Damiani, pieza clave para argentinos vinculados a los “Panamá Papers”

Actualidad

8/07/2018 15:24

Damiani, pieza clave para argentinos vinculados a los “Panamá Papers”

Investigación demostraría que antedató documentación para que sus clientes pudieran acogerse al blanqueo de capitales impulsado por Macri.

Juan Pedro Damiani resultó una pieza clave para que muchos argentinos con bienes en paraísos fiscales pudieran acogerse al “blanqueo” de capitales impulsado por el presidente de ese país, Mauricio Macri.

Su importancia gira en torno a que los habría ayudado a falsificar la documentación que debían presentar ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Así surge de la nueva filtración de los “Panamá Papers”, la investigación llevada a cabo por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

Una nota divulgada este domingo en el diario La Nación por Hugo Alconada Mon, uno de los periodistas que participó en el relevamiento de datos, dio cuenta que Damiani, ex presidente del Club Atlético Peñarol y titular de uno de los estudios jurídicos más importantes de Uruguay, conoce “todos los secretos” de los argentinos que triangulan dinero al exterior.

Por sus manos pasaron, se afirma, la “ruta del dinero K”, los giros millonarios de la sociedad accionista del Hipódromo de Palermo y la conexión sudamericana del FIFAGate.

Nuevos documentos de “Panamá Papers” confirmaron, según la investigación, que Damiani controló una llave de Helvetic Services Group, la financiera suiza que colaboró en el blanqueo de US$ 33 millones de Lázaro Báez y que también intervino en operaciones para otros argentinos.

En julio de 2011, por ejemplo, un empresario de ese país, dueño de un laboratorio, vendió su empresa a una multinacional por casi US$ 16 millones. Necesitaba mover US$ 4 millones que estaban depositados en Suiza a Liechtenstein y buscaba, además, ocultar su nombre.

Acudió a Helvetic. Según la investigación, Damiani se contactó con Mossack Fonseca, el estudio panameño que fue epicentro de la trama de lavado que quedó al descubierto por los “Panamá Papers”.

La firma ofreció un “prestanombres”, Edmund Ward, suegro de uno de los fundadores de Mossack. Con esa pantalla, el empresario argentino nunca fue localizado por la AFIP.

A Ward se le inventó un falso contrato de trabajo, que Damiani habría antedatado diez años, para simular una posterior indemnización que justificara la transferencia del dinero.

Cinco años después, ese empresario volvió a acudir a Damiani para pedirle los papeles necesarios para ingresar en el sinceramiento fiscal argentino. Blanqueó US$15 millones, la misma cifra por la que había vendido su laboratorio, operación por la que nunca había tributado.

Meses atrás, Damiani debió comparecer ante la Justicia argentina. El juez federal Sebastián Casanello le dictó en su momento falta de mérito por la causa de la “ruta del dinero K” pero la investigación sigue.

Liechtenstein informó que Damiani figuró como beneficiario final de una cuenta a nombre de la filial uruguaya de Helvetic en el banco LGT.

Allí recibió transferencias que, se sospecha, pertenecían en realidad a clientes argentinos.

Entre otros, asesoró a la familia de Ernesto Martello, el viceministro de Modernización que figuró como dueño de una sociedad offhore con propiedades en Punta del Este.

Damiani antedató documentos de una firma vinculada a los Martelli, Goldemberg Financial Corporation.

"Por favor, adjuntar un modelo de nota con fecha de jueves 13 de enero de 2005. Y un acta de junta de accionistas, con fecha 14 de enero de 2005", pidió su estudio en un correo electrónico enviado a Mossack Fonseca, seis meses después de esa fecha.