El comando de Oscar Andrade no quiere que Raúl Sendic salga en la foto

Actualidad

12/02/2019 13:55

El comando de Oscar Andrade no quiere que Raúl Sendic salga en la foto

Lista 711

A los lados de Luis Puig, Sendic y Andrade

"Lo que queremos es un cumplimiento escrito de lo resuelto en el Plenario", dijo una fuente cercana, sobre el "espíritu" de esa sanción.

“Tengan la seguridad de que durante toda la campaña voy a estar”, dijo el exvicepresidente Raúl Sendic a militantes de su sector, la Lista 711, en un acto en Malvín Norte el 6 de diciembre. Aún no había sido inhabilitado por 17 meses por el Frente Amplio, él y el senador Leonardo de León, también del mismo grupo, pero ya se barajaba que esa iba a ser la resolución. Aun así, aseguraba que iba a estar al pie del cañón en el año electoral.

De los cuatro precandidatos del Frente Amplio, era Oscar Andrade, dirigente sindical y del Partido Comunista, el que generaba más simpatías en el seno de la 711. Los otros tres habían sido muy duros con el exvicepresidente. Mario Bergara había bregado públicamente por su inhabilitación antes que esta se concretara; incluso se reunió con un grupo de frenteamplistas independientes que impulsaban esa moción. En Tacuarembó y en diciembre, Daniel Martínez había sido bastante lapidario: “Sos ético o no sos ético”. En ese mismo mes, Carolina Cosse ninguneó la posibilidad de que ese grupo la respaldara: "ni lo consideré, ni figura en mi agenda".

Andrade, en cambio, se había expresado en forma muy distinta. “Parece que pegándole a Sendic tenés ganada la ética”, dijo en Canal 12 en noviembre. Su prudencia en el tema, se ganó las simpatías de la 711.

Sin embargo, según informaron medios como radios Sarandí y Carve, y confirmó ECOS con fuentes políticas, ese apoyo –que aún no fue concretado- estuvo lejos de ser recibido con los brazos abiertos. En contactos previos realizados entre el comando de Andrade y la Lista 711, los primeros les pidieron a los segundos una mayor autocrítica “que hasta ahora no estuvo presente” y, en los hechos, que Sendic y De León estén lejos de los flashes. Que no se hagan ver. Que no salgan en la foto. Que no estén.

“Lo que planteamos es un cumplimiento estricto de la resolución del Plenario del FA”, dijo a ECOS un dirigente muy cercano a Andrade, integrante también de su comando. Se refiere al Plenario del 15 de diciembre pasado, en el cual se suspendió por 17 meses en su calidad de frenteamplistas a Sendic y a De León, los principales dirigentes de la 711.

Esta decisión –que fue duramente criticada por la 711, que habló de candidatos “proscriptos”- les impedía a ambos postularse a cualquier cargo en todo este ciclo electoral. Si bien no es explícito que eso les impida hacer campaña (incluso en el sector se habló de usar la imagen de Raúl Sendic), según la fuente cercana a Andrade consultada, “parte del espíritu de esa resolución pasaba porque (el exvicepresidente) no se dejara ver” durante su desarrollo.

Esta postura es la misma que dejó entrever un alto dirigente frenteamplista a fines del año pasado, cuando se definían las precandidaturas y los apoyos: “Quién va a querer una foto abrazado a Sendic”.

En el entorno de Andrade, el apoyo de ese sector, el único del FA que aún no se decantó por ningún candidato, fue tomado con prudencia, la misma con la que el dirigente se expresó lo de Sendic: “Ni nos da gracia, ni desgracia. Obviamente nos genera preocupación el cómo se da su apoyo. Una cosa es la 711 y los compañeros que están trabajando atrás, y otra cosa todo lo que pasó”.

También le pidieron a la 711, que había criticado mucho la resolución del FA, una mayor autocrítica que, según las fuentes, hasta ahora ha estado ausente. “No desconocemos que hubo una campaña siniestra, de la oposición y de algunos medios. Pero también hubo errores que hay que admitir”, señalaron.

Ese planteo hizo que el apoyo que la 711 iba a hacer explícito a Andrade el pasado viernes finalmente se cambiara por un cuarto intermedio sin tiempo indefinido. Consultado entonces por ECOS, el diputado Saúl Aristimuño dijo que se debió a “cuestiones internas” del sector.

Los zapatos de Sendic

Raúl Sendic, quien estuvo en el Parque Rodó el martes 5 en el acto del 48° aniversario del Frente Amplio, no ha sido precisamente autocrítico con lo ocurrido y ha dicho que con renunciar al cargo de vicepresidente ya ha sido suficiente.

“He escuchado a algunos decir: ‘si yo fuera Sendic, daría un paso al costado’. Pero bueno, no son Sendic. El único Sendic que está aquí en este momento soy yo y yo tomo las decisiones por mí mismo”, dijo el 25 de agosto pasado, en el Día del Comité de Base para el FA, cuando se le pedía que abandonara sus intenciones de presentarse al Parlamento, lo que rechazó y terminó siendo impuesto sanción mediante por el FA.

El año pasado, fueron varios los que se habían puesto en los zapatos de Sendic. “En el lugar de Raúl Sendic me dedicaba cinco años a recibirme de médico”, porque sus problemas “empezaron con el título”, dijo en octubre de 2018m la ministra de Educación, María Julia Muñoz. Los dardos de la jerarca pueden ser tan duros para un rival (caso Luis Lacalle Pou) como para un correligionario.

"Yo si estuviera en los zapatos de él capaz que me ausentaba por un tiempo de la política”, dijo la vicepresidenta Lucía Topolansky, también en octubre. El intendente de Montevideo, Daniel Martínez, por esos días respaldaba lo que decía la vicepresidente, Sendic debía tener un “gesto de grandeza”. Un año antes, en setiembre de 2017, cuando el hijo del histórico dirigente tupamaro aún no había renunciado a su cargo, el presidente Tabaré Vázquez también se ponía en su lugar: "Yo me hubiera ido".

Ahora, desde el comando del precandidato que menos hostilidad le había demostrado, le piden a Sendic que sus zapatos no salgan en la foto.