Dirigente frenteamplista pide juicio político a Graciela Bianchi

Por: Danilo Costas

Actualidad

15/10/2018 17:49

Dirigente frenteamplista pide juicio político a Graciela Bianchi
Graciela Bianchi está, otra vez, en el centro de la polémica.

Su teoría sobre Hezbollah, Nisman y el FA la dejaron en el centro de la polémica y los dirigentes oficialistas no la quieren dejar pasar.

"Quiere ser la Lilita Carrió uruguaya, una suerte de defensora de la República cuando no hay necesidad de serlo. No creo que esté loca, tendrá algún patito desajustado como tenemos todos, pero hay que actuar en un marco de seriedad institucional. Graciela, a quien conozco, dijo que Hezbollah opera en Uruguay y no dio ni una sola información a la Cancillería. Es muy difícil de creer que el Departamento de Estado de Estados Unidos y la CIA le den información a Bianchi y no al gobierno argentino con quien tiene una relación excelente", dijo a ECOS el dirigente oficialista Andrés Copelmayer, excoordinador de gabinete del Ministerio de Transporte y Obras Públicas durante la administración de José Mujica.

Copelmayer es uno de los dirigentes del Frente Amplio que promueven un juicio político contra la diputada del Partido Nacional, iniciativa que ya sumó 3.000 firmas en una semana.

La teoría de Bianchi sobre la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman incluye la tesis de un asesinato con supuestas pruebas sobre una “célula de Hezbollah" que operó en Montevideo y con supuestos vínculos entre el Frente Amplio y el gobierno de Irán.

El tenor de sus acusaciones motivó la reacción de diferentes legisladores del Frente Amplio que trabajan en distintos mecanismos para que Bianchi exhiba las pruebas o se haga responsable de sus dichos.

"Es la primera vez en muchos años que hay un cuestionamiento del sistema judicial uruguayo e incluso habla de un encubrimiento. El problema es que las acusaciones de Bianchi llegan al gobierno, a los supuestos vínculos con Hezbollah y lastiman la institucionalidad. Otro problema es que dentro del Frente Amplio existe el convencimiento que, cada vez que habla Bianchi, nosotros levantamos en las encuestas. Yo no juego en esa cancha, me importa la elección que viene, por supuesto, pero también me interesa la institucionalidad y el futuro del país. Bianchi fue a hablar a los medios argentinos y no mostró una sola prueba, es un papelón internacional", agregó Copelmayer, quien trabaja en la conformación de un nuevo bloque que apoyará la candidatura de Mario Bergara.

Para el senador del Movimiento de Participación Popular, Charles Carrera, la herramienta del juicio político no es la adecuada y considera que es el Partido Nacional el que debe llamar a su legisladora para hacerla rendir cuentas al Tribunal de Ética.

"El Partido Nacional debe tomar acciones porque no puede ser que cualquier salga y diga cualquier cosa. Sus declaraciones son de una irresponsabilidad tremenda y exponen al país a un papelón internacional. Además es una mentira gigante porque si el gobierno de Estados Unidos tuviera información se la daría a los gobiernos, al de Argentina o al de Uruguay, ya que tiene diálogo y buena relación con los dos. Pensar en que le puede dar información clasificada a una diputada de la oposición es un disparate por más que tenga 500.000 votos o la fuerza electoral que esta señora cree tener", afirmó.

"Su argumentación no tiene un solo fundamento y no se puede estar jugando de la forma que juega esta señora. Dice un lote de falsedades y quedó muy desacreditada a nivel internacional. Un periodista que investigó el caso Nisman durante años (se refiere al abogado y periodista Pablo Duggan, que cruzó a Bianchi en una entrevista televisiva) la desacreditó completamente", cerró Carrera.

El proceder de la diputada, quien dio entrevistas a canales argentinos y se llamó a silencio en Uruguay, generó la sorpresa de todo el sistema político y la rápida reacción de sus compañeros del Partido Nacional, quienes dijeron desconocer el tenor de sus acusaciones.

Lea también: Legisladores blancos desconocían la denuncia de Graciela Bianchi.

“Sobre los vínculos de los integrantes del Frente Amplio no estoy al tanto ni me ha consultado”, dijo a este portal desde el exterior el líder herrerista Luis Lacalle Pou.

Para Copelmayer la situación de Bianchi no es la única. "Hay cosas que tenemos que proteger por el bien de la democracia. Hoy es Bianchi y el Partido Nacional, pero ayer fue Sendic. Su postulación y su intención de hacer campaña por el Frente Amplio le hacen pésimo al partido. Fue procesado y renunció a la vicepresidencia, además está el juicio del Tribunal de Conducta Política. Esas cosas desprestigian. Si quieren seguir en la vida política me parece bárbaro, pero fuera del Frente Amplio", cerró el exdirigente astorista.