Coronavirus en Uruguay
1409

Confirmados

37

Fallecidos

1180

Recuperados

Coronavirus en el mundo
20.936.041

Confirmados

759.844

Fallecidos

13.006.841

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Sartori: "Paysandú necesita revertir el desempleo y la poca inversión" /// ASSE y la Biblioteca Nacional promueven la lectura en las cárceles /// Partido Nacional rechazó con "profunda indignación" atentado en Salto /// EE.UU. confisca buques iraníes con gasolina que navegaban a Venezuela /// Lacalle Pou cerró julio con una aprobación del 59% de los uruguayos
Actualidad

29/04/2017 06:39

"Hay signos de veneno, de odio, en un país de cuatro gatos locos"

Prometió que "habrá patria para todos", habló de "traidores" y del libro de Urruzola, y aseguró que no estará en la carrera para 2019.

"Hay signos de veneno, de odio, en un país de cuatro gatos locos"

ECOS

"Hace rato que decidí que no voy a ser candidato, por más que me insistan. No es para descorazonar a nadie. No solo porque estoy viejo, al borde de los 82 años. Quiero mucho a este país y no quiero ser un instrumento para antagonizar, no quiero un país confrontado".

José Mujica silenciaba así a las 300 personas que se acercaron a la sede del Movimiento de Liberación Nacional - Tupamaros, al asegurar que no piensa correr la carrera electoral en 2019.

El anuncio llegó cuando el ex presidente promediaba su discurso y dio signos de compromiso. Mujica lo hizo delante de la imagen de su viejo camarada de armas y líder histórico del MLN, Raúl Sendic Antonaccio, a 28 años de su muerte.

"Hay signos de veneno, de odio, en un país en donde somos cuatro gatos locos" dijo Mujica explicando en parte su decisión.

Mujica aparece como el candidato favorito en las encuestas por parte de los frenteamplistas, con una ventaja apreciable sobre sus seguidores.

Para que no quedaran dudas, minutos después lo dejó nuevamente en claro.

"No voy a ser de ninguna manera candidato en la lucha por la Presidencia de la República. Ya no me da el cuero, soy de otro tiempo y tiene que venir otro", dijo.

"No quiero ponerle fuego a las confrontaciones del país porque no quiero un país confrontado," remarcó el actual senador, que había asegurado varias veces que en abril de 2016 renunciaría a su banca en la Cámara Alta.

La renuncia a su candidatura no significa, según dijo, que abandone la actividad política. "Si me queda aliento militaré para respaldar a los compañeros hasta el último minuto de mi vida," prometió, ante el aplauso de los presentes.

"No nos cansaremos de luchar. Habrá patria para todos" dijo, utilizando una vieja consigna tupamara.

El Infierno

El polémico contenido del libro de María Urruzola, que basado en fuentes anónimas asegura que los tupamaros realizaron una serie de asaltos para financiarse años después de recuperada la democracia, sobrevoló el acto de este viernes.

El propio Mujica se encargó de referirse, aunque de forma implícita, a la obra.

"Hace mucho tiempo que una editorial, floreciente en la época de Franco, se dedica a hacernos la guerra" dijo en referencia a la española Planeta, editora del libro. "Una mentira repetida mil veces termina siendo verdad," dijo Mujica, parafraseando al ministro de Propaganda nazi, Joseph Goebbels.

Entrevistado por Caras y Caretas, el ex presidente le había adjudicado al libro la intención de "cortarle las patas" ante la posibilidad de que se postulara nuevamente a la Presidencia.

En su discurso y citando a La Divina Comedia, de Dante Alighieri, explicó que en el más penoso de los nueve Círculos del Infierno, azotados por un fuego permanente, "donde las sombras están enterradas con la cabeza hacia abajo", se ubican los traidores.

"All estaban los traidores a la patria, a su ciudad, a los partidos políticos", aseguró. "Si Dante viviera, seguramente tendría que multiplicar el tamaño de ese Círculo".

En ese marco, recordó que el propio Sendic Antonaccio, a su salida de prisión, había ordenado a los tupamaros no arriesgar la democracia. "Entramos a militar sin cartas en la manga," dijo Mujica, parafraseando a su viejo compañero.

"No faltaron compañeros que se asustaron", admitió.