Soriano: ediles blancos piden a Bascou que "tenga un gesto" y renuncie

Actualidad

3/12/2017 17:34

Soriano: ediles blancos piden a Bascou que "tenga un gesto" y renuncie

La situación del intendente quebró al nacionalismo a nivel local. Algunos de sus integrantes dicen que es claro que violó la Constitución.

"El único que puede solucionar esto es Bascou". Esa es la sensación que existe a nivel político en Soriano con respecto a la situación interna en que quedó el Partido Nacional a partir de las acusaciones sobre el intendente departamental, Agustín Bascou.

Sobre todo luego que, días atrás, la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep) emitiera un informe lapidario, señalando que el intendente violó las normas de la función pública y estuvo lejos de manejarse en forma proba al vender a la Intendencia combustible de estaciones de servicio de su propiedad.

Al revés de lo que sucede a nivel nacional, los órganos nacionalistas locales se mantienen en un absoluto silencio e inacción con respecto al tema que, en los últimos meses, nunca fue considerado por la comisión departamental, y mucho menos por la bancada de ediles.

Bascou se desvinculó - o fue desvinculado- de Alianza Nacional, pero se mantiene férreamente al frente de la mayoría blanca en Soriano e insistió, una vez más, en que seguirá al frente de la Intendencia hasta 2020.

Pese a contar aún con el respaldo de la mayoría de ediles de su partido, comenzaron a crecer las voces que reclaman la necesidad de un cambio de rumbo. Y la "solución" pasa por el lado de la renuncia del intendente.

"Esperamos un gesto", dijo a ECOS el edil Andrés Juri. En su opinión, Bascou debe dar en forma inmediata un paso al costo. "O por lo menos una licencia mínima, un gesto interesante hasta que este caso se dilucide en la Justicia", expresó.

El edil recibió en las últimas horas un informe de Ancap que hizo incrementar su postura de "condena ética" a la actuación de Bascou.

Juri explicó que dicho informe prueba que el jefe comunal firmó un contrato directo con el ente para que fuera su empresa la que suministrara combustible a la intendencia.

A partir de allí, Juri considera probado que Bascou violó el artículo 291 de la Constitución, que le prohíbe a los intendentes "intervenir como directores o administradores en empresas que contraten obras o suministros con el gobierno departamental u otro órgano que tenga relación con el mismo".

Y, si bien no existen dudas de que el jerarca fue el máximo responsable, el edil planteó a su vez la necesidad de que el secretario general de la Intendencia y los directores de Hacienda y de Jurídica también den un paso al costado, al no haberle advertido a Bascou de lo irregular de su accionar.

Vale decir que Bascou renunció como integrante de Alianza Nacional, pero sigue al firme a la cabeza de su agrupación que, a nivel local, responde también a los liderados por Jorge Larrañaga. Dicha agrupación está identificada con el actual senador Guillermo Besozzi, su antecesor al frente de la Comuna.

Y al que Juri hace también responsable de las irregularidades, ya que era intendente cuando Bascou, en ese entonces su suplente, comenzó con la maniobra de venta de combustible de sus estaciones.

Juri planteó la necesidad de que los nacionalistas del departamento analicen la conducta "ética" de Bascou a corto plazo, pero su pedido de convocatoria a una reunión urgente de la bancada todavía no tuvo respuesta.

Bancada independiente

Son otros cuatro los ediles nacionalistas que se han mostrado fuertemente críticos a la gestión del actual intendente y a su conducta en todo este proceso, en especial Marco Morosini.

Junto a su correligionario Luciano Andriolo, habían sido los blancos que sumaron sus votos al Frente Amplio para investigar a Bascou en la Junta, una propuesta que fracasó debido a la negativa de la mayoría del oficialismo.

En la práctica, según dijo Marco Morosini a ECOS, funcionan como "bancada independiente" al ser desvinculados de la orgánica nacionalista local, al comunicársele que el resto de la bancada "ya no iba a coordinar con ellos". Morosini atribuye esta decisión a los cuestionamientos que han mantenido y expresado hacia la conducta del intendente.

Estas diferencias son miradas con expectativa por el Frente Amplio, que en las últimas horas inició una ronda de contactos para explorar, nuevamente, la posibilidad de promover ante la Junta el pedido de juicio político a Bascou.

La izquierda pretende que, ante el dictamen de la Jutep, varios nacionalistas y colorados que no apoyaron en su momento el planteo cambien ahora de parecer.

El apoyo de los nacionalistas rebeldes a esta instancia dependerá de un informe que solicitaron al Tribunal de Cuentas respecto de la actuación del intendente.

Un eventual juicio político al jefe comunal estaría a cargo de la Cámara de Diputados, pero deberá ser pedido por 12 de los ediles que conforman el deliberativo departamental.

A los siete votos del Frente Amplio, deberían sumárseles los dos colorados y, por lo menos, tres blancos.

Por lo pronto, Juri no se plantea apoyar la iniciativa, debido a la decisión previa de la izquierda de denunciar penalmente al intendente bajo el cargo de "conjunción de interés personal y público".

Los condicionó

Este lunes, la Mesa del Directorio del Partido Nacional comenzará a analizar nuevamente la situación de Bascou a partir del informe emitido por la Jutep. Será a cuenta de la definición que el máximo organismo partidario tomará una semana después.

El intendente de Soriano había sido "apercibido" a partir de lo recomendado por el Comité de Ética partidaria. Técnicamente, los directores pueden encargarle una revisión de su actuación y y la elaboración de un nuevo dictamen.

Pero algunos de los conductores partidarios prefieren obviar la participación de este organismo interno y que sea el Directorio el que, políticamente, resuelva el tema.

Altas fuentes nacionalistas confiaron a ECOS que, al recomendar un apercibimiento, el comité los condicionó a emitir una sanción que varios de sus integrantes, por lo bajo, consideraron "leve".

Si el Directorio dispone una sanción más grave, sobre Bascou pende una suspensión o, incluso, la expulsión del partido.