Dueño de centro clandestino: "De Salud Pública me mandaban pacientes"

Actualidad

15/07/2017 13:18

Dueño de centro clandestino: "De Salud Pública me mandaban pacientes"

ASSE

La Justicia continúa estudiando dónde alojar a los nueve adultos mayores rescatados de un hogar sin habilitación en Río Branco.

Mientras la Justicia determina dónde alojar a los nueve adultos mayores rescatados de un centro de salud clandestino a las afueras de Río Branco, en precarias condiciones, el dueño de ese establecimiento aseguró a ECOS que acogió a varios pacientes a pedido de Salud Pública. Paralelamente, el tema comienza a politizarse.

Familiares de cuatro de los adultos mayores encontrados en la finca de Río Branco mantenían este sábado una audiencia con la jueza Sylvana García, con el fin de determinar si podrán hacerse cargo de ellos una vez que culmine la internación en el Hospital de esa localidad de Cerro Largo. Según fuentes de la investigación, se busca evaluar a las familias de los afectados, para ver si reúnen las condiciones mínimas para brindarle atención a los ancianos.

Para eso, el pasado viernes fueron entrevistados por asistentes sociales de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), quienes intentan resolver cuál será el destino de las personas mayores al salir del hospital de Río Branco. Según le dijo ese día a este portal Raquel Rosa, subdirectora general de Salud del MSP, los afectados evolucionaban favorablemente.

Esto se debe a que “no necesariamente todos tienen que ser internados”, señalaron las fuentes, que explicó que los familiares de algunos de los pacientes se mostraron dispuestos a asumir las responsabilidades al hablar con los asistentes sociales.

Para quienes no tienen familia, la jueza indicó que los pacientes deberían ser internados en centros residenciales cercanos a la zona, habilitados por el Estado. Sin embargo, las autoridades aún no encuentran un lugar a dónde llevarlos. García habría pedido a uno de los hogares autorizados de la localidad que los recibiera, pero desde esta institución indicaron que no tenían capacidad suficiente.

Actualmente, ocho de los adultos mayores encontrados se encuentran internados en el hospital de Río Branco, mientras que una de las personas fue trasladada a Montevideo a raíz de una infección. Según Marcelo López, el dueño del establecimiento, este no era un “paciente” del hogar sino “un amigo” que vivía con él para ayudarlo con las tareas del establecimiento.

La justicia aún no se ha expedido respecto a este hombre, quien actualmente cumple una condena de prisión domiciliaria por previas estafas a adultos mayores.

“Tantas trabas que desistí”

Marcelo López indicó a ECOS que muchos de los pacientes que llegó a acoger en la institución fueron llevados por médicos de Salud Pública, quienes le solicitaban asilo para personas que se encontraban en situación de calle.

“Hace varios años, llegué a tener cuatro ancianos que estaban internados en Salud Pública, me llamaban directamente de ahí. Y ahora ellos mismos me denuncian”, señaló.

También dijo que otros ancianos eran llevados por sus propias familias mientras que algunos llegaban solos “porque no tenían donde estar”.
Igualmente, destacó que en el hogar todos se encontraban en buen estado, al estar bien alimentados y con la correspondiente cobertura de salud. Según él, lo que sucedió fue que cuando se enteró que le iban a realizar una inspección se asustó “por los problemas anteriores que había tenido con la justicia”. Por esa razón, argumentó, decidió llevar a los adultos mayores del centro que tenía, en pleno Río Branco, a una finca cercana, donde fueron hallados horas más tarde.

López explicó que varios años atrás intentó comenzar los trámites para la habilitación del hogar de ancianos, pero le pusieron tantas complicaciones que terminó desistiendo. “Durante un tiempo estuve habilitado, lo que no tenía era el permiso oficial. Pero sí tenía visitas de Salud Pública, enfermeras, de todo. Cuando ocurrieron los problemas judiciales medio que se abandonó, pero después quise arrancar y pasó todo esto”, afirmó.

López dijo que cobraba entre 2.000 y 8.000 pesos a los internos por el servicio, pero el monto dependía de la situación económica de cada uno.

Politización

El Partido Socialista emitió un comunicado en el cual condenó “las condiciones de trato inhumano a las que fueron sometidos los nueve adultos mayores”, que fueron encontrados “en un galpón perteneciente a un candidato del Partido Nacional” en las afueras de Cerro Largo.

En el texto, el PS respaldó “las acertadas acciones de los organismos estatales involucrados” y señaló que mientras “diversas autoridades del Partido Nacional a nivel local hacen gárgaras pidiendo explicaciones al gobierno nacional, el implicado, que pertenece a sus filas -y promovió las candidaturas de Lacalle Pou a la Presidencia y Sergio Botana a la Intendencia de Cerro Largo-, posee un amplio prontuario en acciones de este tipo”.

Los socialistas resaltaron que en 2015 “el Mides lo denunció penalmente y clausuró un residencial de su propiedad”. “Hay que ser muy guarango para politizar este tema”, le dijo a ECOS el alcalde de Río Branco, Christian Morel, integrante del Partido Nacional. El jefe municipal hizo dos precisiones: el galpón en cuestión no es propiedad del involucrado “sino de su empleada” y que el implicado, Marcelo López, si bien perteneciente a su partido, no fue candidato.

“Quiso ser candidato a alcalde, tuvo esa intención. Pero no pudo por las denuncias en su contra”, expresó Morel. Se refiere a la realizada en 2015 por la abogada de uno de sus inquilinos, la que le valió prisión domiciliaria.
“Lástima que el gobierno no siguió controlando su actuación”, expresó el alcalde.

Consultado el viernes por ECOS, Morel admitió que era un secreto a voces el funcionamiento de ese hogar clandestino. Según dijo, como municipio “no tenían ninguna potestad” para actuar en su cierre.