Arismendi dispuesta a auditoría externa en Mides "si alguien la paga"

Actualidad

1/06/2017 21:58

Arismendi dispuesta a auditoría externa  en Mides "si alguien la paga"

Presidencia

"Capaz que la paga el doctor Lacalle Pou", dijo la ministra. El Mides justificó irregularidades. "Un niño es más importante que una ley".

La ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, dijo estar dispuesta a acceder a una auditoría externa sobre la gestión de su ministerio, aunque puso condiciones. “Si alguien la paga, porque una auditoría externa hay que pagarla. Capaz que la paga el doctor Lacalle Pou”, dijo con ironía.

La respuesta de la jerarca apuntaba a la propuesta del senador nacionalista, que la incluyó en las 22 medidas que elevó en marzo al Poder Ejecutivo.

Arismendi decidió cargar este jueves contra el legislador opositor, luego de haber comparecido durante diez horas en una comisión del Parlamento, para responder sobre los cientos de contrataciones a diversas organizaciones para brindar servicios a su cartera, y que fueron repetidamente observadas por el Tribunal de Cuentas.

“Él dijo que conmigo no hablaba porque dijo que yo era una persona con un pensamiento totalitario”, lamentó la ministra sobre comentarios pasados del ex candidato presidencial.

De todas formas, señaló que el acceder a una auditoría externa no es una decisión que le corresponda tomar. “El legislador, senador creo que es, se lo planteó al presidente”, sostuvo al concluir que debe ser el propio Tabaré Vázquez el que responda.

Durante la sesión, tanto la ministra como su equipo reivindicaron la transparencia y la honestidad de su gestión, aunque justificaron que, ante la necesidad urgente de asistencia, muchas veces se procediera a realizar contrataciones irregulares. “Un niño es más importante que una ley”, fue la consigna emitida.

Las tres tipos de observaciones más frecuentes que el TCR le realizó pasan por haber ejecutado o pagado el servicio antes de la aprobación del contrato o por hacer compras directas cuando correspondía una licitación.

El Mides admitió de todas formas haber realizado correcciones ante la comprobación de ciertas debilidades en los controles. A partir de un informe de la Auditoría Interna de la Nación, se retiraron, modificaron u otorgaron nuevas prestaciones.

El es caso de la Tarjeta Uruguay Social. En los últimos cinco años, unas 43 mil fueron dadas de baja, en tanto otras 37 mil fueron incorporadas.

A su vez, de las 35 organizaciones que trabajan con el ministerio se observó la contratación directa de tres en centros de cuidados.

El Ministerio trabaja con Economía y Finanzas en un nuevo sistema de gestión, que permitirá mejorar los controles y evaluaciones de todos los convenios que mantiene la secretaría.

Un edil compañero y el gasto en publicidad

Arismendi fue convocada por el diputado nacionalista Martín Lema (Aire Fresco), que le reclamó una respuesta a decenas de pedidos de informes no contestados por el Mides. El legislador focalizó sus interrogantes en una serie de temas.

Entre ellos, la polémica contratación, en San José, de una ONG para la atención de personas en situación de calle cuyo responsable es un edil del Frente Amplio en ese departamento. Esa organización fue contratada en forma directa a finales del año pasado, pero las observaciones del Tribunal de Cuentas hicieron que el ministerio decidiera hacer un llamado a licitación.

Misteriosamente, según el diputado, ese llamado fue anulado y a la ONG del edil maragato le fue adjudicado el contrato directamente. Lema dijo que le consta que el Mides recibió otras ofertas para ese servicio, a las que no consideró.

Otro punto cuestionado fue la inversión en publicidad que el ministerio realizó en 2014. El diputado denunció que, en pleno año electoral, ese gasto fue 191% superior al anterior.

Entre circos y payasos

La presencia de Arismendi transcurrió en un clima extremadamente tenso, en el que oficialismo y oposición cruzaron ataques sobre la efectividad real de las políticas sociales.

Desde el Frente Amplio se recordó que el Mides nació en 2005 motivado por el hecho que uno de cada tres uruguayos vivía bajo la línea de pobreza. “Antes de eso, los blancos y colorados asolaban estas tierras y en los CAIF escaseaban los alimentos. ¿Qué comían los niños?”, se preguntó el diputado José Querejeta (711).

El nivel de intercambio llegó incluso a las referencias personales, a través de las redes sociales.

“Mucho ruido y pocas nueces. Empezó el circo, con payaso y todo”, dijo el diputado comunista Gerardo Núñez, en referencia a Lema.

La respuesta no tardó en llegar, y llegó de manos de Nicolás Martínez, secretario personal de Lacalle Pou. “Me parece una falta de respeto a la ministra. Ella puede ir vestida como quiera”, ironizó.

Algunos números

Según el informe elevado al Parlamento, el Mides ejecutó un presupuesto por poco más de US$ 248 millones. El 81% fue destinado a “transferencias y servicios directos a la ciudadanía” a través de los diversos programas que esa secretaría aplica.

Hasta diciembre del año pasado se habían entregado 73.000 Tarjetas Uruguay Social, cuyos montos van de $1774 a $4766. Unos 3163 de sus beneficiarios participaron en el programa Uruguay Trabaja.

El Mides trabaja además con unas 10500 personas en situación de extrema pobreza, y otras 5000 en condiciones de dependencia severa. También lo hace con 4800 mujeres, madres de familia, pertenecientes a los hogares más vulnerables.

El año pasado unas 3600 personas en situación de calle pasaron por alguno de los 53 centros diurnos y permanentes en todo el país, que cuentan con 1565 cupos.

En relación a la violencia de género, recibió casi 10 mil consultas y atendió a unas 2200 personas, capacitando a 300 mujeres víctimas para conseguir empleo. El año pasado fueron conectadas 280 tobilleras, atendiendo a 215 victimas y 189 ofensores.