Interior reconoció que 850 policías viven hoy en asentamientos

Actualidad

19/07/2017 15:53

Interior reconoció que 850 policías viven hoy en asentamientos

IM

En lo que va del año, los casos de funcionarios amenazados por delincuentes superan a los de todo 2016. Bonomi rechaza habilitar el "223".

El Ministerio del Interior descartó de plano modificar la normativa y mantendrá en todos sus términos las disposiciones que le permiten a los policías prestar un máximo de 50 horas mensuales por el servicio de vigilancia "222".

En los hechos, eso se traduce en la negativa firme de la cartera a habilitar a los funcionarios a desempeñar este servicio al margen de la reglamentación y que puedan ser contratados por particulares mediante a modalidad conocida como "223".

Así lo puntualizó ante el Parlamento este miércoles el ministro Eduardo Bonomi, que manejó una serie de argumentos en favor de la postura oficial.

Uno de ellos es que los policías, en parte, optan por hacer el servicio de manera irregular para eludir los aportes previsionales y el pago de pensiones alimenticias. Así lo dijo a ECOS el diputado nacionalista Pablo Abdala, que se mostró muy molesto por las apreciaciones del ministro.

"Los policías pueden trabajar en otra cosa si así lo desean", dijo el ministro, que volvió a defender el incremento salarial con que fueron beneficiados en los últimos años.

Así, la reducción aplicada desde 2010 en la posibilidad de realizar "222" fue acompasada con aumentos de haberes, logrando que el salario llegue hoy a $32 mil, frente a los $4300 que percibían en 2000.

Interior sostiene por otra parte que la proliferación de los servicios de vigilancia hizo históricamente que los policías desatendieran sus tareas primordiales de respuesta a la delincuencia.

De todas formas, la prestación irregular de este servicio, que quedó de manifiesto luego de la muerte del cabo Wilson Coronel, sigue existiendo. Ante la comisión, las autoridades evitaron cuantificar concretamente cuántos funcionarios prestan el servicio de manera irregular. Estimaciones extraoficiales indican que son el 40% de los funcionarios.

El Partido Nacional se encuentra discutiendo la posibilidad de presentar un proyecto de ley para, en los hechos, reconocer el servicio "223".

El tema hizo poner de manifiesto otro tipo de situaciones a los funcionarios del ministerio. Bonomi confirmó que unos 850 policías viven hoy en asentamientos irregulares, principalmente en el área metropolitana.

Como paliatativo, anunció que en los próximos meses alrededor de 100 de estos efectivos serán beneficiados con una casa proporcionada por el Fondo de Vivienda Social del ministerio.

El ministro a su vez dijo que se han multiplicado los casos de uniformados amenazados directamente por la delincuencia. Según Interior en lo que van del año se llevan registrados 233 casos. Se trata de una cantidad incluso superior a la experimentada en 2016, cuando en doce meses hubo 194 amenazas.

La cartera está trabajando en la implementación de un protocolo de acción en los casos de policías amenazados, regulado por la Dirección de Asuntos Internos.

A principios de este año los sindicatos habían asegurado estar enfrentando una ola de ataques por parte de la delincuencia, lo que había sido relativizado desde el ministerio. "Están exagerando un poco", había señalado el subsecretario, Jorge Vázquez.