Coronavirus en Uruguay
304

Confirmados

1

Fallecidos

Coronavirus en el mundo
665.025

Confirmados

30.946

Fallecidos

Se confirmó el primer muerto por coronavirus en Uruguay /// Avión trasladó desde Montevideo a 288 pasajeros europeos varados /// Hay 30 nuevos casos de coronavirus /// ¿Qué música escuchan los uruguayos en tiempos de pandemia? /// Alejandra Heredia, la profesora que no para sus clases pese al coronavirus
Actualidad

23/08/2017 12:21

PIT a empresarios: "Tengan claro que nos encontrarán en la calle"

Por: Joaquín Silva

El PIT-CNT advirtió que no cederá un paso si la reforma laboral brasilera se toma como ejemplo para legislar en Uruguay.

PIT a empresarios: "Tengan claro que nos encontrarán en la calle"
Durante el acto convocado por el PIT-CNT para expresar el rechazo al decreto de esencialidad emitido el 9 de agosto para el sector de la salud, Martín Pereira, integrante del Secretariado Ejecutivo de la central obrera y presidente de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), utilizó términos duros para acentuar su repudio a tal medida, que llevó al paro parcial hasta la una de la tarde de este miércoles.

“Muchas veces ponen en tela de juicio que el PIT-CNT es un brazo del gobierno, pero queda claro que se equivocan; hoy estamos en la calle y cuando hacen cagadas las vamos a denunciar, porque se equivocaron con el decreto abusivo. Están abusando del poder que tienen”, exclamó.

Y Óscar Andrade, minutos después, también integrante del Secretariado Ejecutivo de la central y presidente del Sunca, sugirió que el gobierno mide con distintas varas cuando decide emitir el decreto. "¿Saben lo que duele? Que cuando los anestisistas tomaron su medida, no tuvieron la misma firmeza para aplicar la esencialidad. Ahora, cuando es con los trabajadores, sí, (la aplican) al barrer. ¡¿Y qué pretenden, que los trabajadores nos callemos?! Esta clase obrera no nació para estar amordazada, sino para organizarse con rebeldía, inteligencia y perspectiva estratégica".
Andrade: ¡¿Y qué pretenden, que los trabajadores nos callemos!?

Pereira recordó la decisión del FFSP de desacatar la medida del gobierno dejando 11 dirigentes de su sindicato ocupando el edificio del Patronato del Psicópata hasta el viernes pasado, y repasó algunos de los últimos decretos de esencialidad aplicados en distintos sectores en el último año. “Nos opusimos al decreto del pachecato que nos aplicaron, pero no solo el de la salud, sino también el que aplicaron a los compañeros de Fancap, Inumet, a los del sector ferroviarios y los del gas”.

Y luego, apuntó directamente al presidente de la República, Tabaré Vázquez y al ministro de Trabajo, Ernesto Murro. “Todos se lavaron las manos (luego del decreto), diciendo que fue un ministerio o fue el otro, pero es el gobierno en su conjunto que toma esta medida una y otra vez contra los trabajadores. No les tiembla el pulso”, dijo, a la hora de declarar la esencialidad.

“Y no les tiembla el pulso tampoco cuando incumplen la negociación colectiva –siguió–. El presidente y el ministro hablan de lo buena que es esta ley en la OIT, pero después acá la incumplen”. Y agregó que mientras los trabajadores públicos tuvieron “diez días” para negociar con el gobierno la distribución presupuestal de la ley de Rendición de Cuentas, “los consejos de salario privados tuvieron seis o siete meses”.

En relación al gremio que preside, Pereira denunció que el Ministerio de Trabajo, "con Murro a la cabeza", tiene que velar por el respeto de los convenios colectivos que "se firman con una mano y se borran con el codo". "Hemos firmado convenio tras convenio y se cagan en ellos. El Ministerio tiene que asumir su rol", enfatizó.

En síntesis, declaró, "el gobierno debe virar a la izquierda, (porque) si sigue virando para la derecha va a perder". En ese sentido, recordó los procesos políticos y sociales iniciados en tiempos recientes en Brasil y Argentina. "Nuestro gobierno –dijo– debería comprarse un GPS pare ver hacia dónde tiene que ir, que es con los trabajadores".

¿Bonanza o contracción económica?

El presidente de la FFSP pasó luego a detallar la exigencia de los trabajadores de mayores salarios y una mejor redistribución de los ingresos entre los funcionarios de la salud pública y privada.

"Hay plata –aseguró–. Estamos en bonanza económica. El país sigue creciendo y los salarios deben acompañar el crecimiento. No tenemos miedo de decir que queremos más sueldos".

Esta última apreciación sobre la actual situación de la economía nacional entró en directa contradicción con el diagnóstico que realizó Andrade, a su turno de tomar la palabra.

El dirigente sindical recordó la propuesta que elevó el Instituto Cuesta Duarte al gobierno a comienzos de año, de cara a la Rendición de Cuentas, "sobre lo que en ese momento se llamaba 'dilema presupuestal". En ese proyecto, Andrade dijo que la central planteaba "un escenario de menor crecimiento de la economía", que hacía inminente tomar medidas que "intentaran redistribuir la riqueza que generan los trabajadores para poder atender demandas sociales muy justas", como las carencias materiales de la educación pública, dijo como ejemplo.

Y siguió insistiendo en la "desaceleración de la economía" y en el "menor crecimiento económico" que enfrenta actualmente el país y que hace impostergable aumentar la carga impositiva en las franjas más ricas de la sociedad.

Reforma laboral en Brasil

Particular referencia, tanto en el discurso de Pereira como el Andrade, mereció la reforma laboral que en estos días aprobó el gobierno brasilero y que la central rechaza en todos sus términos.

"Nos solidarizamos con los compañeros de Brasil –expresó Pereira– quienes enfrentan un retraso de 100 años en las relaciones laborales. Y si este gobierno no cambia y permite que vayamos por el mismo camino, nos van a encontrar en la calle; que lo tengan bien claro las cámaras empresariales, que no declaran cuánto ganan, pero se llenan los bolsillos a costa de los trabajadores".

Y Andrade fue más incisivo aún, calificando al gobierno del presidente Michel Temer como "golpista, golpista –insistió– y corrupto, que un día recorta derechos de la seguridad privada, que al otro los diputados de la banca de los grandes estancieros les salvan el pellejo del juicio político a pesar de las pruebas flagrantes de corrupción, y que otro día se perdonan ocho millones de millones de reales de deuda de los grandes hacendados, a quienes les bajan el aporte patronal. Vaya nuestra solidaridad –remató– con los trabajadores y el pueblo de Brasil, y que sepan sacarse esa infancia del lomo".