Coronavirus en Uruguay
350

Confirmados

2

Fallecidos

Coronavirus en el mundo
934.938

Confirmados

47.204

Fallecidos

Juan José López Lerena es el segundo muerto por coronavirus en Uruguay /// Robaron 1500 kilos de maíz en una camioneta y los atraparon /// Comunidad Islámica donó miles de alimentos a la Intendencia de Rivera /// Catorce meses de prisión por reiterados hechos de violencia doméstica /// Mercedes-Benz brindará servicio técnico gratuito a ambulancias
Actualidad

31/05/2017 06:56

Cárceles: proponen mejorar calidad de vida para favorecer reinserción

Documento presentado este martes afirma que la situación carcelaria es “insostenible” e impide que los presos se reinserten en la sociedad.

Cárceles: proponen mejorar calidad de vida para favorecer reinserción

Presidencia Uruguay

“Las cárceles uruguayas no habilitan ni rehabilitan. Los reclusos saben que, una vez cumplida la condena, sus posibilidades de reinserción social son difíciles y escasas”. Así lo asegura el informe titulado “Privación de Libertad y Reinserción Social en Uruguay”, elaborado por el ex comisionado parlamentario para el sistema carcelario, Álvaro Garcé, que presentado este martes con el apoyo de CAF –banco de Desarrollo de América Latina- y CERES.

El documento alerta además que, pese a que Uruguay es uno de los países de Sudamérica con mayor número de reclusos por habitante, el Estado no dispone de un marco institucional que acompañe esa tendencia. “Como resultado, la situación se ha vuelto insostenible: hacinamiento crítico, ocio compulsivo y niveles de violencia sin precedentes, son algunos de los rasgos preocupantes de las cárceles uruguayas”, afirma el texto.

De todos modos, los autores del documento reconocen que hubo algunos avances y los califican como “prometedores”, pero no los consideran suficientes.

Según se afirma en el informe, son carencias jurídicas y de gestión las que impiden que las cárceles uruguayas cumplan con la función básica de rehabilitar y permitir que, una vez liberados, los reclusos se puedan reinsertar en la sociedad.

“El sistema penitenciario uruguayo no es capaz de proveer a los internos de las destrezas y los patrones de conducta necesarios para no volver a incurrir en delitos”, asegura el documento y complementa con cifras: menos de la mitad de los reclusos trabaja (dentro o fuera de la cárcel) durante el período de privación de libertad; apenas uno de cada diez trabaja y estudia y dos tercios vuelven a delinquir.

En base a la evaluación realizada, el texto realiza una serie de recomendaciones para mejorar el sistema y de ese modo permitir que las cárceles habiliten y reinserten socialmente a las personas privadas de libertad.

Estas son algunas de sus propuestas:

- Sustituir el Decreto Ley N.º 14.470, que establece la regulación sobre reclusión carcelaria, por una Ley Orgánica Penitenciaria “que refleje los principios del Derecho penitenciario moderno, contemplando la normativa internacional, constitucional y legal, así como los tratados ratificados por el Estado uruguayo”.

- Encargar la política penitenciaria nacional a un Servicio Descentralizado que reúna las funciones actuales del Instituto Nacional de Rehabilitación y la Dirección Nacional de Apoyo al Liberado (Dinali) y se vincule al Poder Ejecutivo a través del Ministerio del Interior.

- Mejorar la gestión de las partidas presupuestales, de forma tal de disponer de los recursos necesarios para asegurar el cumplimiento de los Derechos Humanos, sustituir gradualmente la infraestructura obsoleta, extender los programas de reinserción laboral y profesionalizar los organismos de ayuda postpenitenciaria.

De este modo, además, las unidades penitenciaras más violentas podrían contar con cámaras de seguridad y el número de guardias que exigen sus módulos más conflictivos.

- Concretar proyecto de Hospital Penitenciario, así como la extensión gradual de los servicios de salud de ASSE a todas las unidades del sistema.

- Diseño y ejecución de un programa integral de atención al consumo de drogas y fortalecimiento de los controles para impedir su ingreso a unidades penitenciarias. En lo inmediato, implementar programas de tratamiento para los reclusos que presenten consumo problemático de sustancias psicoactivas.

- Diseñar y aplicar nuevos programas de salud, orientados a mejorar la atención de tuberculosis, VIH/SIDA y patologías mentales, priorizando la atención a las mujeres privadas de libertad, con énfasis en las madres y niños y niñas institucionalizados.

- Establecer control de la dieta de los reclusos por parte de los servicios médicos.

- Mejorar calidad de los recursos humanos y orientarse hacia un sistema de capacitación permanente, en el que se priorice la resolución de conflictos.

- Plan de prevención de la violencia dentro de las cárceles, con especial énfasis en los homicidios.

- Garantizar la protección efectiva a los denunciantes, víctimas y testigos de corrupción o violencia institucional en las unidades penitenciarias.

- Mejora de la calidad de vida en los centros de reclusión por medio de la implementación de cronogramas de actividades diarias, con horarios y pautas obligatorias que generen una reducción del ocio compulsivo. Motivar la adquisición de oficios y destrezas que faciliten la inserción laboral postpenitenciaria.

- Extender el trabajo de los técnicos al entorno de la persona privada de libertad.

- El sistema penitenciario uruguayo debería desarrollar un modelo de Justicia Restaurativa, buscando que la persona, a partir de la privación de libertad, logre reinsertarse en una vida digna, manejando mejores grados de sensibilización hacia la sociedad.

- Implementar un proceso de seguimiento del liberado con profesionales que evalúen su reinserción social y lo acompañen en el proceso.

- Extender el uso de respaldos administrativos y medios tecnológicos de monitoreo que favorezcan la concesión de salidas transitorias, libertad provisional, libertad condicional y libertad anticipada.

- Lograr que las empresas cumplan con el régimen de incorporación preceptiva de liberados (en una proporción no menor al 5%) en toda contratación de obra pública.