Gremios policiales rechazan cifras salariales que reafirmó Interior

Por: Joaquín Silva

Actualidad

21/07/2017 17:34

Gremios policiales rechazan cifras salariales que reafirmó Interior

Los funcionarios no salen del asombro. Por el servicio de "222" dicen cobrar la mitad de lo que afirma el gobierno, entre otras diferencias.

"¡No pueden tirar esos números en forma tan irresponsable! Es una deshonestidad intelectual”. El fastidio, el enojo y la impotencia es de Miguel Barrios, el secretario de Asuntos Legales del Sindicato Único de Policías (SUPU), respecto a los datos sobre ingresos de funcionarios policiales expresados este jueves por la plana mayor del Ministerio del Interior en el Parlamento .

Pero el encono, la incomprensión y la incredulidad lo comparten el presidente de la Unión de Sindicatos Policiales, Otilio Ferreira, la presidente del sindicato policial de Montevideo (SIFPOM), Patricia Rodríguez, y una infinidad de efectivos policiales que volcaron su discrepancia en las redes sociales.

Según consta en la versión taquigráfica a la que accedió a ECOS, el gobierno asegura que un cabo, con un sueldo nominal de $37.453, puede cobrar $14.150 más si realiza el servicio "222" por el máximo de 50 horas mensuales. Y que en caso de cubrir además el Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO), puede recibir un incremento de $11.000 más, redundando en un ingreso mensual de $ 62.693.

“Todos queremos tener la calculadora del gobierno –ironizó Barrios–. Pero, a lo mejor, nos están sugiriendo que dejemos de pagar los impuestos...".

Consultado por ECOS, el director general de la Secretaría del Ministerio, Charles Carrera, reafirmó las cifras: "Esos datos son ciertos, son veraces, y además son de público conocimiento. Y por supuesto, nos referimos a valores nominales. Siempre se maneja así, que no sean malos...", dijo.

De todos modos, las fuentes sindicales consultadas, estiman que esos ingresos solo pueden ser posibles en un escenario imaginario. Porque, al margen de no descontar las contribuciones de los trabajadores, dijeron, no se tuvo en cuenta tampoco que ya están llenos los cupos para integrar el PADO –que, según Barrios, lo integran 1.500 policías–, ni la imposibilidad, en una gran mayoría de los casos, de alcanzar el tope establecido en la Ley de Rendición de Cuentas de 2011 de 50 horas mensuales del servicio “222”. Además de que la posibilidad de hacer este último trabajo es muy escasa, y más aún en el interior del país donde difícilmente pueden cubrirse más de 30 horas por agente, de acuerdo a datos del SUPU.

Por lo que la información oficial refiere a "un funcionario de élite que no existe”, sintetizó Patricia Rodríguez, y a condiciones laborales que solo alcanzan a una escasa minoría, añadió Otilio Ferreira, dejando por fuera a los más de 30 mil efectivos.

Charles Carrera respondió a todo ello. Primero, dijo que "no es cierto" que sea reducida la oferta para realizar "222" en la capital. Y a su turno de ironizar, expresó: "Capaz que ellos (los sindicalistas) como no trabajan por tener licencia gremial no lo saben. ¿Será por eso, quizás?".

Luego, aseguró que si bien es correcto que los cupos para el PADO ya están completos, "costó que fuera así; es un programa que exige un alto compromiso al que no todos están dispuestos".

Sobre la posibilidad de hacer el "222" fuera de Montevideo, afirmó: "En el interior la baja oferta es histórica, pero como compensación se diseñó un aumento salarial para que fuera de la capital tuviera un mayor impacto económico".

Números distintos

Según información de SIFPOM, un cabo con 16 años de servicio –extraído de un "ejemplo real"– cobra $ 41.000 nominales, quedándole "en la mano", hechos todos los descuentos, $ 33.500. Y por hacer el servicio de ‘222’, en el caso de lograr que se asignen todas las horas, se abona $ 7.000 líquidos, o sea, la mitad de lo afirmado. “Pueden llegar a pagarse nueve mil –precisó Rodríguez–, pero en casos realmente muy excepcionales: en lugares de trabajo que por razones de seguridad, por poner un caso, nadie quiere asumir”.

Carrera lo negó de cabo a raro. "La hora más baja por este concepto –dijo– se paga $ 283. O sea, $ 14.150 por mes". Y el precio aumenta progresivamente según los recursos implicados, de acuerdo a la tabla salarial del gobierno. Si se requiere un policía montado, por ejemplo, el precio se eleva a $ 344 y si se requiere la contratación de un vehículo blindado, el precio por hora se eleva a $ 723.

Descuentos

Por otra parte, los valores manejados por las autoridades de la cartera también escapan a la realidad económica de una gran parte de los policías, atormentados por diversas retenciones judiciales y grandes deudas con cooperativas y bancos, determinando que “una enorme cantidad de policías ganen por debajo de $ 6.000”. Situación que el subsecretario del Interior, Jorge Vázquez, atribuyó ayer a la propensión al gasto excesivo por encima de los presupuestos personales. En una palabra, al "consumismo".

“Lo hemos denunciado hasta el cansancio –expresó la presidenta del SIFPOM sobre el asunto–: esta es una institución donde los divorcios, suicidios y la violencia doméstica son muy frecuentes, y hacen que sea raro que un funcionario tenga su sueldo totalmente liberado”.

El endeudamiento que persigue a tantos trabajadores, prosiguió, data de años atrás, cuando los salarios aún no habían subido a los niveles actuales –multiplicado por ocho desde 2000, de acuerdo a datos de la cartera–. "Que hayan afirmado esas cifras habla del desconocimiento que se tiene sobre nuestra realidad", concluyó Rodríguez.