"Apostamos fuertemente al diálogo para construir un Uruguay mejor"

Actualidad

1/05/2017 21:30

"Apostamos fuertemente al diálogo para construir un Uruguay mejor"

Presidencia

En una misma jornada el ministro de Trabajo pasó de cuestionar duramente a los empresarios por la demanda ante OIT a invitarlos a acordar.

"Viva el Primero de Mayo". Con esta arenga el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, abrió y cerró el discurso que, transmitido por cadena de radio y televisión, realizó por el Día Mundial de los Trabajadores.

Lo hizo una hora después que el PIT CNT, por el mismo medio, ratificara las reinvidicaciones elevadas horas antes en el acto de la Plaza Mártires de Chicago.

Murro remarcó la disposición del gobierno al diálogo, en momentos en que las cámaras empresariales reafirman su postura de elevar una demanda ante la Organización Internacional del Trabajo por ciertos aspectos de la ley de negociación colectiva.

En líneas generales, las patronales reclaman definir claramente los aspectos vinculados a las ocupaciones de los lugares de trabajo, y poder negociar bipartitamente sin intervención del Poder Ejecutivo.

"Apostamos fuertemente al diálogo y a la negociación con todas las partes. Empresarios, trabajadores e instituciones sociales. Ese el camino que queremos para construir un Uruguay mejor", dijo.

Murro defendió la negociación colectiva, que permitió que el 95% de los convenios concluyeran con acuerdos bipartitos entre empresarios y trabajadores, limitándose el Ministerio de Trabajo a laudar esos acuerdos.

"Uruguay es, según la OIT, el primer país de América Latina en protección social integral. Es además el cuarto del mundo en convenios laborales firmados", destacó.

"Son cosas que nos alientan a seguir luchando, a seguir negociando, a seguir dialogando por el Uruguay que merecemos y que creemos posible".

En ese marco, Murro recordó que el presidente Tabaré Vázquez será el "invitado de honor" de la OIT, y estará abriendo el 5 de junio la conferencia mundial del organismo. "En este camino es que tenemos que seguir", expresó.

El secretario de Estado estuvo lejos de esta postura de diálogo, cuando más temprano se refirió a las demandas del sector patronal. "Algunos dirigentes empresariales y políticos no quieren la negociación colectiva y los derechos laborales", había dicho cuando asistió al acto del PIT.

El ministro declinó revelar a qué dirigentes se refería, y aseguró que Uruguay saldrá bien parado de una eventual demanda. "Si nos quieren llevar a la OIT vamos a ir tranquilamente", dijo.

La negociación colectiva, señaló Murro en su discurso por cadena, se expresó en un aumento superior al 50% en el salario real en la última década, que se vio reflejado además en las pasividades.

Todo eso se tradujo, dijo, en una serie de mejoras en la calidad de vida de los uruguayos. "Casi la mitad de los hogares tiene auto, el 90% posee calefón, televisor y heladera y tres de cada cuatro se conecta diariamente a internet, porque salvamos a Antel", aseguró. "Así queremos seguir".

También comparó la situación actual con lo que sucedía en la década de 1990. "En esa época la economía creció seis veces más que los salarios", sostuvo.

¿Se acuerdan?

El discurso de Murro reinvidicó la normativa laboral promovida por el Frente Amplio en el ámbito rural. "¿Se acuerdan cómo se discutió la ley de ocho horas rurales?", preguntó.

Retóricamente, aludía al senador nacionalista Luis Lacalle Pou, a quien desde el oficialismo se acusa de no haber apoyado ese beneficio. "Dejaron de trabajar 60 horas semanales, y más de 5.000 disminuyeron su horario a menos de 50 horas . Eso nos alienta", dijo.

Problemas que subsisten

En los diez minutos del discurso de Murro hubo un breve espacio para la autocrítica, en la que el ministro marcó lo que queda por hacer. "Nos sigue doliendo que uno de cada cinco niños sea pobre, y que la pobreza siga teniendo cara de mujer y de afrodescediente", lamentó.

Destacó, a partir de la aprobación de una ley específica, la disminución de los accidentes laborales en todos los sectores, salvo en la salud. "Allí habrá que trabajar", aseguró.

Con respecto a la brecha salarial por género, admitió que pese a una mejora la desigualdad persiste.