Sanguinetti: “Hoy los candidatos se instalan rápido y se desgastan"

Por: Fabian Cambiaso

Actualidad

7/08/2018 06:41

Sanguinetti: “Hoy los candidatos se instalan rápido y se desgastan"

ECOS

“Por ahora salimos a empujar,” dijo el ex presidente, asegurando que para que su sector nomine un candidato “falta un diluvio de tiempo”.

“Estamos mirando el panorama”. Así se pronunció este lunes el ex presidente Julio María Sanguinetti con respecto a uno de los grandes desafíos para la columna colorada que, desde hace dos meses, se encuentra encabezando.

Batllistas, el nuevo sector nucleado en torno a su figura, es el único de los grupos partidarios que aún permanece sin un precandidato presidencial anunciado.

Fernando Amado (Batllistas Orejanos) y José Amorín (Lista 15) están en carrera desde hace meses. La semana que viene hará lo propio Ernesto Talvi, que encabezará a parte de los restos de Vamos Uruguay.

Pero al ex mandatario eso parece no preocuparle. “Por ahora salimos a empujar, esto es de aluvión” dijo, en diálogo con ECOS.

Así, el anuncio aparece, para Sanguinetti, muy lejano en el horizonte. “Soy de los que cree que hay un diluvio de tiempo para hacerlo” sostuvo.

“Hoy en día los candidatos se instalan rápido y se desgastan,” explicó, al relatar la conversación que mantuvo recientemente con un precandidato, al que no quiso identificar.

“Vos salís, te presentás, a la semana siguiente estás en todos los medios y después, a los quince días se te terminó”, dijo.

Consultado, Sanguinetti insistió nuevamente en que no se postulará a la Presidencia, pese que, en la interna, son varios los que en secreto apuestan por ello.

Lo que es claro es que el ex mandatario, de 82 años, es por lejos la principal figura convocante de Batllistas y ha movido en cierta manera la atención hacia los colorados.

En el sector todos tienen claro que, sea cual sea, el candidato será impulsado y designado por el propio Sanguinetti que, aunque no lo admita, explora varias posibilidades.

Lo cierto es que, hasta el momento, el ex presidente mantiene reserva sobre sus opciones, incluso frente a los dirigentes más cercanos.

Sanguinetti encabezó este lunes un encuentro de Batllistas, organizado por el grupo que orienta el diputado Conrado Rodríguez.

“Paso a paso, vamos sintiendo en estos dos meses que, tal vez no hemos conseguido un voto más o menos, pero que ha cambiado el humor no hay duda,” afirmó, en referencia a la puesta en marcha de la nueva agrupación y a su propio retorno a la arena política.

Se había partido, recordó, de un clima de desasosiego y desconcierto luego del alejamiento del dos veces candidato presidencial, Pedro Bordaberry, que centró la vida política colorada en la última década.

Esa fue, dijo, la principal razón por la que aceptó volver a la actividad partidaria. Sanguinetti explicó su rol en Batllistas. “Será para coordinar, ser el portavoz y salir a empujar”, señaló.

Resaltando sus 60 años de militancia, llamó a los jóvenes a continuar con la tarea y valorar la significación histórica del Partido Colorado, que “desde siempre” fue una herramienta de cambio.

“Toda mi vida estuve en proyectos de renovación”, aseguró.

Preocupándose en remarcar que no piensa correr nuevamente la carrera presidencial, dijo sin embargo que será “el primero en la lucha, el primero en el debate público, el primero en mirar hacia adelante y empujar a los desalentados”.

Por lo pronto, el ex presidente se mostró optimista. “Hay expectativas de cambio,” aseguró, con respecto al resultado de las próximas elecciones.

Sanguinetti, que recientemente se reunió con Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga, los dos dirigentes que definirán la interna del Partido Nacional, dijo notar una actitud diferente en esas filas desde que les propuso discutir un acuerdo programático entre toda la oposición.

“Los propios dirigentes blancos, que hasta hace poco estaban demasiado ufanos y enojados entre ellos, ahora nos agradecen. ‘Qué suerte que ustedes están empezando a remar, porque ahora así’”, contó que fueron los comentarios desde esa colectividad.

“Es verdad”, concluyó Sanguinetti. “Ahora sí se va a poder”.