La rebeldía de Darío Pérez pone otra vez en jaque al Frente Amplio

Publicado: 12/03/2018 20:01
La rebeldía de Darío Pérez pone otra vez en jaque al Frente Amplio

El oficialismo procurará convencer al diputado por Maldonado de que no vote el "Plan de Vivienda Popular" presentado por Eduardo Rubio.

"Mañana, todos a las barras". Esa es la exhortación que la Unidad Popular, la pequeña coalición de izquierda que en este período logró ingresar por primera vez al Parlamento, le está haciendo a sus militantes.

Este martes, el proyecto de ley que crea un "Plan de Vivienda Popular" elaborado por su diputado, Eduardo Rubio, centrará el debate político en la Cámara de Representantes.

No solo porque cuenta con serias chances de ser aprobado, sino porque lo hará con la oposición del Frente Amplio que, pese a contar con mayoría absoluta, corre un riesgo cierto de sufrir una derrota.

La responsabilidad, una vez más, estará en las manos de Darío Pérez. El conductor de la Liga Federal y diputado por Maldonado votó el proyecto en la comisión de Vivienda y se comprometió con Rubio a dar su voto en sala.

No sería la primera vez que Pérez le da la espalda a su bancada. A fines del año pasado hizo fracasar, por ejemplo, la creación de una "prestación pecuniaria"sobre los retirados militares que tenía como fin paliar el déficit de la Caja de Retribuciones y Pensiones de las Fuerzas Armadas.

Pero ahora la situación es otra. El Frente Amplio se enfrenta a tener quE explicar por qué le dará la espalda a un proyecto al que considera "demagógico, electoralista y populista" pero que apunta a beneficiar a sectores de medianos y bajos recursos en un tema como el acceso a la vivienda, que representa una de las mayores preocupaciones para los uruguayos.

La importancia que le da el oficialismo a la situación es tal que la bancada estuvo reunida varias horas este lunes con la ministra de Vivienda, Eneida De León, definiendo los detalles de la postura que se marcará en sala en contra del proyecto.

En particular, que la iniciativa carece de financiamiento y deja librada su implementación a que el Poder Ejecutivo de turno encuentre los recursos necesarios para llevarlo a cabo.

"Es claro que existe un déficit habitacional. Pero el problema no es el instrumento, el problema son los recursos", dijo a ECOS el diputado Alejandro Sánchez (MPP). Puso como ejemplo que el 62% del presupuesto fue destinado el año pasado a la construcción de viviendas para los dos quintiles socioeconómicos más bajos de la población.

"No puede haber viviendas si no hay recursos", expresó.

Sánchez dijo compartir, al igual que la bancada, la voluntad de Rubio de solucionar el problema. "El tema es que, sin financiamiento, se aprobará pero no se construirá una sola vivienda", argumentó.

Esa será la postura con la que, horas antes de la sesión, el Frente Amplio procurará convencer a Pérez.

Con 49 votos, el oficialismo analiza también disponer la "unidad de acción" para obligarlo a plegarse, aunque con la certeza de que el diputado díscolo se negará a obedecer.

A pasar lista

Pérez se comprometió públicamente con Rubio a dar su voto. Con su respaldo y el de toda la oposición, que también le fue explicitado, el diputado de Unidad Popular debería poder respirar en paz, pero está lejos de estar tranquilo. Es que, si bien tiene los 50 votos asegurados, nadie le garantiza que todos estén presentes a la hora de votarse el proyecto.

"Realmente es una situación de mucha ansiedad," dijo, al recordar que es habitual que blancos y colorados no presenten sus bancadas completas. Uno solo que falte y el proyecto fracasará.

Rubio contaba con Federico Ruiz, un diputado frenteamplista independiente por Flores que le había prometido su apoyo, pero que en las últimas horas decidió plegarse a la postura de su bancada.