Sendic se fue "muy satisfecho" tras declarar en Crimen Organizado

Actualidad

25/10/2017 19:44

Sendic se fue "muy satisfecho" tras declarar en Crimen Organizado

ECOS

El exvicepresidente dijo que no se llevó "un peso" de Ancap y que respondió "todas las preguntas". Lo de las tarjetas "no era importante".

"A la salida conversamos. Estamos con mucha tranquilidad", dijo a la prensa el exvicepresidente Raúl Sendic, al comparecer este miércoles a las 13 horas puntual en la sede de Crimen Organizado, en los juzgados por calle Bartolomé Mitre. Y muy tranquilo, a las 19 horas, bastante antes de lo que se preveía, cumplió con su palabra luego de declarar ante la jueza Beatriz Larrieu y el fiscal Luis Pacheco por la "megacausa" judicial que investiga presuntas irregularidades en Ancap.

"Me voy muy satisfecho", dijo quien también fue presidente de Ancap entre 2010 y 2013, la comparecencia más esperada de todo este proceso judicial. "Pudimos tener un muy buen intercambio, hubo absoluto respeto durante toda la audiencia y pudimos contestar todas las preguntas", expresó ante la prensa.

El ex vicepresidente insistió sobre el buen trato que tuvo en la sede judicial. "En todos los ámbitos donde tuvimos que rendir cuentas, este es el que ofrece las mayores garantías", señaló en referencia a las anteriores instancias en las que estuvo: el Tribunal de Conducta Política (TCP) del Frente Amplio y la Junta de Transparencia y Etica Pública (Jutep).

Según el ex vicepresidente, todas las preguntas estuvieron relacionadas a temas de gestión por parte de los abogados que representan a la oposición. "Todos ellos analizaron y cuestionaron elementos de la gestión, más que elementos jurídicos o posibles irregularidades o delitos", indicó.

Asimismo, señaló que tuvo la oportunidad de explicar cada uno de los puntos, sobre Exxor, Trafigura y todo lo relacionado con los biocombustibles. "Tuvimos oportunidad de explicar toda la acción financiera y de gestión de Ancap a lo largo de nuestro periodo así como la forma que el ente contribuyó a desarrollar sus inversiones".

Sendic hizo hincapié que Ancap, durante su periodo, contribuyó al fisco nacional. Concretamente, habló de 2.400 millones de dólares aportados a Rentas Generales durante los tres años de su última presidencia, entre 2010 y 2013.

"Ya van a tener el acta (de la audiencia) y van a ver", dijo, confiado, en más de una oportunidad. "A mi manera de ver, no hay sustento en las denuncias" presentadas por la oposición, señaló.

En los únicos momentos en que se lo vio incómodo y evasivo ante los periodistas fue cuando se le consultó sobre el uso de las tarjetas corporativas del ente. "No voy a entrar en todos los detalles" y "Ese no fue de los temas importantes", fueron dos de sus respuestas relacionadas a este punto, sobre el final de la ronda de prensa.

Fue justamente el uso de las tarjetas corporativas lo que derivó en dos informes muy duros contra Sendic de la Jutep y el TCP. Este último, justamente, desembocó en su renuncia a la vicepresidente.

Antes, Sendic había declarado por casi cinco horas. Fuentes judiciales del caso dijeron a ECOS, que Raúl Sendic afirmó sobre el final: "Yo no me quedé con un peso" de Ancap.

"Estoy orgulloso de ser hijo de quien soy, de haber sido electo diputado y de mi carrera," había dicho el ex vicepresidente frente a las autoridades judiciales.

También defendió "en el acierto o en el error" su gestión al frente de Ancap. "Buena parte del destino nacional pasaba por Ancap y yo creía que había que defenderla", dijo Sendic.

Con la comparecencia de Sendic se cierra una etapa que incluyó la toma de declaración a unas 40 personas, entre gerentes, ex directivos y proveedores de Ancap. Será el fiscal Luis Pacheco quien determine los pasos a seguir, incluyendo más citaciones, pruebas o pedidos de procesamiento.

Más temprano

El ex jerarca llegó puntual, caminando, acompañado por sus abogados Gumer Pérez e Ignacio Durán. Juntos hicieron el recorrido desde el estudio jurídico de Plaza Independencia.

La audiencia fue nombrada por el senador del Partido Independiente Pablo Mieres, en declaraciones a Radio El Espectador, como "el punto culminante" de esta "megacausa" judicial iniciada en abril de 2016.

Las denuncias presentadas por los partidos de la oposición se centran en los 800 millones de dólares de déficit acumulado que registró Ancap entre 2011 y 2016. Entre los irregularidades investigadas desde un primer momento se incluyen: contratos de publicidad firmados por el ente, la construcción de la planta de cemento de Treinta y Tres, la construcción del remolcador empujador Ky Chororo por parte de la Armada, el acuerdo por la cancelación de la deuda con Venezuela, la triangulación entre Ancap, Petroecuador y la empresa holandesa Trafigura, el excesivo costo de la fiesta de la inauguración de la planta desfulzurizadora, la intermediación de la empresa Exor en los negocios con Venezuela y una presunta infracción de Aduanas por parte de Ancap en una importación de crudo y gas natural.

El último elemento incorporado a la causa apunta gira en torno al informe de la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep) acerca del uso que Sendic hizo de la tarjeta corporativa de Ancap mientras presidió el ente, entre 2010 y 2013.

Puntos

Sendic, ya sin fueros parlamentarios por haber renunciado a la vicepresidencia en octubre, debió responder en total por una veintena de temas. Como ya informara oportunamente ECOS, en 2013, durante su gestión, la empresa gastó 11 millones de dólares en publicidad, diez veces más que en 2005. En 2013 se produjo la cuestionada y costosa "fiesta" por la inauguración de la planta desulfurizadora y la también polémica contratación de la agencia La Diez.

Además de la decisión de contratar a una empresa brasileña, sin licitación, para transportar el cemento y el construido pero jamás utilizado remolcado Ky Chororó, Sendic deberá responder sobre los correos electrónicos que, presuntamente, intercambió con autoridades venezolanas en los cuales se menciona el "pago de comisiones", en el marco de las negociaciones para la cancelación de la deuda que Ancap tenía con Petróleos de Venezuela (Pdvsa) por las compras de crudo.

Otra de la investigaciones apunta a esclarecer por qué, por casi una década, Ancap evitó declarar sus importaciones de crudo, eludiendo así el pago de impuestos. Dicha acción le reportó al ente en 2016 una multa de US$ 108 millones, equivalentes al 27% de sus ganancias brutas durante ese ejercicio.