A prisión hombre que raptó a la hija de dos años de su ex pareja

Publicado: 10/06/2017 15:35
A prisión hombre que raptó a la hija de dos años de su ex pareja

Fue en Tacuarembó. En un momento se pensó en el peor desenlace, pero la niña fue rescatada y el atacante terminó procesado.

Lo que se temió culminara de la peor manera acabó teniendo un buen desenlace. Esto es, con un hombre de 37 años detenido y procesado con prisión por sustracción de un menor a sus padres, y con una pequeña de dos años sana y salva.

Esto comenzó en Tacuarembó en el mediodía del sábado 3, cuando Leonardo Silvera, un hombre con varios antecedentes penales por abigeato, se lleva de la casa de su ex pareja a la hija de ella de dos años.

Tras la denuncia, la Policía de Tacuarembó comenzó un operativo que incluyó cierre de fronteras, el llamado a la Unidad Táctica de Negociadores (UTN) de la Guardia Republicana e incluso un avión. Se realizaron dos allanamientos en viviendas que este frecuentaba y un rastrillaje en montes y bañados. Se trataba de un hombre peligroso, que andaba armado (de hecho, se incautaron armas en esos allanamientos) y se temía qué era lo que podía pasar.

La operativa arrojó frutos. Sabiéndose buscado, en la madrugada del domingo el hombre le envió a su ex pareja, vía whatsapp, una foto que indicaba dónde podía estar la niña. Efectivamente, ahí fue encontrada la menor. Las autoridades continuaron la búsqueda del aún prófugo.

Expertos de la UTN comenzaron lo que se denomina táctica de “bombardeo”, consistente en contactarse con amigos, allegados y familiares del buscado, por todas las vías posibles. Esta técnica –utilizada en 42 intervenciones policiales durante los primeros cuatro meses de este años- ya había sido útil para lograr que se entregara el matador de dos ancianas en Paysandú, a principios de mayo.

En esta ocasión, Silvera respondió en dos oportunidades. También intentó dar pistas falsas, avisándole a sus contactos que estaba herido, “lo que permitió que el negociador detectara estas acciones e identificara su patrón de conducta”, según un comunicado del Ministerio del Interior. Eso lo cercó aún más.

Finalmente, su ubicación fue detectada el jueves 8 en el barrio Batoví, de Tacuarembó. Fue detenido poco después del mediodía. Su procesamiento, en el Juzgado Letrado de Primer Turno de esa ciudad, tuvo lugar al día siguiente.