Mides, un organismo de presencia "casi semanal" en Tribunal de Cuentas

Actualidad

15/05/2017 22:04

Mides, un organismo de presencia "casi semanal" en Tribunal de Cuentas

Presidencia

La cartera liderada por Marina Arismendi es la que más desconoce los dictámenes del organismo e insiste en millonarios gastos.

Marina Arismendi deberá comparecer en el Parlamento en los próximos días para explicar su postura de insistir en una serie de contrataciones directas destinadas a distintos servicios de esa secretaría. Se trata de gastos observados en forma reiterada por el Tribunal de Cuentas (TCR), cuyas objeciones son desconocidas por la cartera.

La intervención del TCR ante gastos fuera de la normativa por parte del Mides es "casi semanal", según dijo a ECOS uno de los ministros de la corporación, Ruperto Long.

"Prácticamente en todas las sesiones tenemos expedientes vinculados a ese ministerio", subrayó.

Un relevamiento efectuado sobre los dictámenes del organismo indicó que, desde que comenzó este período de gobierno, el TCR realizó 236 observaciones sobre gastos realizados por el Mides.

La situación no termina en ese dato. En 88 de esos casos, el Mides desconoció las objeciones y realizó el gasto de todas formas. Se trata, según explicó Long, de la oficina pública que más veces insiste en este tipo de conducta.

Más allá de que, en la práctica, el TCR no tiene poder para hacer cumplir sus resoluciones, el ministro marcó una diferencia entre Desarrollo Social y otros ministerios u organismos.

Si bien puede ocurrir que en muchas reparticiones se realicen gastos objetados por el Tribunal, se preocupan en salvar dichas observaciones a futuro. Ese, dijo, no es el caso del Mides.

Decenas de millones

El último caso registrado, que detonó la convocatoria de Arismendi, corresponde a un llamado que el Mides realizó a distintas organizaciones y cooperativas destinado a "propuestas de acompañamiento social y operativo" de los grupos de clasificadores de residuos de Montevideo.

Se trató de un gasto por casi $ 30 millones, observado dos veces por el TCR en agosto y en diciembre del año pasado, según informó este lunes El País.

Se suma a una larga muestra de acciones que desconocieron los dictámenes del tribunal.

A fines de marzo el Mides insistió en adjudicarle a 16 organizaciones civiles un contrato por US$ 4 millones para la atención de personas en situación de calle.

La adjudicación se originó en un llamado a licitación pública, cuyo pliego fue aprobado el 23 de agosto del año pasado, con el objetivo de seleccionar y contratar organizaciones de la sociedad civil para atención de centros en todo el país.

El pasado 15 de junio, el Tribunal reiteró su objeción a una transferencia de $ 70 millones que el Mides hizo a la Corporación Nacional para el Desarrollo, en virtud de un convenio para la gestión de los fondos del Programa Uruguay Crece Contigo.

El TCR ya había objetado ese convenio en diciembre de 2015, ya que un préstamo previo celebrado entre el Estado y el Banco Interamericano de Desarrollo establecía que la ejecución de dicho programa, cuyos recursos provenían de ese organismo, sería llevada a cabo por el propio ministerio.

En enero de 2016 el Poder Ejecutivo autorizó el convenio entre el Mides y la CND e insistió en la transferencia, sin expresar fundamentos.

Otro caso llamativo sucedió a fines de junio de 2016. El Tribunal observó la contratación directa de 70 instituciones cuyo objetivo era "brindar servicios de cuidados y educación infantil. El gasto ascendió a $ 50 millones. También, pese a las objeciones, fue realizado.

El 30 de abril de 2015, también por resolución presidencial, se le adjudicó una licitación a la Asociación Civil "Centro de Participación Popular", por un monto de $ 184 millones. El gasto fue observado dos veces por el TCR, a lo que el gobierno hizo caso omiso.

El fundamento del llamado era la "selección" de una "organización de la sociedad civil" o de una "cooperativa de trabajo" para mantener un equipo multidisciplinario de hasta 280 personas realizando "tareas de apoyo" en el ministerio por el lapso de un año.

En esta ocasión el Mides optó por remitir un nuevo proyecto de convenio, que de todas formas preveía el mismo gasto.

La nueva versión también fue observada dos veces por el Tribunal de Cuentas, al entender que las razones por las cuales se había objetado el gasto seguían incambiadas. El Poder Ejecutivo autorizó el convenio.

También se resolvió insistir con una transferencia de US$ 68.400 al Ministerio de Salud de Cuba, observada en mayo del año pasado por el TCR.

La razón fue que dicha transferencia tuvo origen en un convenio bilateral suscrito en enero de 2013, el cual también fue objetado por el Tribunal por "razones insubsanables". La observación fue mantenida dos veces más por resoluciones del organismo.

Observaciones y Gastos

En la mayoría de los casos, la decisión del Mides de efectuar gastos observados se fundamentaron en razones de "conveniencia y necesidad", en tanto los dictámenes del TCR marcaron distintas violaciones a los procedimientos estipulados en el Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiera (Tocaf) que deben seguir todos los organismos públicos.

En varias ocasiones el Tribunal detectó que, en los llamados, se optaba por omitir alguna de las exigencias contenidas en los pliegos, mientras que en otras los oferentes introducían modificaciones a sus propuestas una vez abiertas las ofertas.

En otras oportunidades, se acordó observar el gasto en virtud de que contaba con "principio de ejecución", es decir ya se estaba realizando. Dicha acción contraviene el carácter preceptivo de las intervenciones del TCR, tal como lo indica la Constitución.

El Ministerio apeló además muchas veces a la "compra directa" de servicios por un monto mayor al tope definido constitucionalmente, y efectuó gastos para los que no tenía previsión presupuestal.