El focus group del Partido Nacional que sí fue

Publicado: 26/04/2018 07:57
El focus group del Partido Nacional que sí fue

Hombres y mujeres entre 20 y 40 años participaron de grupos de discusión de la consultora Opción a cambio de vales.

Por Luis Briosso

La cita estaba pactada para el martes 24 a las 20 horas en la sede de Opción Consultores en la calle Isla de Flores en pleno barrio montevideano de Palermo.

Todo había comenzado una semana antes cuando recibí el llamado de la empresa como resultado de haber dejado mis datos en una encuesta en línea. El motivo de la llamada era hacerme un breve cuestionario: edad, profesión, máximo nivel de estudios alcanzados, si era militante político, a quién había votado en las elecciones de 2014 y a quién votaría si las elecciones fueran el próximo domingo, fueron algunas de las preguntas. Me comentaron que estaban armando un grupo de discusión o focus group -de los cuales sólo tenía vagas referencias- pero al contrastar mis preferencias electorales concluyeron que no encajaba con el perfil buscado.

Sin embargo, me volvieron a llamar más tarde para decirme que calificaba para participar en otro de los grupos. La reunión tomaría una hora y media aproximadamente y a cambio de tomarme la molestia de concurrir y del intercambio me gratificarían con un vale de $600 para gastar en supermercados TATA. Dudé en aceptar pero la curiosidad de participar en uno de estos grupos y entender un poco más qué son y cómo funcionan me ganó.

Durante el fin de semana, se suscitó el incidente del afiche en Paysandú y estuve a punto de rechazar la invitación, máxime cuando leí que la empresa negó que estuviera detrás de los grupos. Pero como la dirección que me habían pasado era idéntica a la que figuraba en la página web de la empresa, confié. Un posterior comunicado donde explicaban que sí realizaban y seguirían realizando este tipo de estudios de mercado a la vez que denunciaban la falsedad del afiche, me terminó de convencer.

Llegué cinco minutos antes de la hora señalada, toqué timbre y una chica me abrió amablemente la puerta. Ya había una cuantas personas esperando, sus rostros evidenciaban el trajín de una larga jornada laboral. Luego de una breve espera apareció nuevamente la chica que nos había abierto y expresó en voz alta:

-Antes de proseguir, tenemos que hacerles las preguntas de rigor:
-¿Alguno fue o es militante político?
-Yo estuve relacionado a lo militar... acotó un participante.
- (Risas).
- Esta bien, no hay problema por eso.
- ¿Alguno de ustedes se conoce?
- ¡No! (Unánime).

Fue llamando por lista a una parte de los presentes, supongo que los demás fueron a otro grupo. Entramos a una habitación donde nos esperaba la moderadora de la reunión en la cabecera de una gran mesa con ocho comodísimas sillas de oficina que fuimos llenando. El lugar también contaba con una pantalla plana y aire acondicionado. En el centro de la mesa unas botellas de agua, Coca-Cola y unos chocolates. El grupo quedó conformado por tres hombres y cinco mujeres de edades que oscilaban entre los 20 y 40 años.

La moderadora nos explicó que iba a hacer unas preguntas y que teníamos que responder lo que pensáramos en un clima de respeto, tratando de evitar discutir y hablarnos arriba. También nos avisó que la actividad iba a ser grabada y que detrás de la ventana espejada, que aún no había divisado, había gente supervisando la actividad.

Lentamente nos fue llevando a través de preguntas genéricas tales como: ¿qué es lo mejor de vivir en Uruguay?, ¿qué piensan sobre los políticos?, ¿cuales son los principales problemas del país?

Hasta que irrumpieron las preguntas relativas al Partido Nacional, lo que me dejó la certeza de que el trabajo era para ellos.
-¿Que les dice la palabra herrerismo?
-¿Dónde ubicarías al herrerismo, en la izquierda o la derecha?
-¿Y al wilsonismo?
-¿Pensás que el herrerismo va a mejorar la seguridad y la educación?

Cada tanto aparecía una pregunta sobre batllismo y el Partido Colorado.

Se habló sobre liderazgos en cada partido. Lacalle Pou salió bastante cascoteado: “creo que no va a ganar nunca” y “el problema es la apariencia” fueron algunos de los comentarios. Y Larrañaga se vio fortalecido entre el pequeño grupo: “Yo soy de Paysandú e hizo una buena intendencia”, “tiene más experiencia”.

Luego pasamos al pizarrón. De un lado la palabra izquierda y del otro la derecha separadas por una linea divisoria. ¿Que entienden por izquierda y que por derecha? ¿Dónde ubican a los partidos en el diagrama?

El Frente Amplio, Asamblea Popular y el PERI fueron para la izquierda, el Partido Nacional y Colorado para la derecha, el Partido Independiente y el Partido de la Gente exactamente al medio.

Si aún tenía alguna duda de que el focus group había sido encargado por el Partido Nacional y más precisamente por el herrerismo, me lo confirmó la pregunta siguiente que buscaba que dijéramos si conocíamos al Espacio 40, la 404 y la 71. Todos sectores que apoyan la candidatura de Lacalle Pou. Los participantes parecían encuadrar en el perfil de haber votado alguna vez al Partido Nacional pero a la vez sonaban muy críticos del partido, como si estuvieran evaluando no votarlo.

Para finalizar, nos mostraron en pantalla un gran mosaico de fotos. Eran unos dieciséis dirigentes políticos, la mayoría blancos de segunda linea cómo Graciela Bianchi, Jorge Gandini, Verónica Alonso, Jaime Trobo, Javier García, algunos de los posibles candidatos colorados como Ope Pasquet, Fernando Amado y José Amorín. También estaba Pablo Mieres. ¿Los conocen? ¿Qué opinan? Silencio. A Trobo y Gandini no los conocía nadie. Solo conocían a los más mediáticos: Fernando Amado, Graciela Bianchi y Verónica Alonso.

Eran ya las 21:50, un poco más tarde de lo pautado inicalmente, nos agradecieron la presencia y a la salida nos otorgaron el obsequio que, para mi sorpresa, no fue de TATA sino de Montevideo Shopping.