Ruta K: polémica por resolución de Migraciones que retiró controles

Actualidad

12/09/2018 21:20

Ruta K: polémica por resolución de Migraciones que retiró controles

Desde 2012 y, salvo requerimiento, por una decisión oficial no se atiende a los yates y deportivos que llegan a la zona de Carmelo.

Una resolución de la Dirección Nacional de Migraciones, del Ministerio del Interior, decidió el 20 de abril de 2012 que, salvo requerimiento, que no se atendiera más a los yates y embarcaciones deportivas que arribaran a la zona de Carmelo.

El documento estuvo sobre la mesa este miércoles en la Comisión de Seguridad del Senado, a la que el ministro Eduardo Bonomi debió concurrir para responder sobre las acciones de su cartera en torno a la eventual llegada al país de dinero “negro” procedente de Argentina.

El contenido de la resolución fue remarcado por el senador nacionalista Javier García, que la vinculó a las facilidades que el financista Ernesto Clarens, señalado como uno de los grandes financistas del kirchnerismo, tuvo para poder ingresar sumas millonarias, provenientes supuestamente de las coimas que cobraba el gobierno de su país.

Según Bonomi, a nivel oficial existen registradas 94 entradas a Uruguay de Clarens a través de Puerto Camacho, un puerto deportivo cercano Carmelo.

Sin embargo, García dijo tener información de que, por lo menos, tuvo cerca de 60 ingresos más en los últimos años.

Es que, según datos que recibió procedentes de Buenos Aires, Clarens registra más de 150 salidas desde Guazú Guazucito, cercano al aeródromo de San Fernando.

Desde allí utilizaba lanchas rápidas para llegar a la costa uruguaya para, en muchas ocasiones, retornar a Argentina pocos minutos después.

García cuestionó la resolución de Migraciones, que implica que, salvo que el propio involucrado lo solicite, no será registrado. “¿Usted conoce a algún traficante que pida que lo revisen?”, ironizó.

Clarens fue detenido por la Justicia argentina que, días atrás, aceptó considerarlo como “arrepentido”. En sus declaraciones, admitió que estaba a cargo del dinero de las coimas K y señaló que gran parte era derivado a Uruguay. La investigación judicial en el vecino país indica que, probablemente, se movieron a estas costas cerca de 200 millones de dólares.

García expresó que la situación es grave y preocupante. “El gobierno no tiene conocimiento de la gente que entra al país”, señaló. “Si pensaba que con Bonomi estábamos regalados, ahora la situación es peor de lo que yo pensaba”, afirmó.

Es una operación

“Esto no es serio”. Eso es lo único que dijo Bonomi a la prensa, visiblemente ofuscado, cuando se retiraba de la comisión.

El ministro anunció que daría su posición oficial en forma pública en una conferencia este jueves.

Es que la comisión había terminado pero los periodistas tuvieron aguardar más de media hora por una situación llamativa. Ni Bonomi ni García aparecían.

Una costumbre tradicional en el Parlamento señala que, cuando un ministro es convocado a uno de esos ámbitos, es su palabra la que se escucha primero en la rueda de prensa.

Pero los asesores de Bonomi entendieron que era una “operación política” de García, y decidieron que el Ministerio del Interior se retirara sin realizar declaraciones