Por razones de salud, Calvete fue derivado a la prisión de Juan Soler

Actualidad

13/07/2017 17:01

Por razones de salud, Calvete fue derivado a la prisión de Juan Soler

El ex gerente general del Cambio Nelson padece diabetes y fue enviado al establecimiento de San José. Se le determinó prisión domiciliaria.

Nelson Calvete, ex gerente general del Cambio Nelson, fue trasladado hace menos de una semana de la cárcel de Piedra de los Indios, en Colonia, a la de Juan Soler, en San José. Su muy delicado estado de salud fue la causa de ese traslado, según le dijo a ECOS su abogado Edison Vilizzio. "Ahí puede estar mejor atendido", expresó.

En realidad, el juez Gonzalo Arsuaga había resuelto la prisión domiciliaria para Calvete, uno de los tres procesados con prisión por la estafa del Cambio Nelson, en atención a su situación sanitaria. Sin embargo, la Fiscalía apeló esa determinación en el entendido que no había una documentación médica que lo avalara. Este mismo jueves, un médico forense concluía un informe relacionado al tema, adelantó Vilizzio.

"Juan Soler está más cerca de la ciudad en caso de que Calvete deba ser internado", señaló el abogado. Esta prisión, un centro de seguridad media considerado uno de los mejores establecimientos carcelarios del país, se encuentra a cinco kilómetros de la ciudad de San José de Mayo.

Calvete está preso desde principios de abril por un delito continuado de apropiación indebida como coautor. Tiene 59 años y padece diabetes. "Su estado de salud es sumamente delicado", señaló su abogado. Por esta causa ya estuvo internado en un CTI del departamento de Colonia.

Calvete era la mano derecha del también procesado Francisco Sanabria, dueño del Cambio Nelson, como en su momento lo había sido de su fallecido padre, el histórico dirigente colorado en Maldonado Wilson Sanabria.

El cierre del Cambio Nelson, que tenía once sucursales en cinco departamentos, fue el 22 de febrero. Un día después, Sanabria se fue del país antes de que la Justicia pudiera decretarle el cierre de fronteras por librar cheques sin fondo y apropiación indebida de dinero. Su fuga dejó a 99 funcionarios del Cambio Nelson sin trabajo y deudas en el entorno de diez millones de dólares.

Además de Sanabria y Calvete, fue a prisión en Melo la contadora de la empresa Soledad Ubilla, oficial de cumplimiento ante el Banco Central del Uruguay, por un delito continuado de apropiación indebida y falsificación ideológica, ambos como coautora. A otra contadora involucrada, Beatriz Silva, también se le imputó coautoría de falsificación ideológica, pero no fue presa.

El otro imputado, Humberto Capote, ex presidente del Banco Central del Uruguay y contador externo de la empresa, fue dejado libre pero emplazado. La Fiscalía apeló esta decisión y aguarda tener respuestas luego del fin de la Feria Menor, el 15 de julio.