Frente Amplio busca consenso para aprobar financiación de partidos

Actualidad

28/03/2018 08:39

Frente Amplio busca consenso para aprobar financiación de partidos

PL

Una comisión especial multipartidaria buscará los consensos para ratificar una de las "prioridades" del oficialismo para este año.

El presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, se comunicó en las últimas horas con los demás titulares de los partidos con representación parlamentaria. Les planteó la necesidad de generar un ámbito en el que se pudieran lograr consensos en torno a una iniciativa que divide aguas pero que para el oficialismo es prioritaria.

A raíz de este pedido, la próxima semana comenzará a funcionar en el Parlamento una comisión legislativa especial, integrada por un representante de cada lema, que tratará de acercar posiciones en torno al proyecto de ley que modifica la forma de financiación de los partidos políticos.

Así lo dijo a ECOS el diputado Iván Posada (Partido Independiente), que será uno de los integrantes de esta comisión.

El oficialismo volvió a poner sobre la mesa el tema luego que se descubriera que cuatro ex directores del Banco República durante el gobierno de Jorge Batlle incurrieron en gastos personales con la tarjeta corporativa que les proporcionaba la institución.

Uno de ellos, el nacionalista Pablo García Pintos, admitió que financió por esa vía los aportes que debía hacer a su partido.

La ley cuenta con sanción en el Senado y ahora el Frente Amplio pretende ratificarla en Diputados antes que finalice el año y que pueda regir para la próxima campaña electoral. Según se expresó el coordinador la bancada, Alejandro Sánchez (MPP), la normativa es necesaria por una "cuestión de transparencia".

Lo cierto es que el consenso deseado por Miranda aparece, por ahora, bastante lejano. Dos aspectos centrales y que hacen a la esencia misma del proyecto genera una fuerte rechazo en filas opositoras.

Es que la norma limita los aportes que pueden recibir las campañas y estructura en forma específica la campaña electoral.

Por ejemplo, los partidos solo podrán ser financiados a través de donaciones personales, que no podrán superar las 400 mil unidades indexadas en el caso de los postulantes a la presidencia de la República, y de 300 mil para senadores, diputados e intendentes. Quedarán prohibidas las realizadas en forma anónima y las provenientes de empresas.

Si se aprueba, los candidatos ya no podrán donar dinero para su propia campaña, tal como se permite hasta ahora. Toda donación deberá hacerse a su vez a través de transferencias bancarias o por medios electrónicos, eliminándose el efectivo.

Esta disposición es rechazada por el Partido Nacional, que negó sus votos en el Senado.

A su vez, se elimina el uso de dinero en efectivo como medio de pago y se fijan montos máximos para la autodonación, de modo que los candidatos ya no podrán donarse a sí mismos todo lo que quieran, como sucede actualmente.

El otro punto de resistencia es el artículo 13, que les concede a los partidos un espacio gratuito de publicidad de diez minutos cada hora durante la campaña electoral en televisión abierta. La polémica está generada en la distribución de ese espacio.

La mitad, según se dispone, debería ser repartido en forma igualitaria para los lemas con representación parlamentaria. El problema es que, del resto, el 45% será asignado en función de los resultados de la elección anterior.

En este caso, la férrea oposición llega desde el Partido Colorado, al entender que por esta vía el Frente Amplio quiere sacar "ventajas indebidas e inconstitucionales" en la próxima elección. Así se manifestó el senador Pedro Bordaberry, al entender que al oficialismo se le adjudicará de forma gratuita mucha más publicidad que al resto de los partidos.

Para el legislador, la respuesta de la coalición de izquierdas a la crisis ética que afecta al sistema político es obtener, por vía parlamentaria, ventajas siguiendo "el camino de los Chávez, Maduro, Correa y Kirchner".

Contra el status quo

El que está radicalmente en contra de este proyecto es el Partido de la Gente. Los liderados por Edgardo Novick aseguran que se trata de una iniciativa destinada a "mantener el status quo" y que "los partidos que hoy detentan distintos espacios de poder los conserven en la misma condición hacia el futuro", dijo a ECOS el diputado Daniel Peña.

Es que, al tratarse de un nuevo lema, los comandados por el empresario estarán en clara desventaja con respecto al reparto de la publicidad gratuita.

Al ser un debutante en la próxima elección, el Partido de la Gente deberá conformarse con el 5% del total a distribuir, que además deberá compartir con cualquier nuevo partido que, eventualmente, se presente en 2019.

Peña acusó en forma directa tanto al gobierno como a la oposición de querer perjudicar a los liderados por Novick.

"Estamos recibiendo votantes de todos los partidos, y el status quo está actuando en contra de generar igualdad de oportunidades para todos", afirmó.

Discriminación

El riesgo de inconstitucionalidad sobre el proyecto de financiación de partidos, una vez votado, es cierto. En abril de 2016, la Suprema Corte de Justicia hizo lugar a un recurso presentado por el Partido Independiente que objetó el artículo 143 de la Ley de los Servicios de Comunicación Audiovisual.

Allí se pretendía estipular también la distribución de publicidad electoral gratuita en función de los votos obtenidos en la elección anterior. La corporación declaró inconstitucional el artículo el entender que disponía de un "tratamiento discriminatorio a miembros de un mismo grupo", afirmando que "una de las bases del sistema democrático es la libertad de expresión de pensamiento de los partidos políticos".