Justicia desestimó denuncia penal contra jugadoras de Nacional

Actualidad

1/06/2017 14:34

Justicia desestimó denuncia penal contra jugadoras de Nacional

Archivo

Las jugadoras habían denunciado públicamente al ex director técnico Ignacio Chitnisky por discriminación. Él las demandó por difamación.

El martes 30, el juez penal Juan Carlos Fernández Lecchini falló a favor de las 20 jugadoras del plantel femenino del Club Nacional de Fútbol, que enfrentaban desde fines de enero una demanda por difamación e injuria por parte del ex técnico del equipo, Ignacio Chitnisky. El profesional había respondido de esta forma cuando a mediados de ese mes fue denunciado por las deportistas a través de una carta pública en que se lo acusaba de destratarlas verbalmente y discriminarlas de diversas maneras por razón de género.

"Se probaron todos los hechos incluidos en la carta y más", dijo a ECOS Eliana Muzio, abogada de la Mutual y quien defiende a las jugadoras en el caso, junto al doctor Martín Acosta. "Y además, se probó también que no hubo intención de las chicas de atacar su honor y dignidad, y que hicieron pública la denuncia de enero porque ya no les quedaba otra opción", agregó.

La jugadora Mariana Buidid, una de las 20 integrantes del plantel acusado, expresó a este portal que "sin lugar a dudas esta resolución deja a todo el equipo muy contento y con mucha tranquilidad". Y habla, dijo, luego de haber pasado por momentos que no recomienda a nadie: “Fue todo muy horrible: ninguna de nosotras había declarado ante un juez antes, ni pasado por un estrés similar”, contó.

Entre esas situaciones, estaban el desmentido que Chitnisky había hecho a la prensa sobre la denuncia pública y su anuncio de que las demandaría, lo que concretó rápidamente. "Quiero limpiar mi imagen, tengo una hija de seis años. Yo sufrí por mi familia. Jamás pediría lastimar una rival. Nunca ofrecí pagarle cien dólares a nadie para quebrar a Juliana Castro”, había declarado el técnico a Sport 890 por esos días.

“Nos hizo quedar mal paradas, pasamos como mentirosas ante la gente. Pero ahora se demostró que teníamos razón, y que todo lo que dijimos sobre él era verdad”, celebró Buidid.

Sin embargo, a esta historia le quedan varios capítulos.

La defensa de Chitnisky ya interpuso el recurso de apelación al fallo y, por otra parte, solicitó que se armara una "pieza presumarial" para establecer que fue víctima de actos discriminatorios de orden étnico. "Y por nuestro lado, también requerimos que en esa pieza se mandara todo el expediente para que se determine la violencia de género que él ejerció contra las chicas", dijo Muzio, y añadió que desconoce a qué actos discriminatorios hace referencia el demandante.

Ambos casos se amparan en el artículo N° 149 bis y ter del Código Penal, que regula la incitación al odio, el desprecio y el ejercicio de la violencia moral.

"Nunca fue nuestra intención dañarlo personalmente –contó la futbolista–, sino que lo quitaran del cargo. Pero él nos obligó a demandarlo luego de que apelara y denunciara de nuevo. Ya no queremos seguir con este tema, pero no tenemos otro camino".

Recaudación

Cuando el 30 de marzo las integrantes del equipo comparecieron en el juzgado por vez primera, hacía pocos días habían iniciado una campaña de recaudación para costear los honorario de sus abogados, ya que el Club Nacional de Fútbol había resuelto no tomar cartas en el asunto, al margen de destituir de su cargo al profesional, aunque las autoridades aseguraron que se debió a razones "exclusivamente" deportivas.

"Nacional no tiene nada para decir al respecto; en los temas judiciales nuestro club no se mete, ni para un lado ni para el otro", había respondido su presidente, José Luis Rodríguez, el mismo día de marzo, al ser consultado por la iniciativa de las deportistas para financiar su defensa que por esas horas se difundía a través de las redes sociales.

Pero felizmente para ellas, la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales intercedió en la situación y asumió los gastos de los honorarios, según dijeron las fuentes consultadas.

ECOS intentó el contacto con Chitnisky para conocer su versión del litigio, pero no atendió los llamados.