del disco. En la mayoría de los países de la región la legislación marca 70 años, en Europa hay países de 80 y 90 años y en algunos puntos de África hasta 100 años. Nosotros estamos muy lejos de lo pretendido para un país desarrollado y hay artistas muy populares, creativos y de mucho nombre que hoy dejaron de percibir dinero por sus derechos", afirmó Pintos.

En setiembre de 2011 los países de la Unión Europea dieron el salto para pasar de 50 a 70 años en el plazo de protección de los derechos de autor de los intérpretes.

Tanto para Mieres como para Pintos la legislación uruguaya plantea un absurdo en cuanto a que los artistas comienzan su producción artística a temprana edad y dejan de percibir ingresos a la edad jubilatoria de cualquier trabajador.

Por ejemplo, una canción grabada por un artista a sus 20 años, le dejará regalías a cobrar hasta los 70. Luego de cumplido ese plazo la obra pasa a ser de bien público y ya no recibe dinero.

En esa situación están, según informó El País, los artistas uruguayos Ruben Rada y Hugo Fattoruso. Mientras el rey del candombe beat cumplirá 50 años de su primer disco durante este año, el creador de Los Shakers dejó de percibir regalías por sus obras. En el corto plazo Los Olimareños también estarán en el límite de tiempo para percibir dinero por sus obras.

Mieres dijo que el proyecto de Ley busca defender a los exponentes de la cultura nacional y que, supone, habrá voluntad política para hacer frente a la modificación.

"Voluntad política tiene que haber porque tanto el gobierno como la oposición vamos a estar interesados en defender a los exponentes de la cultura nacional, a obras que forman parte del acervo cultural del país y a resolver una situación de injusticia que es que los autores que aportaron una obra valiosa para la identidad nacional se queden sin cobrar lo que les corresponde cuando se vuelven más viejos", dijo el senador.

Del otro lado de la calle está la organización internacional Creative Commons, que milita por un acceso libre a la cultura y el fin de las regalías cumplido el plazo.

La postura de Creative Commons divide las aguas entre artistas y consumidores, pero también dentro del Consejo de Derechos de Autor del Ministerio de Educación y Cultura, que reconoce su influencia pero no lo termina de saludar con unanimidad.

Mientras desde la ONG internacional se hace un llamado por la cultura libre para utilizar, estudiar, redistribuir y aplicar cambios en las obras que "son de todos", los artistas e intérpretes consideran que se trata de un atropello a los derechos.

El proyecto de Ley contempla los "derechos patrimoniales" de los artistas, es decir, aquellos derechos exclusivos que tiene el autor para explotar su obra y obtener un beneficio económico por ello.

También lo hace con los "derechos conexos", que son aquellos que protegen los derechos de los artistas, intérpretes o ejecutantes sobre sus interpretaciones o ejecuciones.

La lucha por los derechos de autor tiene su origen en el Convenio de Berna, firmado en 1886 y en el que se estableció que los autores cobrarían por sus obras durante toda su vida y sus herederos lo harían 50 años después de que estos fallecieran.

La base de ese convenio internacional fue modificada por el Convenio de Roma, firmado en 1951, a partir del cual se empezaron a reconocer los derechos conexos como derechos derivados del de los autores: los de los intérpretes y los de las discográficas, que cobrarían regalías hasta 50 años después de la primera edición de las canciones.

En Uruguay la Ley 9739 del 17 de diciembre de 1937 establece, con las modificaciones introducidas por la Ley 17.616 de 10 de enero de 2003, el derecho patrimonial de autores e intérpretes disponiendo que el autor conserva el derecho de propiedad durante toda su vida y sus herederos por el término de cincuenta años a partir de la muerte del arista, que en las obras anónimas, seudónimas o colectivas, el plazo de duración de los derechos patrimoniales también será de cincuenta años, y que los derechos patrimoniales reconocidos a favor de productores de fonogramas y organismos de radiodifusión serán de cincuenta años a partir del año siguiente al de la publicación.