Coronavirus en Uruguay
789

Confirmados

22

Fallecidos

638

Recuperados

Coronavirus en el mundo
5.683.735

Confirmados

353.998

Fallecidos

2.401.252

Recuperados

Editorial:La otra cara del Mayo francés
Ver editoriales anteriores
El saqueo gasolinero en Venezuela /// ¿Cuántas toneladas de residuos se generan en Montevideo? /// Té: una historia de amor que resiste el paso del tiempo /// Revelan el ángulo del asteroide que pudo acabar con los dinosaurios /// Rania de Jordania y Melania Trump, un duelo estilístico
Actualidad

23/02/2018 15:29

Proyecto de Bordaberry plantea la reinstauración de prisión preventiva

Quiere evitar que los procesados por delitos graves aguarden sentencia en libertad para revertir que "el negocio de delinquir sea próspero".

Proyecto de Bordaberry plantea la reinstauración de prisión preventiva

PL

"La escuela abolicionista beneficia a los victimarios". La frase pertenece al analista político y periodista Joaquín Morales Solá, y está incluida en la exposición de motivos de un proyecto de ley presentado por senador colorado Pedro Bordaberry como "complemento" del nuevo Código del Proceso Penal.

En medio de un recrudecimiento de la ocurrencia de crímenes violentos sucedidos en la última semana, el legislador sostuvo que lo que impulsa el incremento de estas situaciones es el "sentimiento de impunidad" por parte de quienes delinquen.

"Una política efectiva en materia de seguridad es la que apunta, y logra, que quienes modifiquen su conducta y hábitos sean los delincuentes y no la gente común y honesta, que día a día luchan trabajando", apuntó. En su visión, lo que la gente reclama justificadamente es que la cuiden y la protejan de la delincuencia.

Bordaberry reclamó en ese sentido dar un cabal cumplimiento al artículo 7 de la Constitución y por lo tanto propuso reeditar y poner nuevamente en vigencia del artículo que limitaba el beneficio de la libertad anticipada y penas sustitutivas en determinados delitos.

La disposición, fruto de los acuerdos multipartidarios en seguridad pública suscritos en 2016, quedó por el camino al entrar a regir el nuevo Código del Proceso Penal, uno de cuyos principios se basa en que la prisión preventiva sea excepcional, con lo que la espera en libertad del acusado sometido a proceso se convirtió en la regla.

"Esto es muy díficil de asimilar por una sociedad jaqueada y azotada cotidianamente por la delincuencia", expresó. "Una delincuencia cada día más violenta y más letal".

Para ello el proyecto plantea reinstaurar la aplicación preceptiva de la prisión en los procesos referidos a reincidentes o delincuentes habituales, cualquiera sea el delito que cometan. También reimponerla en los casos de crímenes graves.

A su vez, propone que los beneficios de libertad provisional, condicional o anticipada, así como el régimen de salidas transitorias en los casos de violación, lesiones graves y gravísimas, hurto, rapiña, privación de libertad, extorsión, secuestro, homicidio, narcotráfico, terrorismo, crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Las libertades anticipadas o penas alternativas quedarían limitadas, según el proyecto, a delitos menores cometidos por delincuentes primarios. " A su vez se deben lograr resultados reales en materia de rehabilitación, que hoy no se perciben", apuntó.

Bordaberry habló de un "real y verdadero temor" instaurado a nivel social por el crecimiento delictivo. "La gente vive regalada y a merced de los delincuentes", aseguró. "No está mejorando la seguridad si al mismo tiempo la gente está cada vez más insegura".

El senador colorado llamó a revertir el hecho de que el "negocio" de delinquir sea próspero. "Se necesita sustituir la política centrada en vaciar las cárceles por otra que priorice vaciar las calles de delincuentes". También comprender que víctima y victimario no son iguales.

"Resulta fundamental enviar señales claras al delito, transmitirle y decirle al delincuente que delinquir es costoso", dijo. "Severidad no es autoritarismo".

Bordaberry también cuestionó el "principio de oportunidad" previsto en el nuevo sistema, que faculta a los fiscales a no iniciar la persecución penal o abandonar la que ya se haya iniciado.