Caso peón rural: reconstrucción, pericias y alerta por contradicciones

Publicado: 28/09/2017 12:07
Caso peón rural: reconstrucción, pericias y alerta por contradicciones
Hugo Leites (Foto: Pedro Rodríguez)

Abogados de denunciados afirman que Leites se contradijo. Investigan supuesta agresión del peón para determinar si agresión fue unilateral.

Tras una extensa jornada en el juzgado de Salto este miércoles, se ordenó realizar la reconstrucción del caso en el marco de la denuncia presentada por el peón rural Hugo Leites contra el capataz y el propietario de la estancia Flor de Ceibo por golpes y amenazas. Además, se harán pericias psiquiátricas y psicológicas a los involucrados.

Por otra parte, el juez del caso dispuso que se oficie a Jefatura de Policía para que envíe la denuncia original del peón, que no fue incorporada al expediente; al centro médico que lo atendió para que envíe la historia clínica como modo de prueba de la fractura de costilla denunciada y a la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra) que remita el informe de la inspección que se realizó en el lugar este martes luego de que el caso salió a la luz.

Los abogados de las partes tienen visiones dispares de los hechos y así lo manifestaron. El doctor Andrés Cartagena, abogado del denunciante, valoró positivamente que se hayan ordenado pericias y la reconstrucción. “Es la oportunidad de que se resuelva con las mayores garantías”, dijo, según informó a ECOS el periodista Pedro Rodríguez de Radio Arapey de Salto.

Mientras, la abogada Zaida de la Carrera, patrocinante del dueño de la estancia, y Federico Piedrabuena, representante legal del capataz, destacaron a ECOS las “importantes contradicciones” en las que entró Leites al declarar respecto a los temas centrales de su denuncia y dijeron que fue por eso que la Justicia no pudo tomar resolución este miércoles.

“Lo que él declara en sede judicial se contradice con lo que afirma en su denuncia escrita y en su denuncia policial”, afirmó Piedrabuena.

En su declaración inicial, el peón había dicho que la agresión que recibió de parte del capataz de la estancia se dio porque él le reclamó por el exceso de horas que se trabajan. Sin embargo, tras las audiencias de este miércoles, los letrados que representan a los denunciados afirman que eso no fue tan así y que también hubo violencia física y verbal de Leites al denunciado.

“Él (Leites) reconoce que le dijo una serie de epítetos que son agraviantes para una persona y fue lo que desencadenó el incidente entre ellos”, explicó De la Carrera, y agregó que “no está en discusión” que el capataz le pegó al trabajador con el rebenque. Lo que se analiza es el contexto, dijo.

Sobre el mismo punto, Piedrabuena explicó: “hay contradicciones no sobre la forma de la agresión, sino sobre el motivo. Lo que se plantea es que no es una agresión unilateral de mi cliente hacia el denunciante, sino una situación de enfrentamiento mutuo, de agresiones recíprocas donde hubo una suerte de provocación que se daba en el tiempo en la relación laboral”.

El letrado señaló que se está investigando esa presunta agresión previa de Leites al capataz y que fue por eso que se dispuso la reconstrucción, además de la incautación del rebenque y el facón del peón, ambos elementos que él mismo mencionó en el juzgado. Sobre el primero, el trabajador dijo que lo usó, que él también le pegó “unos chirlos” al capataz y sobre el segundo, afirmó que “echó mano”, pero no lo sacó.

Esos golpes le causaron lesiones al capataz (cuyo rebenque ya había sido incautado), pero él no se hizo atender ni presentó denuncia. “Esto fue corroborado en la declaración judicial por el otro indagado (el estanciero) que cuando concurrió al lugar lo vio sangrando y hay una pericia forense que se le hizo ayer en la que se le detecta cierta cicatriz en el labio”, dijo Piedrabuena, una pericia forense lo constató.

Leites, en tanto, reafirma que su versión es cierta. Al salir del juzgado este miércoles, dijo que tiene esperanza de que habrá un fallo favorable, que irá “hasta las últimas consecuencias” y que actúa por él y por los demás peones a los que le pasó lo mismo y no se supo. “Vengo con la verdad y a decir lo que es”, afirmó.

Tanto el trabajador como los abogados descartaron de plano las versiones surgidas este miércoles sobre un supuesto problema con el capataz en relación con una mujer. Y De la Carrera aclaró que otro de los rumores que surgieron respecto a una supuesta denuncia por hurto de parte del estanciero al peón no es cierta. “Lo que pasó fue que él trasladó una máquina y perdió una pieza”, explicó.