Interior invirtió más de U$S50 millones en tecnología para seguridad

Por: Daniel Rodríguez

Actualidad

25/05/2017 10:34

Interior invirtió más de U$S50 millones en tecnología para seguridad

Unicom

Cámaras de seguridad en Montevideo. La video vigilancia será ampliada a partir de este año en la zona metropolitana.

Cámaras, comunicación encriptada y tobilleras son parte de la estrategia para reducir las cifras de delitos y mejorar la eficacia policial.

Desde crear un data center propio hasta unificar los modelos de impresoras para todas las seccionales del país y simplificar la compra de insumos. Desde la vigilancia electrónica hasta nuevas herramientas para identificar huellas en la escena del crimen. La incorporación de tecnología es uno de los ejes para prevenir y perseguir los delitos, dentro de la estrategia definida por la administración de Eduardo Bonomi en el Ministerio del Interior.

En forma paralela a los cambios en el despliegue territorial de la policía, sobre todo en el área metropolitana, desde 2011 comenzó un proceso de cambios administrativos dentro de la cartera para centralizar los recursos y hacer eficiente el trabajo de cada unidad ejecutora en esta materia. Junto a la llegada de las cámaras o nuevos equipos de comunicación, también se debió poner la casa en orden en materia administrativa.
Según se evalúa en el MI, la video vigilancia es la innovación tecnológica con mayor incidencia en el combate al delito.
Según se evalúa en el MI, la video vigilancia es la innovación tecnológica con mayor incidencia en el combate al delito.

Charles Carrera, Director General de Secretaría, informó a ECOS que desde 2010 al 2016 el gasto total en materia de tecnología para seguridad fue de aproximadamente 50 millones de dólares. De ese total, 36 corresponden a inversiones y el resto a gastos de funcionamiento. La incorporación de estas herramientas se hizo con recursos propios a través del presupuesto, e incluye la compra de componentes para videovigilancia, sistema Tetra, tobilleras y software para la Policía Científica, entre otros elementos.

Para este año, Interior ya presentó el proyecto de extensión del sistema de videovigilancia para más barrios de la capital (2.270 cámaras) y Canelones (870), además de Ciudad del Plata (120) en San José. Se instalarán 3260 cámaras con 235 sistemas de reconocimiento de matrículas, todo con un costo aproximado de 20 millones de dólares.

“Puertas abiertas” a la tecnología"

El ingeniero Federico Laca, adjunto a Carrera y asesor en materia de tecnología del ministro Bonomi, llegó a la cartera en 2011 para trabajar en la creación del área TIC. Recibió a ECOS en la sala de medios del ministerio, en donde pasó a explicar de forma minuciosa cada paso realizado tanto en la incorporación de nuevas herramientas, como en la forma en que se fueron unificando criterios y centralizando el uso de estas aplicaciones en cada una de las 33 unidades ejecutoras de Interior.

-¿Qué tipo de tecnología incorporó el MI en los últimos años y en qué áreas?

-Lo primero fue organizar los recursos para la policía, para poder brindar seguridad a los ciudadanos. Por ejemplo el proyecto Tetra de comunicación cifrada fue un puntapié muy importante para asegurarnos que solo la policía está manteniendo comunicaciones. Luego llegamos a instalar a nivel nacional el Sistema de Gestión de Seguridad Pública (SGSP), que es un sistema centralizado en donde se pueden agregar todos los eventos de seguridad que suceden en el país. Por ejemplo, una denuncia que se está cargando en Artigas puede ser visualizada por nosotros aquí. Eso ayuda a comprender los tipos de delitos y los geo-referencia, lo cual permite generar mapas de delitos asociados a cada tipo de delitos.

-¿Cómo se puede clasificar la tecnología aplicada?

-Nosotros tratamos de explicar que es tecnología aplicada a la seguridad. Hemos sido cuidadosos a la hora de incorporarla, siendo el Ministerio del Interior un organismo de puertas abiertas a la tecnología. Recibimos a proveedores a presentar productos y soluciones. Nosotros lo estudiamos para ver si efectivamente cubren las necesidades de Uruguay. Tenemos que ver si la podemos aplicar y que los policías la puedan utilizar de forma correcta.
Estamos trabajando para el desarrollo de una aplicación para medidas cautelares, para brindar una solución intermedia a víctimas de violencia de género

-¿Cuál es la más innovadora?

-Las tobilleras fue un abordaje integral, no fue solo un trabajo de tecnología. Parece simple, pero son diferentes tecnologías que conviven en una sola solución. No solo se colocan las tobilleras. Demanda más de una hora porque conlleva una explicación sobre los distintos elementos, como deben actuar la víctima y el ofensor.

-¿Se usan solamente para casos de violencia doméstica?

-Básicamente para violencia de género con alto riesgo de vida y lo dispone la justicia. Ese tipo podría ser utilizado para otro tipo de situaciones, como una salida transitoria. Nosotros también tenemos tobilleras para prisión domiciliaria, lo que nos da garantías de cumplimiento de la medida cautelar. Lamentablemente se está usando muy poco eso.

-¿Eso depende de la justicia?

-Sí. Correcto.
Dispositivos de rastreo conocidos como "tobilleras". Para Interior su uso puede ampliarse para el seguimiento de medidas cautelares.
Dispositivos de rastreo conocidos como "tobilleras". Para Interior su uso puede ampliarse para el seguimiento de medidas cautelares.

-¿Este es uno de los dispositivos que genera más demanda en su aplicación por parte de la opinión pública?

-Hoy estamos llegando a nivel nacional con las tobilleras. Para prisión domiciliaria tenemos dispositivos para colocar, pero no son pedidos. Desde el Ministerio estamos trabajando para el desarrollo de una aplicación para medidas cautelares, para brindar una solución intermedia a víctimas de violencia de género. Víctimas que tengan una medida cautelar, pero no son parte del subgrupo que tiene que llevar tobilleras. Se va a desarrollar solo para ese subgrupo, cosa que tengamos un registro y que ellos puedan acudir a la policía.

Sonría o corra: lo estamos filmando

La videovigilancia en Montevideo sumará 2.270 cámaras a las 1.120 distribuidas en los accesos, Paso Molino, General Flores, La Unión, Ituzaingó, Ciudad Vieja, Corredor Céntrico, Corredor Río Branco y Corredor Cordón. Ya hay circuitos en Rivera, Tacuarembó, Salto, Paysandú, Durazno, Treinta y Tres, Rocha, Florida, Maldonado, Colonia, San José, Canelones (Las Piedras, Pando, Atlántida) y Montevideo.

La particularidad es que en el interior el financiamiento fue realizado por las intendencias y actores privados, aunque el contralor y gestión corren por cuenta de las jefaturas departamentales. En la evaluación que hace el Ministerio, esta es la herramienta con mayor incidencia en la prevención y combate del delito. En Ciudad Vieja de 2012 a 2016 bajó un 70% la cantidad de hurtos y un 83% la de rapiñas.
El Ingeniero Federico Laca es asesor del ministro Bonomi en materia de tecnología aplicada a la seguridad.
El Ingeniero Federico Laca es asesor del ministro Bonomi en materia de tecnología aplicada a la seguridad.

-La videovigilancia marcó un antes y un después. Para cumplir las metas del gobierno de reducción del delito es uno de los tres pilares principales, junto a las modificaciones legislativas y la ampliación del PADO. La videovigilancia no termina en la calle donde está la última cámara. Es un efecto que se permea unas cuadras más. Hoy las personas que caminan en el centro no saben si termina en Colonia o en Cerro Largo.

-Esto se sigue extendiendo al resto del país y se va a multiplicar en algunas áreas (ver arriba).

-Hay 3.300 cámaras más que se van a poner en Montevideo. Vamos a ir al Cerro, La Teja, Malvín Norte, ampliar en el Centro, alrededor de todos los shoppings, en el Parque Batlle, parte de Pocitos, Villa Biarritz.

En las ciudades del interior se va a usar la misma tecnología pero con una menor cantidad de cámaras. En algunas localidades con 30 o 40 cámaras uno ya tiene el “vivir” de la ciudad. En Ciudad Vieja el 100% de la zona está videovigilada. Ese esquema no lo estamos replicando en todos el país, porque no es redituable y da los mismos resultados que usando un menor número de cámaras.
La videovigilancia no termina en la calle donde está la última cámara. Es un efecto que se permea unas cuadras más

-¿Constataron daños en los equipos?

-Muy pocos. Se vandalizaron una o dos desde que se instalaron. En Ciudad Vieja un vecino le pegó con una escalera a una y se lamentó porque la quería de nuevo. Yo visité una mesa de convivencia ciudadana en la zona antes de la colocación de las cámaras y fue tremendo. Nos hablaban que las cámaras no iban a servir para nada, que el 9-1-1 no funciona… un montón de críticas. Pero los resultados han sido elocuentes.

-¿Y la crítica de que es un “gran hermano” les llega?

-No. Pero además no está la capacidad para estar mirando la vida de las personas. Eso graba por un tiempo y después se destruye. Quedan guardadas las imágenes que se judicializan.

Otra de las tecnologías vinculadas a las cámaras es la LPR, o reconocimiento de matrículas. Se está usando para ubicar vehículos robados. Es importante que la gente los denuncie, porque ya lo ingresamos automáticamente a una “lista negra” y en 24 puntos con LPR en la ciudad detectamos si pasa por ahí el vehículo. Además hay cuatro móviles con LPR, que los usamos en algunos eventos donde hay muchos autos estacionados. El LPR lo vamos a aplicar en todos los peajes también.

Llamadas residuales: bromas, insultos o fecha de cobro de jubilados

Un reporte de la Unicom del ministerio señala que en abril hubo 212.450 llamadas entrantes al 9-1-1. Desglosando las cifras de llamadas perdidas o bloqueadas, 96.218 fueron residuales y no llegaron a concretarse en una verdadera emergencia, mientras que 74.144 merecieron alguna intervención policial. Las bromas o insultos reportaron el 5% del total de llamados recibidos. Sobre este punto, Laca señaló que en los últimos años hubo que trabajar para el servicio para la recepción de emergencias.

-Hablaba de las quejas de la gente sobre el 9-1-1. ¿Perciben que las innovaciones mejoran la calidad de atención que se recibe?

-Estamos mejorando en atención y en tiempos de respuesta asociados. Cambiamos el sistema del 9-1-1 durante el mundial de Brasil en 2014. Fue un éxito porque nadie se enteró. Gracias a eso mejoramos los tiempos de respuesta y los registros. Los registros nos permiten bajar la cantidad de llamadas residuales, que son para bromas, preguntar qué día cobran los jubilados, insultar o hasta para felicitar. Podemos clasificar las llamadas residuales y bajar la cantidad de llamadas para molestar. Había personas que llamaban más de 50 veces al mes para molestar. Hoy hablamos que no más de tres veces al mes aceptamos una molestia de un teléfono particular.

-¿La mayoría de las llamadas son residuales o emergencias reales?

-Cuando empezamos este proceso de mejora estábamos en un guarismo de 70-80% de llamadas residuales. Hoy estamos cerca del 40-50%. Es un éxito tremendo.
Había personas que llamaban más de 50 veces al mes para molestar

Yo hablé antes de la geo-referenciación de los recursos. Es un elemento importante para la toma de decisiones tácticas y estratégicas. Cuando llega una llamada de un teléfono fijo ya vemos dónde está. También tenemos geo-referenciados los recursos del Ministerio del Interior. Cuando vamos a despachar a un policía vemos cuales están en la zona más cercana. Esa geo-referenciación de los recursos ayuda a bajar los tiempos de respuesta. La tenemos en los vehículos y en los policías pie a tierra, a través del sistema TETRA.

-¿La posibilidad de hacer denuncias on line a través de la página del Ministerio es usada por la gente o predomina la cultura de ir a la seccional?

-Previo a esta administración debían ir a hacer la denuncia a la seccional donde había ocurrido el delito. Hoy en día se puede hacer en cualquier seccional. El sistema de denuncia en línea es otro vínculo con la gente. No tiene un gran atractivo, pero no hemos hecho un estudio porque no se utiliza. Tal vez porque uno puede ir y denunciar en la seccional más próxima. Nosotros también estamos distribuyendo unas 2 mil tablets a los policías para que puedan cargar la denuncia en la calle.

-¿Para la Policía Científica qué tecnología incorporaron?

-Estamos actualizando el sistema AFIS de huellas digitales, donde mejora los algoritmos de identificación. Tanto para Científica como para Identificación Civil. Se vienen rompiendo año a años los record de cantidad de delitos aclarados por huellas digitales. Otro sistema que adquirimos es uno de identificación de balísitica. También estamos trabajamos con el CODIS, un sistema donado por EEUU de identificación de ADN. Nosotros tenemos el ADN de todas las personas procesadas. Eso lo vamos cruzando con rastros que aparecen en las escenas del crimen. También estamos adquiriendo un motor de búsqueda de identificación facial para Científica. Un identificador facial para personas procesadas.
Sistema de detección de huellas dactilares adquirido para Policía Científica.
Sistema de detección de huellas dactilares adquirido para Policía Científica.

-¿La incorporación de “El Guardián” corresponde a la gestión del ministerio?

-Sí. Se ha escrito mucho, se ha hablado mucho. Se usa igual que antes, donde teníamos veinte sistemas de interceptación. Lo que logramos fue centralizar, tener un único sistema que es auditable, por parte del Poder Judicial, Ministerio Público y Fiscal y Ministerio del Interior. Y además están las operadoras telefónicas trabajando en conjunto. Es extremadamente garantista.
El sistema de denuncia en línea es otro vínculo con la gente. No tiene un gran atractivo, pero no hemos hecho un estudio porque no se utiliza

-¿Todos los proveedores de tecnología son extranjeros?

-Para la tecnología aplicada al delito y la seguridad, si es algo que viene en caja cerrada no se hace en Uruguay. Lo que tenemos son proveedores de servicio para desarrollo, para software. Eso sí hay en plaza. Sonda Uruguay fue la que ganó la licitación anterior para videovigilancia urbana. Pero en este caso son integradores de diferentes elementos.

-¿Todo se licita o hay compras directas?

-Alguna compra directa hay. Depende lo que esté permitido por el Tocaf. Tampoco hay un proveedor estrella. Se compró en Brasil, Argentina, EEUU, Francia… Las tobilleras son de una empresa que está instalada en Israel.

-¿Hay alguna innovación tecnológica que se proyecte para incorporar próximamente?

-Elementos nuevos siempre aparecen. Una nueva solución para problemas conocidos puede aparecer. La estrategia nuestra en este momento está centrada en la profundización del PADO y consolidar lo que es la video vigilancia. Estamos convencidos que va a haber una fuerte baja del delito.

Algo que estamos trabajando y vamos a ver si para fin de año cerramos este proyecto, es el Sistema Integral de Gestiones Migratorias del Uruguay (Sigmu). Va a reemplazar el sistema actual de ingreso y egreso. Más allá de cambiar el software, vamos incorporar tecnología para identificar a las personas en los pasajes fronterizos, asociado a la gran inversión que ha hecho el Ministerio con la nueva cédula de identidad o el pasaporte electrónico. Es importante porque nos va a ayudar a mejorar alguna deficiencia que detectamos en el sistema actual. Y está asociado a la seguridad.