Sanguinetti: entre el resurgimiento y un partido dado por perdido

Publicado: 7/12/2018 17:40
Sanguinetti: entre el resurgimiento y un partido dado por perdido

Ernesto Talvi lo acusó de “ungir” a Lacalle Pou. El expresidente recordó que el líder de Ciudadanos rechazó su apoyo cuando se lo ofreció.

Una encuesta de Factum divulgada la semana pasada daba cuenta de un sorprendente ascenso del Partido Colorado, que duplicó su intención de voto con respecto al primer semestre de este año.

La consultora le adjudicó el fenómeno al desembarco en la primera línea de acción política del ex presidente Julio María Sanguinetti.

Y el exmandatario fue el responsable también del primer encontronazo en una interna en la que, hasta ahora, reinaba la concordia.

Sanguinetti participó en los últimos días en una “debate” con el precandidato nacionalista Luis Lacalle Pou. Organizado por el semanario Búsqueda para los alumnos de su Escuela de Periodismo, tuvo más las características de un “mano a mano” entre dos dirigentes con un parecido concepto de la realidad del país.

Así lo definió el propio Sanguinetti, al describirlo como un encuentro entre “un ex presidente y un pre presidente”, al tiempo que insistía en la necesidad de un acuerdo entre la oposición hacia octubre de 2019.

Allí se generó el problema. “Ocurrió algo importante y sorprendente,” dijo este jueves el precandidato colorado Ernesto Talvi, al encabezar un acto político en El Pinar y hacer referencia al hecho.

Para Talvi, Sanguinetti oficializó su apoyo a Lacalle Pou y lo “ungió” como pre presidente, “dando el partido por el perdido antes de jugarlo y antes que las urnas se pronuncien”.

El líder de Ciudadanos marcó una profunda crítica hacia las expresiones del ex mandatario.

“Nosotros queremos una coalición política que reemplace a la que hoy nos gobierna, junto al Partido Nacional y al Partido Independiente, pero que sea liderada por el Partido Colorado”, afirmó.

Talvi sostuvo que Ciudadanos llegó a la vida política “para competir, ganar y gobernar”, para cambiar el rumbo del país y construir un mejor futuro.

Este es el año

Sanguinetti no acusó recibo y optó este viernes por remarcar el ascenso que los colorados vienen experimentando en los últimos tiempos.

Una recuperación cuya base principal, dijo, ha sido Batllistas, el sector del que es su referente excluyente.

El expresidente se preocupó en destacar el papel de las demás tendencias partidarias a través de una “interesante presencia” en todo el país.

Sí se refirió a Talvi cuando recordó, en una columna de opinión, que el economisfa no aceptó, “en largas conversaciones que tuvimos, que le apoyáramos desde afuera y sin ninguna condición”.

Según Sanguinetti, el líder de Ciudadanos afirmó en ese momento que su aspiración era definir un estilo propio, distinto, que incluyera una semiótica no tradicional.

“Por cierto, no compartíamos ese punto de vista pero lo respetamos entonces y lo seguimos respetando hoy, en la medida en que es un esfuerzo constructivo y cada cual tiene derecho a definir su estrategia”, dijo el ex presidente.

Sanguinetti pasó entonces a hablar en primera persona. “El hecho es que por abril, mayo, veníamos tocando fondo. En lo anímico, con una dirigencia tristona, y en las encuestas, que nos venían despeñando”, recordó.

Es en ese contexto que “un grupo de amigos de todo el país me pide el esfuerzo de encabezar un movimiento que hoy es una realidad. A partir de allí, en pocos meses hemos recorrido el país con un mensaje de esperanza, basado en dos objetivos fundamentales”, remarcó.

Uno, hacer retornar al Partido Colorado a una posición decisiva en el terreno electoral, que pudiera asegurar la rotación política. Otro, ser parte en la construcción de un gran gobierno de coalición, que ofrezca al país una alternativa cierta de cambio.

“Lo más relevante es que hoy la remontada del Partido Colorado es la novedad”, dijo Sanguinetti. “El Frente Amplio y el Partido Nacional, que encabezan las encuestas, con variaciones hacia un lado u otro, aparecen estabilizados, mientras los colorados crecemos en las mediciones de opinión pero, tanto o más, en la versión callejera. Lo muestran también los actos que venimos realizando en todo el país”.

Para Sanguinetti, entonces, este puede definirse como el año del resurgimiento. “El Partido Colorado volvió a estar en carrera. Su presencia será decisiva”, concluyó.

Volver al pasado

El contrapunto entre Sanguinetti y Talvi fue analizado desde fuera del Partido Colorado.

“Al Frente Amplio le resulta difícil ganar las próximas elecciones, pero colorados y blancos se las pueden regalar”, reflexionó el publicista Esteban Valenti, lamentando el “encuentro fraterno” entre el ex presidente y Lacalle Pou.

Valenti, conductor de Navegantes, uno de los sectores integrantes de La Alternativa, coincidió con Talvi en cuestionar que Sanguinetti se refiriera a Lacalle Pou como pre presidente.

“Está colgando la piel del oso antes de cazarlo. Peligroso volver al pasado”, expresó.