"Muchos policías se ven atormentados por retenciones o el consumismo"

Actualidad

20/07/2017 18:53

"Muchos policías se ven atormentados por retenciones o el consumismo"

SCI

Jorge Vázquez estimó que el policía fallecido en Pocitos estuvo expuesto a mayores riesgos y estrés al desempeñar una actividad irregular.

"A veces uno advierte generalizaciones relativas a que los policías ganan poco, pero hemos demostrado que esa no es la situación de todos. Sí es cierto que hay una cantidad importante, supongo que debe pasar en otras ramas del trabajo, que se ven muy preocupados o atormentados por las retenciones judiciales o el consumismo".

Con esta frase el subsecretario del Interior, Jorge Vázquez, comenzó una larga reflexión sobre la decisión de muchos funcionarios de realizar tareas de seguridad privada al margen de la reglamentación a través del denominado "Servicio 223".

"Todo el mundo ve que se es proclive a gastar demasiado. Los niveles de endeudamiento superan lo que presupuestalmente se puede manejar", dijo.

A su entender, hay clara causa de porqué muchos policías se inclinan por este camino. "El querer acceder a determinadas tecnologías o recursos es lo que va llevando a que los sueldos no alcancen y se busquen estas estrategias, que son inadecuadas y que atentan contra la salud mental".

Vázquez hizo estas apreciaciones al comparecer el jueves, junto a la plana mayor del ministerio, ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados para exponer sobre la Rendición de Cuentas.

Sostuvo que el policía que opta por una forma irregular de mejorar su salario está en una situación de riesgo y de estrés, porque sabe que puede ser detectado y que las medidas disciplinarias podrán ser severas.

"Probablemente eso lo exponga a mayores riesgos a la hora de tomar decisiones. No es lo mismo hacerlo si se está o no respaldado a nivel institucional", dijo. "Quizá este haya sido uno de los elementos que provocó la muerte de un policía en los últimos días", aseguró.

Se estaba refiriendo al fallecimiento del cabo Wilson Coronel, asesinado en el asalto a un restaurante de Pocitos, en el que prestaba tareas de seguridad sin conocimiento del ministerio. "Puede haber estado más expuesto que si hubiera estado desempeñando su tarea en una función regular", fue su conclusión.

Vázquez dijo que el tema se complejiza más si, además, alguien se beneficia al contratar un trabajador en negro.

"El manejo de la situación económica de un policía es un tema complejo, y no lo arreglamos aumentando las horas del servicio 222 ni mejorando el salario, sino asumiendo la responsabilidad del manejo adecuado de los recursos económicos que cada uno de nosotros tiene", aseguró.

Sostuvo que estas situaciones laborales que viven los policías fue el punto de partida de la reciente creación de una Unidad de Estrés, que atendió el año pasado a uno de cada cinco funcionarios del ministerio.

El hermano del presidente de la República aprovechó para aclarar los polémicos dichos que realizó en conferencia de prensa pocas horas después del crimen de Coronel y que fueron fustigadas a nivel público.

"Cuando sucedió el hecho, lo primero que dije fue que lamentábamos lo que había sucedido, la situación por la cual estaban pasando sus compañeros y su familia”, precisó.

El subsecretario aseguró que en ningún momento le echó la culpa a Coronel.
"En ese contexto, cuando en una rueda de prensa se me pregunta qué fue lo que pasó, conté qué era lo que había pasado. En ningún momento le eché la culpa al policía. Es más, dije: 'Lo lamentable es que hayamos perdido la vida de un policía; lo demás lo vamos a investigar'".

Vázquez remarcó que, si alguien está preocupado por la salud e integridad de los policías, es el Ministerio del Interior. "Desde que asumimos hemos comprado chalecos antibalas, generamos políticas vinculadas a la salud, compramos carros blindados, armamento, mejoramos la capacitación".

Rechazó en duros términos que se le quieran atribuir eventuales críticas al fallecido funcionario. "Es una falta de respeto a quien ha sido durante toda su vida un trabajador de la salud y se ha preocupado fundamentalmente por el bienestar del ciudadano, aún a costa de su propio sacrificio" sostuvo, hablando de sí mismo.

Policía puede ganar hasta $62.000

El director nacional de Policía, Mario Layera, definió como una "falacia interesante" justificar la realización del servicio "223" con la necesidad de los policías de incrementar sus ingresos. "Es como plantear que está bien contratar en negro a obreros de la construcción para que mejoren sus salarios", sostuvo.

Para el jerarca el problema es que hay una determinada cantidad de policías no quiere prestar ese servicio en forma regular porque conlleva los descuentos legales correspondientes.

"Prefieren trabajar en negro, quizá porque ya tienen descuentos por compras o retenciones judiciales", afirmó.

Las autoridades de la cartera indicaro que un cabo, que tiene un sueldo nominal de $37.453, puede cobrar $14.150 más si realiza el servicio "222" por el máximo permitido de 50 horas mensuales. En caso de cubrir además el Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO), recibirá $11.000 más, por lo que al mes estaría cobrando un total de US$ 62.693.

"A este salario puede acceder sumando solo dos horas más de trabajo, porque el PADO no implica un aumento de horas", sostuvieron.

Poco sobreendeudamiento

El Ministerio del Interior no tiene una estimación concreta de cuántos funcionarios realizan un servicio de seguridad particular al margen de la ley. El director general, Charles Carrera, consideró que los datos que indican que el 40% de los policías se dedican a tareas "223" están sobredimensionados.

En línea con lo expresado por Jorge Vázquez, Carrera relativizó la magnitud del sobreendeudamiento que afecta a estos trabajadores. El jerarca dijo que "tal vez" sean unos mil los uniformados que tengan este problema y que estén cobrando solo el 35% de sus haberes.

Solución para los que viven en asentamientos

De todas formas y por una vía oblicua el ministerio reconoció que existe un problema de sobreendeudamiento.

Unos 850 policías están viviendo hoy en asentamientos irregulares en la zona metropolitana. Unos cien de ellos serán comprendidos este año en un préstamo que otorgará el Fondo Social de Vivienda, creado en 2016 a partir de un fideicomiso.

Carrera explicó al respecto que, mediante un acuerdo con el Ministerio de Vivienda, existen 16 casas disponibles en la zona de Aparicio Saravia y Chon, en Punta de Rieles, que ya fueron adjudicadas.

A otro conjunto de policías se les dio la opción de compra de viviendas usadas. "Muchos no quieren salir del barrio en el que viven", dijo el director.

Estos funcionarios tendrán la posibilidad de seleccionar tres posibles viviendas ,que serán analizadas por el fondo, que será el que tomará la decisión final.

En ese marco la Rendición de Cuentas prevé, en su artículo 13, un cambio en el orden de prelación de los descuentos que que se le hacen a los policías, para que estén en condiciones de pagar una cuota por su nueva casa. Según Carrera la intención es que el pago no supere los $5000 mensuales.

El Ministerio entiende necesario resolver el problema de los policías que viven en asentamientos, al concluir que están más expuestos a amenazas y ataques por parte de delincuentes.

En lo que va del año se llevan registradas 233 denuncias por situaciones de este tipo, frente a las 194 recibidas a lo largo de 2016.