UPM 2 no: un “vasto” movimiento procura evitar instalación de pastera

Actualidad

11/08/2018 07:11

UPM 2 no: un “vasto” movimiento procura evitar instalación de pastera

SCI

Elevarán a Presidencia la primera tanda con cientos de peticiones ciudadanas para que se anule el contrato firmado con la multinacional.

Casi 7000 personas aparecían hasta este viernes vinculadas en forma directa a un “movimiento ciudadano” que, el viernes 24, se concentrará ante la Torre Ejecutiva con un motivo concreto.

Ese día serán entregadas ante Presidencia de la República varios cientos de firmas que constituyen la primera tanda de peticiones, firmadas en las últimas semanas, para exigirle al gobierno anular el acuerdo con UPM para la instalación de una nueva pastera en Uruguay.

Se trata de UPM 2 NO, un grupo de “perfiles diversos y absolutamente plurales” que se opone a las “condiciones inaceptables” que el gobierno pactó con los finlandeses.

Una “cosa nueva”, como lo describió uno de sus integrantes, el abogado Hoenir Sarthou, que describió las razones de la convocatoria.

La iniciativa, que se puede descargar de la página de Facebook del grupo, denominada "UPM2", será canalizada según lo previsto en los artículos 30 y 318 de la Constitución, que le otorga el derecho a cualquier persona a peticionar ante todas y cualesquiera autoridades de la República, que estarán obligadas a otorgar una respuesta a su planteo.

“Los efectos que esta planta tendría sobre la economía, el territorio, el agua, la institucionalidad y la sociedad hacen que miles de uruguayos, más allá de ideologías y actividades, reaccionemos como ciudadanos retomando nuestra legítima facultad de expresarnos y reclamar la anulación de este acuerdo”, sostuvo Sarthou.

Así, el objetivo es la creación de un “vasto movimiento” ciudadano que impida la instalación de la pastera, ante las consecuencias perjudiciales que, aseguran, tendrá para el país.

“Quitarán fuentes de trabajo, aumentará la deuda externa, incrementará el porcentaje de tierra erosionada, agregará contaminación al río Negro, inundará San Gregorio de Polanco, expulsará más gente del campo, partirá ciudades al medio con su ferrocarril, modificará la legislación laboral y alterará los planes de estudio”, son algunos de los argumentos que incluye la proclama.

A su vez, aseguran que la ubicación proyectada de la planta será una zona franca en la que no pagará impuestos que sí deben tributar los emprendimientos uruguayos, que obtendrá energía a un precio menor que el pagado por el resto del país, que recibirá un sobreprecio por la energía que produzca y que recibirá millones de litros de agua al día en forma gratuita.

Razones suficientes

El día de la concentración ante la Torre Ejecutiva será de la partida el Movimiento Un Solo Uruguay, que decidió sumarse a la firma masiva de peticiones.

“De ninguna manera nos oponemos a la generación de empleo, la inversión y el desarrollo en el interior del país, pero consideramos que el contrato que brinda una parte del gobierno a una sola empresa extranjera no presenta igualdad de condiciones con respecto al resto de los sectores y es desfavorable para nuestra economía”, subrayó a través de un comunicado en el que anunció su adhesión a la campaña.

Para Un Solo Uruguay, el contrato que el gobierno le ofrece a la pastera es inconstitucional, una razón más que suficiente para reclamar que no se lleve a cabo. Objetó a su vez que el proceso se llevó a cabo en forma confidencial, manejado solo por un sector del poder Ejecutivo.

“El país se compromete a realizar inversiones por US$ 2000 millones para que luego la empresa resuelva si sigue adelante o no”, se cuestionó.

“Desde el surgimiento del movimiento, se ha pedido que se atienda la situación crítica que está viviendo el sector productivo, comercial y de servicios, sobre todo en el interior del país, y no se ha logrado generar una discusión sostenible que permita hacer reconocer por parte del gobierno la crítica situación que se vive”, cuestionó el movimiento.

Astori y la máquina

Al pedido de rescisión del contrato ROU-UPM también se sumó el Movimiento por un Uruguay Sustentable (Movus), cuestionando a su vez las recientes declaraciones del ministro de Economía, Danilo Astori, en defensa del emprendimiento.

Entrevistado el lunes en Radio Carve, Astori rebatió las críticas que recibe la posible inversión. El jerarca afirmó que UPM se iría a instalar en una “zona muy vacía de gente y empobrecida”, por lo que irá a generar un efecto positivo en términos de actividad.

El ministro aseguró que la planta generará empleo y potenciará el centro del país. “Uruguay se beneficia con la instalación de la planta”, afirmó. “Es una máquina de generar exportaciones. Se va a registrar un crecimiento impositivo, unos US$ 130 millones al año de impuestos adicionales”, remarcó.

Frente a lo afirmado por Astori, las ventas al exterior de UPM no pueden ser consideradas exportaciones uruguayas, ya que se realizarán desde Zonas Francas Celulósicas, se sostuvo desde Movus.

“El gobierno no ha presentado ningún estudio de costo-beneficio del proyecto para el que compromete sumas millonarias”, afirmó uno de sus referentes, Raúl Viñas, al señalar que las estimaciones de incrementos impositivos realizadas por el ministro no se corresponden con ningún estudio oficial publicado.

Viñas remarcó además que el supuesto incremento en el PBI que se produciría por la instalación de UPM 2 no se integraría a la economía uruguaya. Solo serviría, dijo, para mejorar la relación deuda/producto.