Verano Querido: campaña con énfasis en evitar intoxicación alcohólica

Publicado: 21/12/2017 12:05
Verano Querido: campaña con énfasis en evitar intoxicación alcohólica

Presidencia lanzó una campaña para reducir riesgos asociados a las actividades estivales con fuerte presencia en redes asociadas a jóvenes.

"Haremos un fuerte hincapié en lo que es la gestión y el uso responsable del ocio, del disfrute vinculado al consumo de drogas, principalmente lo que refiere al alcohol, con énfasis en evitar las intoxicaciones, fortaleciendo la idea de que por debajo de los 18 no se pueden consumir sustancias psicoactivas que influyen en el desarrollo de los adolescentes, y apostado al diálogo con la familia, el cuidado entre pares", explicó a ECOS, Diego Olivera de la Junta Nacional de Drogas (JND).

Se trabajará intensamente en festivales, eventos masivos, actividad nocturna y campings, entre otros. "La agenda del cuidado puede ir junto a la del disfrute", agregó Olivera.

Empezó la temporada de verano, y para prevenir y reducir riesgos de ahogamiento, incendios forestales y de campo, falta de hidratación y cuidados de la piel, siniestros de tránsito y consumo de drogas, la prosecretaría de Presidencia lanzó la campaña “Verano Querido”, en coordinación con la Junta Nacional de Drogas (JND), el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) y la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev).

Para reducir riesgos de consumo de alcohol en adolescentes y jóvenes la JND va a realizar una fuerte campaña en redes sociales, principalmente en Instagram y Spotify.

También están trabajando con la ONG El Abrojo en lo que respecta al "trabajo presencial" que desarrollarán en todo el cordón turistico, se desarrollaran actividades que combinan juegos lúdicos y medidas de cuidado: tejo en las playas, carnaval de La Pedrera, Fiesta X.

Olivera también informó que este año no se realizará la campaña Free Pass, como en temporadas pasadas, para optimizar recursos y para no restringir la actividad sólo a boliches.

Consumo de alcohol en jóvenes

Según dijo Olivera, todavía no hay datos sistematizados sobre el consumo de drogas en 2017. De todas formas, la VI Encuesta en Hogares sobre Consumo de Drogas, realizada en 2016, indica que el alcohol es la droga más consumida por adolescentes.

Agustín Lapetina, sociólogo y coordinador del Diploma de Políticas de Droga de Flacso, explicó a ECOS que el alcohol, además de ser la droga más consumida por los jóvenes, también es la que tiene mayor “legitimidad”, es “más masiva” y de “mayor acceso”.

En ese sentido, Lapetina explicó que “como todos los seres humanos, en la sociedad de consumo, los adolescentes buscan divertirse consumiendo, y el pasarla bien aquí y ahora, el ‘estar de fiesta’ tiene que ver con entender que el alcohol es un viabilizador en la búsqueda de integración social, desinihibición, imagen de madurez, empatía, entre otros".

La edad promedio en que se inicia el consumo es casi 17 años, siendo los 15 la edad más frecuente en que los gurises prueban. A los 18 años el 81% de los adolescentes ya probó.

El alcohol también es la droga más consumida por los uruguayos: nueve de cada diez personas de entre 15 y 65 años lo han probado alguna vez en la vida y siete de cada diez ha consumido alcohol en los últimos 12 meses. En todos los rangos de edad los varones toman más que las mujeres. Uno de cada cinco de los consumidores del último año tienen un “uso problemático” ya sea por abusos por ingesta, consumo de riesgo, consumo perjudicial o dependencia. En términos absolutos esto representa a 261.000 personas,

Consumo en estudiantes del liceo

Según la VI Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas en Estudiantes de Enseñanza Media (OUD, 2014), el alcohol es la sustancia psicoactiva más consumida por los estudiantes, el 75, 1 % ha tomado bebidas alcohólicas alguna vez en su vida.

El alcohol no sólo es la sustancia más consumida por los estudiantes, sino que también es la que presenta mayor consumo problemático.

Al iniciar el ciclo secundario casi tres de cada diez adolescentes ya ha consumido alcohol y al finalizarlo nueve de cada diez lo ha hecho. En el último año el consumo alcanza a seis de cada diez estudiantes, en tanto casi cuatro de cada diez mantienen el consumo en el último mes. En segundo fenómeno que interesa señalar es la equiparación del consumo entre hombres y mujeres. Mientras en el año 2003 la prevalencia de consumo entre los hombres superaba por casi 7 puntos porcentuales a la de las mujeres, en 2014 el consumo no muestra diferencias entre los estudiantes de diferente sexo.

Es superior la proporción de hombres que abusan del alcohol respecto a sus pares mujeres. No obstante, también es significativa la dimensión que este fenómeno adquiere entre éstas últimas. La misma cantidad de alcohol conlleva más riesgos en las mujeres dado el mayor contenido graso y menor volumen de agua en el cuerpo, así como por una menor expresión en el estómago de la enzima Alcohol Deshidrogenada (ADH); en el caso de los hombres esta enzima acelera el proceso metabolizando parte del alcohol en el estómago antes de su llegada al hígado, donde finalmente se culmina el proceso de metabolización. Por este motivo, si un hombre y una mujer toman más o menos lo mismo, las mujeres se intoxican más rápido y tienen niveles de alcoholemia más elevados.

La encuesta también señala que el abuso de alcohol es más frecuente entre los estudiantes que residen en el Interior del país que entre los de Montevideo. A la vez, aumenta con la edad de los estudiantes, revelando el mayor salto entre los menores de 15 años y los mayores de esta edad para luego mostrar un comportamiento similar; este fenómeno da pistas sobre los diferentes enfoques en los programas de prevención que pueden ser adecuados de acuerdo a las franjas etáreas de los adolescentes.

La conducta de riesgo más frecuente encontrada entre los estudiantes es el "apagón" en la memoria, tres de cada diez de los que consumieron en el último año se ha olvidado lo que hizo al consumir alcohol, lo que representa al 17% del total de la matrícula de Enseñanza Media. Esta situación es consecuencia del patrón de consumo abusivo que adquieren los adolescentes, pueden conllevar otros riesgos, por ejemplo conducir un vehículo o mantener relaciones sexuales sin protección.

Legislación

La Comisión de Salud del Senado tiene a estudio un proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo para “gestionar los riesgos y prevenir los daños asociados al consumo problemático de bebidas alcohólicas”.

Javier García, presidente de la Comisión, informó que continúan recibiendo delegaciones; hasta ahora concurrieron autoridades del Ministerio de Salud Pública, de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República, de la Clínica Siquiátrica, de la Asociación Cristiana Uruguaya de Profesionales de la Salud, de la Unidad Nacional de Seguridad Vial, de la Junta Nacional de Drogas, del Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública, y del Instituto Nacional de Vitivinicultura. La discusión se retomará después del receso parlamentario.