"Yo no vivo de la política. Vivo de mi profesión y siempre lo hice"

Publicado: 12/10/2017 18:53
"Yo no vivo de la política. Vivo de mi profesión y siempre lo hice"
SCI

Marta Jara defendió su conducta ética y la legalidad de conservar su cargo en Gas Sayago al tiempo que ocupa la presidencia de Ancap.

"Yo no vivo de la política. Vivo de mi profesión y siempre lo he hecho". Así se expresó este jueves la presidenta de Ancap, Marta Jara, al defender la "ética" de su decisión de pedir "licencia sin goce de sueldo" en Gas Sayago para ocupar su actual cargo.

La polémica por su situación contractual estuvo sobre la mesa en el Parlamento, ya que la jerarca concurrió a la Comisión Investigadora que en Diputados analiza el proceso de construcción de la planta regasificadora.

Su decisión de pasar a presidir el ente petrolero sin haber renunciado a su puesto en una empresa que tiene a su cargo ese proyecto y que, pese a que gira en la órbita privada depende en su mayor parte de Ancap, viene siendo duramente cuestionada por la oposición.

En particular, el nacionalista Pablo Abdala (Corriente Renovadora), ha señalado que la jerarca viene incurriendo en una "notoria ilegalidad". Incluso le pidió la renuncia, acusándola de estar violando la Constitución.

Consultada en rueda de prensa, Jara le salió al cruce en duros términos al legislador. "Cada vez que hay una sesión se sale a la prensa y se manifiestan supuestos hechos con mucha ligereza", sostuvo.

Lo que más le molestó a Jara es que Abdala utilizara la palabra "ilegalidad" para referirse a su situación. "Es una palabra muy fuerte".

La jerarca dijo tener dos informes jurídicos que avalan su actuación. Uno es de la propia Ancap, y otro fue elaborado por el estudio Posadas, Posadas & Vecino para Gas Sayago. "Estoy absolutamente tranquila", afirmó.

Jara insistió en los aspectos éticos que se le cuestionan. "Queda clarísimo que no estoy cobrando dos sueldos", sostuvo.

La jerarca aseguró que la oferta para presidir Ancap le llegó gracias a sus "capacidades técnicas" y remarcó el hecho de que pasó a ocupar un cargo de mayor responsabilidad por una menor remuneración. "Me parece algo en lo que no hay ninguna falta de ética", señaló.

Jara pasó de percibir un salario de $ 400 mil al mes en Gas Sayago a ganar poco más $ 100 mil como presidenta de Ancap. "Fue una decisión mía", remarcó.

Para Jara, la pregunta interesante es qué perfil quiere el país para los que deban estar al frente de las empresas públicas. "Si queremos perfiles técnicos, tenemos que plantearnos cómo atraer ese tipo de perfiles de forma sustentable", dijo.

En ese marco, llamó la atención en que cuando en el ente hubo directores políticos, el foco de la administración fue otro. "Por ejemplo, el propio diputado Abdala hacía donaciones a un promedio de una por cada día hábil que ocupó el cargo", aseguró.

El actual legislador integró el directorio del ente entre 2001 y 2003, durante el gobierno de Jorge Batlle. "Para nosotros, la prioridad está en otro lado", concluyó la presidenta de Ancap.