Una estancia sin agua potable, electricidad segura ni planilla laboral

Publicado: 2/10/2017 19:28
Una estancia sin agua potable, electricidad segura ni planilla laboral
ECOS
Peón Hugo Leites, el viernes, en el Ministerio de Trabajo.

El miércoles se hará la pericia psicológica al peón agredido Hugo Leites y al capataz. El 11 se hará la reconstrucción del hecho en Salto.

La pericia psicológica ordenada por la Justicia de Salto al peón Hugo Leites y al capataz de la estancia Flor de Ceibo fue fijada para el miércoles 4 de octubre en la propia sede judicial. A su vez, la reconstrucción del episodio será en ese mismo predio rural el 11 de octubre a las 12 horas.

Así lo informó a ECOS el abogado Gabriel Cartagena, patrocinante de Leites, quien acusó al capataz y al dueño de esa estancia de haberlo golpeado y amenazado por reclamar el pago de horas extras.

Denunciante y denunciados, con sus respectivos abogados y las autoridades de la sede judicial, partirán de Salto a las 11 horas. La estancia Flor de Ceibo, donde ocurrió el incidente, está a unos 40 kilómetros por ruta y luego unos 60 kilómetros tierra adentro por caminos rurales, añadió Cartagena.

Paralelo a esta instancia penal por golpes y amenazas, el lunes 9, también en Salto, se realizará una audiencia en la que el trabajador le reclamará a sus ex empleadores unas 1.200 horas extras impagas. Aquí intervendrá el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) representado por su director de coordinación en el Interior, Ariel Ferrari.

"Esta es una instancia de negociación. Si no hay un acuerdo entre las partes, el trabajador puede entregar sus aspiraciones en la Justicia Laboral", señaló a este portal Gerardo Rey, inspector general de Trabajo.

El reclamo laboral y lo judicial pueden confluir si el magistrado actuante solicita el informe de la inspección que el MTSS realizara en el establecimiento rural Flor de Ceibo.

Este lunes, al finalizar el Consejo de Ministros, el titular del MTSS, Ernesto Murro, dijo a la prensa que ahí se constataron varias irregularidades vinculadas "a las condiciones de seguridad laboral y de alojamiento y servicios sanitario de los trabajadores".

Rey le dijo a ECOS que esa inspección, realizada la semana pasada, constató irregularidades en lo relacionado "al salario y la seguridad social" y a "la salud y la seguridad laboral".

Sobre el primer punto, al momento de la inspección no estaba la planilla de trabajo. El MTSS exigió la presentación de la misma, así como las altas en el Banco de Previsión Social (BPS) de los tres peones y la cocinera presentes al momento de la inspección, los recibos del salario y la acreditación de los pagos.

Sobre lo segundo, Rey detalló que se encontró una instalación eléctrica sin protección y maquinaria rural también sin protección. "Acá hacemos hincapié en particular en la toma de fuerza del tractor, que es un factor importante de siniestralidad" en el campo.

El inspector general del Trabajo añadió que el establecimiento rural no tiene agua potable. "Aún teniendo un pozo semisurgente, el empleador tiene que potabilizar el agua y acreditar su potabilización". También hubo reparos en el sector donde come y duerme el personal.

Concretamente, Rey señaló que los dormitorios no tenían mosquiteros ni cerramientos completos. Esto no solo permitía que pasara el frío sino también animales, tales como ratas y sapos, que depositaban sus heces en el lugar.

En el Consejo de Ministros, Murro señaló que el empleador tiene hasta 20 días para hacer sus descargos o realizar las modificaciones exigidas. Rey dijo que aún no tiene fecha la visita de control del MTSS para ver si se subsanaron las irregularidades.

El viernes pasado, Leites estuvo en Montevideo denunciando su caso en el Parlamento y el propio Ministerio de Trabajo.