Molestia con fiscal Díaz por "no avisar antes" de problemas con CPP

Actualidad

26/05/2017 18:18

Molestia con fiscal Díaz  por "no avisar antes" de problemas con CPP

Presidencia

Senadores de todos los partidos tienen la voluntad de no postergar la aplicación del nuevo código y criticaron duramente al fiscal de Corte.

Senadores de todos los partidos expresaron su voluntad de que el nuevo Código del Proceso Penal (CPP) entre a regir el 16 de julio, tal como estaba previsto, y postergar la discusión del casi centenar de modificaciones enviadas por el fiscal de Corte, Jorge Díaz.

Con apenas siete semanas de plazo, la Comisión de Constitución y Códigos de la Cámara Alta definirá el próximo martes una estrategia para aprobar con celeridad algunas pocas reformas sugeridas por la Suprema Corte de Justicia. Éstas son consideradas imprescindibles para la correcta puesta en marcha de la normativa, entre ellas la eliminación del instituto de la libertad condicional, ya que entraría en contradicción con el nuevo código procesal.

Más allá de este desafío, a nivel parlamentario existe una profunda molestia con el fiscal Díaz por no haber alertado que iba a enviar un anteproyecto con 98 modificaciones para evitar una "partida en falso" del nuevo código, menos de sesenta días antes de su implementación.

Para el senador Pablo Mieres, el proyecto que envió el fiscal de Corte es de una de extensión sorprendente. "Uno se pregunta porqué no fue planteado en su momento", protestó.

Las quejas del líder del Partido Independiente no se refieren sólo a una cuestión de oportunidad. Mieres aseguró que en las nuevas modificaciones planteadas se altera considerablemente en favor de los fiscales el equilibrio de poderes con respecto a los jueces.

"Esto me parece una cosa muy gorda que no se puede discutir así, fácilmente, después de haber dado toda la discusión de un código en la que la Fiscalía de Corte fue un actor primordial. Uno no entiende porqué aparecen estas cosas ahora", dijo.

La postura de Mieres es proceder a aprobar las normas indispensables y puntuales planteadas por la Suprema Corte de Justicia para que el Código pueda entrar en vigencia en la fecha prevista.

"Las señales que se dan de postergar una y otra vez son muy malas, es como eterno este asunto" lamentó, recordando que el propio Díaz había dado el visto bueno a los plazos establecidos previamente.

Mieres se preguntó si el planteo es a raíz de problemas normativos o está motivado en realidad por falta de preparación para poner en vigencia el Código. "Si es así, que se diga directamente, pero no vayamos a un debate legislativo cuando en realidad el problema es que no se está en condiciones de comenzar su aplicación", concluyó.

La eventual postergación del Código debería ser "la última de las medidas", según dijo el frenteamplista Rafael Michelini (NE), argumentando que primero debería evaluarse si se va a modificar algo y qué entidad tendrían esas modificaciones. Dicha evaluación deberá ser realizada "a la velocidad de la luz", dijo, dado el exiguo plazo de 50 días para la entrada en vigencia del Código.

"Sólo votaría una postergación si acá nos juramos y perjuramos que es cuestión de semanas o meses, y que es la última postergación y se acabó", afirmó.

En ese marco, Michelini dijo aspirar a que los eventuales cambios reúnan el máximo consenso político. "Si tuviéramos que alterar la fecha que se haga con un gran respaldo", señaló.

Su correligionaria Daniela Payssé recordó que el nuevo CPP y la fecha de su entrada en vigencia fue producto de un acuerdo entre el Poder Ejecutivo y todo el sistema político.

"Nosotros no hemos discutido en nuestra bancada la pertinencia o no de esos 98 artículos. Debo decir que en esa propuesta hay cosas razonablemente alineadas con necesidades imperiosas y otras que considero innecesarias y superabundantes", expresó.

Payssé alertó que en el anteproyecto enviado por Díaz hay innovaciones que van en contra de algunos aspectos que ya habían sido discutidos y acordados. "Es como volver a empezar" dijo, discrepando con que la comisión se embarque ahora en la discusión del extenso articulado.

Desde el Partido Nacional, el senador Luis Alberto Heber suscribió la voluntad de avanzar en las modificaciones imprescindibles. "Me parece que la postergación no tiene que ser a priori. Lo que no me gustó de este proceso es que ya se nos dice que no llegamos y que tiene que ser en noviembre, y después va a pasar lo mismo", dijo.

Heber dejó en claro que, si algunas propuestas de Díaz le dan mayores potestades a la Fiscalía, no las votará.

En solitario

El Poder Ejecutivo dejó en claro que no impulsó el casi el centenar de modificaciones al Código del Proceso Penal contenidas en el anteproyecto de Díaz.

Así lo señaló la Ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, al enviarle el texto a la bancada del Frente Amplio, luego de haberlo recibido de manos del fiscal de Corte.

Por lo tanto, para que tome estado parlamentario algún legislador debería hacerlo suyo e ingresarlo formalmente en consideración.

Por el contrario, la propuesta de Díaz implica la modificación lisa y llana de cuatro extensas normativas. Además del Código de la Niñez y la Adolescencia, implica a la Ley de Procedimiento Policial, la ley Orgánica Policial y la Orgánica de la Fiscalía.