Tres ediles se sumaron al Frente Amplio entre críticas y denuncias

Por: Danilo Costas

Actualidad

16/08/2018 07:09

Tres ediles se sumaron al Frente Amplio entre críticas y denuncias
Claudia Viera, Mabel Olivera y Marco Correa Corsiglia.

Tres ediles departamentales renunciaron al Partido Colorado y al Partido de la Concertación para unirse al bloque de gobierno.

Tres ediles departamentales abandonaron sus bloques partidarios y fueron recibidos como nuevos actores del Frente Amplio.

“Son ediles que hace tiempo tenían dificultades en el relacionamiento y en el vínculo con sus respectivos sectores y con quienes coincidíamos no solo en declaraciones públicas del acontecer nacional, sino también en el trabajo de campo sobre el territorio. Nos reunimos con ellos sobre el final del año pasado para trabajar actividades y temas en común. En junio se selló el acuerdo”, dijo a ECOS el director del IMPO y secretario político del Frente Amplio, Gonzalo Reboledo.

Si bien el acuerdo estaba pactado desde junio, la presentación de los ediles en el partido de gobierno se hizo efectiva este miércoles ya que debieron hacerse espacio en la agenda de actividades. “Esperamos que terminara el Mundial y luego la fecha que nos quedó cómoda fue ahora”, agregó Reboledo.

“Yo estuve toda mi vida vinculado al Partido Colorado y más concretamente al batllismo, incluso mi viejo fue dirigente colorado por Tacuarembó. Estuve siempre ligado al Foro Batllista y fui diputado suplente por Tacuarembó. El que se fue alejando del batllismo fue el propio Partido Colorado ya desde los tiempos en que se acordó el Partido de la Concertación mediante un acuerdo con el principal adversario histórico en el plano de las ideas. Trabajé para Pedro Bordaberry cuando parecía ser el salvador del partido con un discurso batllista, progresista y renovador, pero fue todo lo contrario”, afirmó a ECOS el edil titular en la junta departamental de Maldonado, Marcos Correa Corsiglia.

El acuerdo que hizo el sector de Germán Cardoso con el Partido Nacional para formar parte de la administración del intendente Enrique Antía fue el acto que superó la paciencia de Correa Corsiglia.

“A partir de ese momento nos quedamos solos, fue un acto para salvar la dignidad nuestra y la del partido. Para ser batllista no alcanza con decirlo, alcanza con no buscar acuerdos permanentemente con el herrerismo. Ser batllista y progresista significó formar parte de un reformismo, de ser actores protagonistas de un montón de cambios en la justicia social y en la modernización del Uruguay, además de ponerse a la vanguardia en los derechos. El Partido Colorado no solo se derechizó, sino que está expulsando a los batllistas verdaderos. No se puede dar un paso más atrás”, sostuvo el edil que ya anunció su salida del histórico bloque colorado.

Correa Corsiglia dijo que no se conforma con el camino recorrido por el Frente Amplio y que aún hay mucho por hacer.

“Hay muchas políticas por implementar, cosas por cambiar y cosas por hacer, pero hay que hacerlo en un marco pensando por y para los uruguayos. Batlle y Ordóñez fue el primero en empoderar a los obreros y a las personas más vulnerables, además de alentar la idea de los sindicatos. Hoy no puedo creer cuando veo a Julio María Sanguinetti, que lo conozco de niño, buscar acuerdos con el Partido Nacional para quitarles derechos a los uruguayos. El Partido Colorado no encuentra el norte y perdió su ideología hace rato, por más que haya candidatos como Ernesto Talvi que se quiere disfrazar de progresista y es la imagen pura del liberalismo. Los batllistas nos quedamos solos”, enfatizó.

Correa Corsiglia no se mudó solo al Frente Amplio, sino que también lo hizo su suplente, la edila Claudia Viera.

Mabel Olivera: denuncia doble y trabajo social en Casavalle

Mabel Olivera fue electa edila por el Partido de la Concertación, la unión del Partido Colorado y Partido Nacional creada para derrotar –sin éxito- al Frente Amplio en la última elección departamental por Montevideo.

En el acuerdo bipartidario Olivera quedó en una situación curiosa. Fue militante toda la vida del Partido Colorado, pero entró como edila por la lista 404 del Partido Nacional.

Sin embargo en filas nacionalistas nunca pudo trabajar a gusto y su nombre terminó impreso en dos denuncias contra sus compañeros ediles Diego Rodríguez por violencia verbal y contra su primer suplente, Víctor Hugo del Valle, por agresiones físicas.

“Directamente no me dejaron trabajar nunca, me pusieron piedras y obstáculos todo el tiempo, además de ejercer violencia sobre mi persona. En la Junta Departamental conocí a los compañeros del Frente Amplio que me impulsaron a trabajar y me apoyaron siempre”, dijo Olivera a ECOS.

La edila encabeza un trabajo social importante en Casavalle, con un proyecto que se llama “Jóvenes marcando la diferencia”, que tiene como objetivo ayudar a chicos en contexto de vulnerabilidad social.

“Hago trabajo social desde niña, vengo de una familia muy numerosa, muy humilde y de mucho sacrificio. Desde muy temprano empecé a trabajar con las personas más vulnerables y con los compañeros del Frente Amplio encontré un proyecto en el que me sentí identificada. Ellos me enseñaron mucho y se alinearon para trabajar conmigo”, agregó.

Un antecedente que no beneficia al Frente Amplio

Los movimientos entre ediles no solo benefician al Frente Amplio ya que supo perderlos en noviembre de 2017, cuando el Partido de la Gente que encabeza el empresario Edgardo Novick anunció la incorporación de los salteños Graciela Beppo, Dayana Añasco, Martín Pertusatti, Jorge Pintos y Liliana Filonenko.

Los cinco ediles fueron electos en Salto por el Frente Amplio y tras su cambio de bando la bancada oficialista perdió la mayoría en la Junta Departamental.

Beppo, Añasco, Pintos y Pertusatti fueron electos ediles por la lista 888 de la “Agrupación Humanista Armando Aguirre” mientras que Filonenko estaba vinculada al Partido Comunista.