Motociclo: 170 trabajadores al seguro, locales vacíos e incertidumbre

Por: Mateo Romano

Actualidad

28/09/2018 15:51

Motociclo: 170 trabajadores al seguro, locales vacíos e incertidumbre

ECOS

Cerrará 15 locales, la mayoría de ellos en el interior del país. Las sucursales se están quedando sin mercadería y el estado es decadente.

Góndolas vacías, focos sin lámparas y baldosas partidas. El aspecto del local de Motociclo del Centro es decadente y los trabajadores describieron la situación que viven como una masacre. Este viernes se confirmó el cierre de 13 de los locales de la empresa que supo ser líder en venta de birrodados y electrodomésticos y el envío al seguro de desempleo a 170 trabajadores.

Años atrás, Motociclo fue la empresa más importante en venta de motos y bicicletas. Con el correr del tiempo anexó venta de electrodomésticos, repuestos, indumentaria deportiva y hasta llegó a brindar créditos.

Al mediodía del último viernes de setiembre, uno de los principales locales se encuentra prácticamente desierto, solamente hay dos clientes. No compran nada, pero los trabajadores los utilizan de psicólogos y les cuentan por la situación que están pasando. “No sabemos qué será de nuestro futuro, tenemos una incertidumbre enorme”, se pudo escuchar en una de las charlas.

A pesar de que es uno de los locales que permanecerá abierto, pareciera que está a punto de cerrar. En las estanterías donde antes había al menos 15 televisores de diferentes marcas y modelos, hoy hay solamente dos. La luz es tenue por falta de lámparas y la música ya no suena como sí lo hizo en otros tiempos.

Al caminar el piso suena. Las baldosas están partidas y con el pasar del tiempo el problema se va agudizando. “El piso está así desde hace varios meses y no creo que se vaya a cambiar. Lo de la luz es cada vez peor porque se van quemando más lámparas y no hay plata para comprarlas”, dijo a ECOS Walter, uno de los vendedores del local.

El trabajador indicó que lo que más se vende son repuestos, pero que en motos, bicicletas y electrodomésticos la venta es prácticamente nula. Estos productos son los que más escasean en el local y Walter dijo que la situación es similar en la mayoría de los locales de Motociclo.

Si bien la situación no es la mejor, el vendedor dijo que hay muchos clientes que se han preocupado por los trabajadores. Días atrás, ellos emitieron un comunicado solicitando a la población que comprara en el local. “Los funcionarios estamos dando todo gestionando la empresa y necesitamos de la colaboración de todos para seguir pagando nuestros salarios”, expresaron en aquel texto fechado el 4 de setiembre y firmado por los 274 empleados de Motociclo (más del 60% pasaron al seguro de paro).

“El problema es que no estamos recibiendo ninguna mercadería y nos estamos quedando sin stock”, expresó Walter. De las ventas sacan el dinero para pagar los salarios.

Por fuera la situación no cambia. El local que siempre supo estar lleno de motos y autos en el estacionamiento y ahora solamente hay dos birrodados. La vidriera que siempre se caracterizaba por las luces y los colores, actualmente solo se puede ver una calcomanía que dice “Ofertas” y ha perdido la intensidad de su color, y un cartel que anuncia la reducción del horario de atención al público.

Este viernes, integrantes de la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios (Fuecys) mantuvieron una reunión con el síndico que está llevando adelante los trámites para la presentación de la empresa a un concurso de acreedores. Allí confirmaron la cantidad de personas que irán al seguro de desempleo, pero no tienen el listado definitivo.

“No se trata de un despido oficial porque la empresa no tiene los tres millones de dólares que necesita para afrontarlo”, dijo Favio Riverón, presidente de Fuecys. Consideró que ir al seguro es peor que quedarse sin trabajo, pero que ese final es inminente para los trabajadores.

Con la reducción de locales el síndico pretende que la empresa sea más viable y se pueda vender en bloque contando con los 91 trabajadores que aún permanecen en Motociclo. “Acá no hay empresarios fundidos. Hay una empresa fundida y trabajadores perjudicados”, agregó Riverón indicando que los dueños desviaron los fondos. “Ellos no perdieron su capital”.
Favio Riverón, presidente de Fuecys; Karol Parrabichine, presidenta del sindicato de Motociclo; y Carlos Baiz, de Fuecys.
Favio Riverón, presidente de Fuecys; Karol Parrabichine, presidenta del sindicato de Motociclo; y Carlos Baiz, de Fuecys.

La gran preocupación del sindicato es qué sucederá con los funcionarios que inminentemente perderán su trabajo. Es por ello que están en contactos con Inefop para que cuenten con capacitación y poder reinsertarse en el mercado laboral. “Es seguro que no van a seguir en Motociclo”, dijo Carlos Baiz, también integrante de Fuecys.

En una primera instancia se mencionó que serían 15 los locales a cerrar, pero el gremio permitió que esa cifra se redujera a 13. Los puntos de venta que permanecerán abiertos son Sayago, Centro, Tres Cruces, Unión, Nuevo Centro Shopping, Malvín, Punta del Este y Colonia.

El Interior del país será el más afectado con el cierra de las sucursales de Artigas (1), Canelones (3), Cerro Largo (1), Durazno (1), Lavalleja (1), Maldonado (2), Paysandú (1), Rivera (1), Soriano (1) y Treinta y Tres (1). Que se suman a los que ya habían cerrado en Salto, Tacuarembó, Florida y Punta Carretas Shopping.

Riverón señaló que lo que se pretende es que la mercadería de estos locales que cierran pase a los que quedarán abiertos. “Además hay que destrabar una situación de mercadería que está trancada en el puerto”, agregó.

En el último tiempo, Motociclo comenzó a incorporar nuevos rubros a sus servicios dejando atrás el dedicarse únicamente a la venta de birrodados. Consultado sobre la posibilidad de retomar ese inicio, Riverón dijo que es prácticamente imposible hacer una reestructura porque el pasivo de la empresa es muy grande.

“En los pasillos se escuchan muchos rumores, pero no hay nada concreto”, expresó por su parte Karol Parrabichine, presidenta del sindicato de Motociclo, haciendo referencia al interés de compradores. “Habrá que esperar para ver si esos rumores se terminan concretando”.

Las esperanzas cada vez son menos y ellos previsualizan un cierre total de la empresa. “Lo que más queremos es que los trabajadores queden bien parados”, concluyó Baiz.