Regasificadora: balance de Gas Sayago muestra rojo de US$ 177 millones

Por: Fabian Cambiaso

Actualidad

10/04/2018 16:29

Regasificadora: balance de Gas Sayago muestra rojo de US$ 177 millones

SCI

Pilotes en Puntas de Sayago, único vestigio de la regasificadora

El consorcio estatal, formado para administrar un proyecto inconcluso, no tiene razón de ser pero sigue generándole pérdidas al Estado .

El Estado tiene, al día de hoy, US$ 177 millones comprometidos en el, hasta ahora, fallido proyecto de la planta regasificadora.

Esa es la cifra que aparece reflejada como pérdida en el balance correspondiente a 2017 de Gas Sayago, el consorcio conformado por UTE y Ancap para administrar el emprendimiento.

Es que, de los US$ 100 millones que pago la multinacional GNLS en setiembre de 2015 al abandonar las obras de construcción, hoy quedan en caja apenas US$ 36 millones, por las diversas obligaciones que la empresa ha ido contrayendo.

Entre ellas el propio sostenimiento de Gas Sayago, que el año pasado significó erogaciones por US$ 10 millones.

Ese es el único activo monetario que le queda a Gas Sayago, y al que hay que descontarle los US$ 42 millones que UTE y Ancap aportaron como capital inicial, junto a los US$ 155 millones que fueron incluidos como pasivo al cierre del año pasado.

La cifra termina de cerrar con los US$ 13 millones de los que el consorcio no puede disponer, ya que están embargados por OAS. La constructora brasileña estaba encargada del gasoducto subacuático terminó demandando al Estado por US$ 30 millones al ser desafectada de la obra.

Fuera de lo consolidado en el balance, las arcas públicas arriesgan otros US$ 30 millones por la deuda que OAS dejó ante decenas de empresas subcontratistas uruguayas. Varias de ellas ya entablaron demandas civiles contra el Estado, al ampararse en la garantía soberana en la que, con la firma del entonces presidente José Mujica, el gobierno se hizo responsable solidariamente de cualquier eventualidad que surgiera en el proceso.

Entre otras las deudas que dejó el emprendimiento, figuran los US$ 8 millones anuales que se deben ir amortizando por un préstamo de US$ 82 millones contraído con la Corporación Andina de Fomento (CAF) para la realización de obras que, en su mayoría, nunca se realizaron.

La primera cuota fue cancelada el año pasado.

Sin palabras

Las cifras estuvieron sobre la mesa este martes en la Comisión de Industria de Diputados, que recibió a la ministra de Industria, Carolina Cosse.

La jerarca, que en noviembre había adelantado el Parlamento una revisión de la estructura salarial en Gas Sayago, "no dijo ni una palabra al respecto", según Abdala.

El pago de sueldos en dicha empresa, que hoy no tiene razón de ser, le supone al Estado una erogación de U$S 2,5 millones anuales.

El foco está puesto sobre todo en los salarios que percibe, por ejemplo, el gerente general, que cobra unos $ 400 mil mensuales, superiores al presidente de la República.

Cosse compareció para informar sobre el futuro del proyecto regasificador, sobre todo a partir de que, el 31 de marzo, caducara el memorándum de entendimiento que el gobierno había firmado con la multinacional Shell para negociar una nueva obra, a tres años del fracaso del anterior emprendimiento.

Según Abdala, fue una comparecencia decepcionante. La ministra se limitó a afirmar que se está negociando "con varias empresas", incluida la angloholandesa, y adelantó brevemente que se explora la posibilidad de instalar "varias" regasificadoras, de tamaño más chico, que estarían ubicadas en la zona del río Uruguay.

Para el legislador, Cosse se situó en una "posición falsa" que intenta mantener desde el punto de vista político una situación cuya realidad es bien diferente.