Cambio Nelson: el fiscal apeló la libertad de Humberto Capote

Actualidad

18/04/2017 17:38

Cambio Nelson: el fiscal apeló la libertad de Humberto Capote

TWITTER LAURA DO CARMO

Juzgado de Maldonado.

Es el único de los cinco indagados al que el juez Marcelo Souto, de Maldonado, no dio lugar al pedido del Ministerio Público.

El fiscal Rodrigo Morosoli presentó este martes ante el juez Marcelo Souto, de la sede en lo Penal de 10° Turno de Maldonado, un recurso de reposición y otro de apelación sobre la situación del ex presidente del Banco Central del Uruguay (BCU) y ex contador externo del Cambio Nelson, Humberto Capote.

Así lo indicó a ECOS el propio fiscal Morosoli.

En la sentencia de Souto sobre el Cambio Nelson, emitida en los primeros minutos del domingo 2 de abril, Capote fue el único de los cinco indagados sobre quienes pesaba un pedido de procesamiento que fue dejado en libertad, aunque emplazado, con el pasaporte retenido y prohibición de dejar el país, a la espera de nuevas pruebas.

Morosoli había pedido para Capote procesamiento con prisión por la presunta comisión de “un delito continuado de apropiación Indebida, en calidad de coautor”. El juez Souto, en cambio, decidió que aún no había elementos suficientes para determinar eso.

El magistrado pidió al Instituto Técnico Forense (ITF) que un contador realice la pericia contable. Para eso el perito deberá acceder a los 1.800 folios del expediente y a los servidores informáticos que la Justicia tiene en su poder. Lo que el juez busca determinar es si Capote ingresaba la información al sistema contable de Camvirey S.A. (razón social del Cambio Nelson) y cuál era su función real en esa estructura.

"Yo creo que ya hay suficientes elementos como para que se lo procese", le dijo Morosoli a ECOS. Esta nueva instancia podrá incluir otros elementos probatorios para ver "el grado de participación" de Capote en la estafa del Cambio Nelson. Participación que, a criterio del fiscal, está ampliamente probada.

Pruebas

En su vista, Morosoli indicó que quien fuera presidente del BCU durante el segundo gobierno de Julio María Sanguinetti (1995-2000) conocía "el corazón del negocio" de esta empresa, que tenía once sucursales en cinco departamentos, que manejaba cuentas corrientes (lo que está prohibido en este tipo de establecimientos), y cuyo cierre, el 22 de febrero, dejó un volumen cercano a diez millones de dólares en estafas y a 99 empleados en la calle.

Según el documento que presentó a la Justicia, participaba “activamente” en reuniones relativas al funcionamiento del cambio y sus controles.

De hecho, la Fiscalía pone en boca de Francisco Sanabria, ex dueño del Cambio Nelson, ex legislador suplente colorado, prófugo de la Justicia durante 30 días, y uno de los procesados con prisión por apropiación indebida, falsificación ideológica y librar cheques sin fondo, la siguiente expresión: “Yo nunca hubiera aceptado la responsabilidad de seguir adelante con la empresa si no hubiera tenido la seguridad de que ellos (en referencia a Capote y al gerente Nelson Calvete) estaban ahí, que me hubieran explicado lo que me explicaron”.

El propio Nelson Calvete -procesado con prisión un delito continuado de apropiación indebida como coautor- también lo inculpó: “la contabilidad de la empresa la llevaba Humberto Capote, que fue presidente del Banco Central, que esa era la seguridad que teníamos ahí”.

Capote era muy amigo de Wilson Sanabria, padre de Francisco, verdadero impulsor del Cambio Nelson y de su operativa, quien se suicidó en setiembre de 2015.
Capote era muy amigo de Wilson Sanabria, padre de Francisco, verdadero impulsor del Cambio Nelson y de su operativa.

La contadora Soledad Ubilla, oficial de cumplimiento del Cambio Nelson ante el BCU, también fue a prisión por un delito continuado de apropiación indebida y falsificación ideológica, ambos como coautora. A la otra contadora involucrada, Beatriz Silva, también se le imputó coautoría de falsificación ideológica, pero en este caso el procesamiento fue sin prisión.

El documento de la Fiscalía establece que los estados contables presentados al BCU no mostraban fielmente las transacciones que se hacían en el Nelson. “Queda entonces probado que merced a los oficios de Capote, el cambio pudo continuar con su actividad irregular sin ser controlada por el Banco Central”.

Desde la defensa -liderada por el abogado Amadeo Ottati-, se asegura que el rol de contador externo de Capote no equivale al de auditor. Por lo tanto, su tarea se limitaría a presentar al BCU “informes de compilación” con registros que le enviaba la propia empresa, lo que no incluiría la obligatoriedad de controlar la exactitud de lo que se mandaba.

En los casos de Sanabria, Calvete, Ubilla y Silva, el juez Souto dio lugar a la solicitud del fiscal. Se habló de "presiones" en el caso particular de Capote. Pero el magistrado le rechazó a ECOS este extremo cuando fue consultado al respecto, el 5 de abril.