Bauzá: "No solo hay problemas en educación, sino en generar oficios"

Por: Leonel García

Actualidad

28/01/2019 16:52

Bauzá: "No solo hay problemas en educación, sino en generar oficios"
Partido Nacional
Llamado por Lacalle Pou, Sebastián Bauzá se sube al barco del sector Todos.

El expresidente de la AUF ya es parte del equipo técnico detrás de Lacalle Pou. "Me sumé para ver si puedo ayudar a mejorar la sociedad".

Dos días después de su presentación en sociedad como integrante del sector Todos del Partido Nacional en La Paloma, la torrida mañana de lunes encuentra a Sebastián Bauzá en reuniones y trabajos por su empresa familiar Lion d'Or.

El expresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), mosca blanca -sin alusiones políticas- de un nido de corrupción como fue la Conmebol a principios de esta década y quizá el dirigente deportivo que generó más unanimidad positiva entre la gente en décadas, aceptó finalmente el ofrecimiento del senador Luis Lacalle Pou de integrar el equipo que respalda su precandidatura. Era una vieja pretensión del legislador, recuerda Bauzá en diálogo con ECOS. Y las pretensiones suyas, asegura, por ahora pasan más por los deseos y por el trabajo.

- ¿Qué lo decidió a tomar esta decisión de unirse al sector Todos? ¿Dudó mucho?

- Dejé el fútbol en 2014 y ya había tenido un ofrecimiento de Luis Lacalle y el Partido Nacional a trabajar por el Partido de la Concertación. Yo era el candidato a Intendente de Montevideo que Luis quería llevar. Pero recién estaba saliendo de la Asociación, me debía a la familia y a la empresa, y por el motivo que yo salí del fútbol no me parecía bueno meterme enseguida en la política, por una decisión que no compartí en aquel momento de quien era presidente de la República ((N. de R. José Mujica) en momentos que se buscaba renegociar los contratos televisivos). Hace más de un año que estoy trabajando en Edu21. Estoy convencido que el gran cambio que podemos hacer en esta sociedad es en un proyecto a largo plazo, como el que lleva esta gente, donde hay representantes de todos los partidos. Tanto con Renato Operti, como con (Fernando) Filgueira, (Juan Pedro) Mir o Pablo da Silveira (N. de R. También asesor de Lacalle Pou en materia de educación), me gustaría que haya un compromiso a nivel político, que se haga una propuesta de que gane quien gane se mantenga en el tiempo. Algo como lo que se hizo (en la AUF) con el Proyecto de Selecciones, más allá de que se hayan cambiado los Ejecutivos. Ahí comenzamos de vuelta las conversaciones con Luis, fui conociendo su equipo. Y llegó el momento de dejar el fútbol, al que nunca estuve convencido de volver, y sumarme para ver si puedo ayudar a mejorar la sociedad. Podemos tener diferentes camisetas políticas pero hay cosas que pasaron que no nos gustaron a nadie y voy a estar trabajando con Luis para ver si puedo cambiarlas. Esa es la decisión más importante.

- ¿Usted viene de familia blanca?

- Mi madre votó al Partido Nacional, mi padre no. Yo concurrí solamente a dos actos políticos en mi vida, uno fue en la Proclama del Obelisco y luego cuando fui a ver a Wilson Ferreira al Puerto de Montevideo. Esos son mis dos antecedentes políticos. Luego voté al Partido Nacional, siempre.

- ¿En qué áreas piensa que podrá aportar? ¿En qué carácter está en Todos?

- Tanto del punto de vista empresarial o comercial, yo integro directa o indirectamente Cambadu, la Cámara de Industria y la Cámara de Comercio. Siempre milité a nivel gremial. Y los problemas de las industrias y de la falta de trabajo son muy grandes. Y está de la mano con los problemas en Educación. No es solo la repetición o la deserción en los liceos; hay también problemas en la generación de oficios, eso es una realidad. Cada vez es más difícil de conseguir maestros u oficiales para un trabajo. Y tuve la posibilidad al trabajar con Luis, de conocer a Pablo Bartol (al que Lacalle Pou mencionó como un eventual ministro de Desarrollo Social) y ver lo que ha hecho en (el centro educativo) Los Pinos, en Casavalle, en la enseñanza de oficios. Eso también me entusiasmó para trabajar en equipo.

- ¿Pero en carácter de qué está en el equipo de Luis?

- Luis me pidió para trabajar a nivel técnico con la gente que ya nombré. Hoy me siento cómodo. Y no estoy aspirando ni buscando nada, el tiempo dirá. Yo tengo mi trabajo. No vengo a buscar un cargo para el futuro. Uno viene a aportar para un cambio y el tiempo lo dirá. Yo no estoy desesperado por definir dónde voy a estar ni nada por el estilo.

- ¿Cómo se sintió el sábado en La Paloma?

- No me temblaron las piernas, pero… como dirigente de fútbol he hablado de mucha gente, ante la Asamblea y Congresos. Ver cómo la gente vibra con la política y la esperanza generada en torno del Partido Nacional está bueno. Enseguida me abrieron las puertas, me sentí muy cómodo y mucha gente se acercó.

- De lo que ha visto hasta ahora, ¿qué diferencias ve entre el ambiente deportivo y el político?

- El fútbol es difícil porque es difícil administrar pasiones. Y si bien hay pasión en la política por su partido, uno se mete en la política porque quiere lo mejor para el país. Ojalá que se dé eso. En el mundo del fútbol, al dirigente lo que importa es su club y poco el resto. Incluso hemos tenido problemas por defender a la selección. Ojalá que en la política… Cada uno va a querer que gane su partido, pero como dije en el fútbol, yo creo en la rotación. Lo he dicho en la Conmebol y la FiFA: no es bueno que estén 25 años dirigiendo los mismos. El Frente Amplio llegó al poder en 2005 luego de ser toda la vida oposición; estuvo bueno que tuvieran la chance, pero en los últimos años han pasado hechos que lo han desgastado. El Partido Nacional y principalmente Luis ha trabajado mucho y espero que tenga la chance de gobernar.

- Usted generó algo extraño: fue un presidente de la AUF que se fue aclamado por casi todo el mundo. ¿No cree que ahora eso podrá cambiar con tal identificación político partidaria? ¿No teme que alguien le retire el cariño?

- Yo no vengo a tener enfrentamientos políticos, estoy trabajando para mejorar la sociedad. Voy a tener el mayor de los respetos con el que piense lo contrario. En mi Ejecutivo(de la AUF) la mayoría era frenteamplista. Sigo teniendo una excelente relación con Fernando Cáceres, Miguel Cejas, Fernando Sobral, que son representates el FA. Pensar diferente no significa pelearse, lo dijo Wilson. Esa es de alguna manera, mi manera de pensar y así está mi ingreso a la política.