Desde Salto, colorado propone "mano dura y plomo" a los delincuentes

Actualidad

22/11/2018 18:23

Desde Salto, colorado propone "mano dura y plomo" a los delincuentes

Gent. Pablo Perna

Pablo Perna, precandidato a diputado, tiene propuestas radicales sobre seguridad. Y le tiene sin cuidado lo que piensen de ello.

Pablo Perna, abogado y escribano de 38 años, presentó este miércoles su precandidatura a diputado por Salto, por la lista 13 del Partido Colorado, apoyando al exintendente Germán Coutinho. Más de 400 personas fueron “espontáneamente, sin que nadie pusiera ningún ómnibus” a colmar el Salón Trianon, del Hotel Salto. “Se colmaron las expectativas, quedó chico el lugar”, dice este jueves el protagonista, feliz, a ECOS. Incluso, agrega, fue gente de Artigas atraído por sus propuestas.

La más conocida de sus propuestas es la que refiere a seguridad y está sintetizada en un eslogan, simple pero que no deja lugar a dudas: “Mano dura y plomo”. No es el único: también presenta un “Más trabajo” y un “Cero lumpen”.

En diálogo con ECOS, este abogado –militante del Partido Colorado de toda la vida, hermano del directivo del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) Rodrigo Perna, primer intento en llegar al Parlamento Nacional- manifiesta que detrás suyo hay 18 comisiones asesoras, que propone una “manera distinta de hacer política”, que eso quiere decir alejarse de “los discursos vacíos y tibios” y que no le quita el sueño que algunas de sus propuestas puedan sonar demasiado fuertes.

Justamente, se refiere al “Mano dura y plomo”.

No es un eslogan que le parezca excesivo; algo así como la derecha de la derecha. “Lo que sí es demasiado es la realidad que vivimos, que cada 22 horas muera un uruguayo por homicidio y que cada doce minutos haya una rapiña. ¡Eso es lo que debería llamar la atención! Esto lo vengo diciendo hace mucho tiempo. A principios de año yo dije, como abogado penalista, sobre cómo se solucionaba la inseguridad. Y ahí fui muy claro. El tema de la seguridad es multifactorial, se va a solucionar con trabajo y educación hace falta. Pero eso hacen falta 15 o 20 años, pero ¿qué le decimos al uruguayo que va a morir ahora a las 22 horas? ¿Y al día siguiente? ¿Y a sus hijos?”, afirma a ECOS.

En su equipo de asesores en seguridad hay militares y policías retirados. Incluso está un exjefe de Policía de Salto.

Mano dura está claro. Pero, ¿y plomo? Concretamente, refiere a modificar el artículo 26 del Código Penal, el que refiere a la “legítima defensa”. ¿Qué propone el abogado? “Hoy si un delincuente entra a tu casa y vos lo matás, tenés un grave problema. Tenés que probar que hubo una dosificación de fuerzas entre el delincuente y vos que estabas en tu casa, tranquilo. Nosotros consideramos que hay que cambiar eso y establecer que si un lumpen (sic) entra a tu casa lo podés limpiar (sic). Si un lumpen entra a tu comercio, podés matarlo”.

Para él, los delincuentes han perdido el respeto a todo. “Ahora, si va a delinquir que lo piense dos veces, no sea que termine en el cementerio”.

Otra de las modificaciones que persigue es relativa al procedimiento policial. “Queremos que un policía siempre pueda usar su arma para reducir a una persona. Hoy solo lo puede hacer si el delincuente está armado”.

Su discurso puede generar reacciones. Él, en todo caso, sostiene que las críticas no le quitan el sueño. “Yo no estoy en política para que me quiera todo el mundo. Aquel que no le guste lo que pienso, que no me vote. Aquellos muy sensibles de más que no me voten y que miren para el otro lado. Si a alguna gente le cae mal lo que digo, problema de esa gente. Me niego a decir cosas políticamente correctas, por ser tibios tenemos un muerto cada 22 horas”.

Consultado si medidas como las que impulsa no resultarían en un gigantesco baño de sangre, Perna fue conciso: “Lo que la gente piense corre por cuenta de cada uno”.

Según publicó este jueves el diario Cambio, en el acto de Perna estuvieron presentes el senador Coutinho, dirigentes colorados y también del Partido Nacional y del Partido de la Gente. A “la gran mayoría de los políticos de izquierda”, en cambio, los tilda de “falsos, truchos y tibios”.

Cuando se le señala si la victoria de Bolsonaro en Brasil la siente como una reafirmación a su discurso, el abogado apuntar más globalmente. “Yo celebro profundamente el cambio que se está dando en la política a nivel mundial. Esto está pasando en Estados Unidos, Argentina y Brasil. Están ganando personas, no partidos. Uno puede no compartir lo que dice Donald Trump o Bolsonaro, pero no se puede decir que no son auténticos y que no ganaron democráticamente. Yo celebro que ganen candidatos que son sinceros y que no son falsos, truchos y tibios como la gran mayoría de los políticos de izquierda de América Latina”. Le asusta que en Uruguay la izquierda critique al presidente electo de Brasil “y que se calle la boca ante la dictadura de un débil mental como (Nicolás) Maduro”, en Venezuela.