Valenti y su portazo: "El Frente Amplio ha enterrado al seregnismo"

Por: Leonel García

Actualidad

10/09/2018 17:29

Valenti y su portazo: "El Frente Amplio ha enterrado al seregnismo"
ECOS (Archivo)

El periodista, indignado con el Frente Amplio, forma un nuevo grupo político. Y para eso convocó a otros indignados como él.

Esteban Valenti, publicista y periodista, dirigente y operador político, se fue del Frente Amplio, partido que integra desde su fundación en 1971. Se fue “indignado” con el FA, con el Movimiento de Participación Popular (MPP), con el legado del gobierno de José Mujica y con la paralización actual. Con otros “indignados” de otras tiendas piensa formar un nuevo grupo, aún en etapa embrionaria, anterior a trazar alianzas con algún sector ya establecido como, podría ser, el Partido Independiente.

Exmilitante del Partido Comunista del Uruguay (PCU), exmilitante del Frente Liber Seregni (FLS), hombre “de izquierda” como se define, se va a buscar “seregnismo” a algún lado. Y si hace falta, añade, habrá que crearlo.

- Usted está formando un nuevo grupo político. ¿Sería un partido? ¿Sería un sector dentro de un partido? ¿Con qué dirigentes y con qué estructura cuenta?

- Todavía estamos en una fase absolutamente inicial. No voy a dar nombres, porque si lo hago me olvidaría de personas importantes. Sí hemos decidido un grupo de indignados, tanto del Frente Amplio como de los grandes partidos tradicionales, formar un grupo político por fuera de esas estructuras.

- Y en su caso particular, ¿cuándo se indignó con el FA?

- En mi caso fue la suma y la situación. Sobre todo fue la comprobación de que el FA ha enterrado al seregnismo. No tiene prácticamente referencias del seregnismo. Líber Seregni no hubiera dejado en el FA a dos personajes como (Raúl) Sendic o (Leonardo) De León luego de lo que resolvió el Tribunal de Conducta Polícia. Seregni ni siquiera recibió a Hugo Chávez cuando vino a Uruguay. ¡Nunca hubiera tomado como referencia ideológica a Chávez y a (Nicolás) Maduro como se hizo! Y por otro lado, algo menos ideológico y más político: la paralización que existe hoy en el gobierno. En primer lugar, lo que quedó del segundo gobierno del FA fue un conjunto de pesadas condiciones económicas (N.de R. menciona un artículo suyo publicado ese lunes en el portal que dirige, Uypress, titulado “Qué estamos pagando los uruguayos” y que apunta, sobre todo pero no exclusivamente, a Ancap) .

Eso no es solo una herencia de carácter económica, como un exceso en el número de funcionarios o los proyectos fracasados que quedaron en el camino, como la regasificadora, Aratirí o el puerto de aguas profundas. Eso hipotecó además toda la capacidad del gobierno de seguir avanzando. Seguimos paralizados en la educación; construir locales y aumentar los sueldos está bien pero no cambia la educación. Hay una evaluación social que dice que los grandes problemas que afronta Uruguay tienen que ver con el sistema educativo. La primera política social de cualquier gobierno de izquierda es la educación. Es el elemento más democratizador. Y en eso hemos fracasado notoriamente.

- No toda la culpa es del gobierno de Mujica, ¿entonces?

- En el primer gobierno (de Vázquez) se hicieron algunos esfuerzos, pero ahora lo que hacemos es flotar. Además, no se han tomado resoluciones necesarias, se han aceptado mentiras, se ha manejado en forma irresponsable dineros públicos. Y no veo ningún impulso de cambio. En un futuro, en un FA cada vez más dominados por el MPP, los que integraban el G8 y el PCU –al que no le veo ninguna continuidad con el que yo integré- no veo que podamos avanzar en los cambios.

- ¿Y el seregnismo dónde lo encontraría? ¿No está en el Frente Líber Seregni (FLS)?

- Hay que construirlo. ¡Había seregnismo! Estaba en el FLS, pero el FLS está totalmente desmontado y desmotivado. Se le nota por todos lados. Ha pagado un precio muy cruel por sus errores políticos y la avanzada del mujiquismo. El último error gravísimo fue que Danilo Astori poco menos le haya pedido permiso a Mujica para ser candidato a la presidencia. No se lo merecen el astorismo y Astori. Y pasó. Eso se refleja en el espacio que tiene en las encuestas, en el espacio que tiene en la vida política y en las estructuras del FA, cada vez más vacías y más prepotentes.

- Usted hasta 1990 estuvo en el PCU, ¿qué le parece que impulse la precandidatura de Oscar Andrade?

- Eso forma parte del sistema, no hay nada nuevo. Es un partido que tiene el 5% del electorado del FA y que se propone disputar en el marco de juego de posiciones… donde ahora se ha incorporado nada menos que Mujica aceptaría ser vice. Yo veo que (Mujica) nos mintió a todos, es una tomadura de pelo a esta altura de la vida. En el FA hay mucha gente que está en contra, gente seregnista en serio, pero que está dispuesta a tragarse a esos sapos. El problema es cuando los sapos te empiezan a gustar.

- Ya fuera del FA, ¿podría aliarse a algún otro partido? ¿Con el Partido Independiente?

- Primero hay que formarse y tener identidad propia. Si no, las alianzas son solo para ocupar cargos. Quiero aclarar que yo solo voy a ser candidato a la Convención Nacional de este grupo que estamos formando. No quiero ocupar cargos de ningún tipo como no lo he hecho hasta ahora. Quiero seguir teniendo el espíritu y espacio crítico. Además, si no hay gente más joven, entonces no habrá grupo político. Nuestro principal enemigo es la indiferencia. Ese el principal enemigo de cualquier elemento político hoy. Fíjese que el MPP hace hoy un acto en La Candela (N. de R. se refiere al acto que este lunes realiza el Espacio 609, en el que se oficializará el ingreso al sector de Juan Raúl Ferreira)… ¡Por el tamaño sería para nosotros La Candela!

- Usted tiene 56 años en política, sabe que la historia no suele tratar bien a los que se van de un partido político.

- Ya me han tirado con todo. Ahora que está de moda estar blindado y a mí por pensar diferente… Han dicho la imbecilidad de que soy dueño de una vida de diamante. Y hace 56 años que laburo y tengo dos nietos desocupados. ¿Se sostiene eso?

- Siempre se dijo que usted ha mantenido un estilo de vida demasiado bueno para lo que solía tener un militante comunista.

- Eso es una estupidez. Yo nunca fui funcionario y todo lo hice con mi laburo. Lo reivindico y lo seguiré reivindicando. A mí la política me costó mucha plata, puse mucha plata en el PCU y no me arrepiento. Era mi vida, mi proyecto y mi sueño. En cambio hay unos cuantos que… a ver, desde que se cayó la dictadura, todos los presidentes del Uruguay, salvo Jorge Batlle, se fueron más ricos de lo que entraron. Todos, ¿eh? Absolutamente todos.