Cambio Nelson: la situación de Capote se resolvería luego de Turismo

Por: Leonel García

Actualidad

5/04/2017 14:33

Cambio Nelson: la situación de Capote se resolvería luego de Turismo

Ya hay un experto designado por el Instituto Técnico Forense para que realice la pericia contable al expediente y los servidores incautados.

“A veces los periodistas no sé qué piensan. Que esto es mandar, venir y dictar sentencia. ¡Ya se designó contador! ¡Ya tengo el nombre del perito! Solo que ahora va a tener que venir a Maldonado, ¡y estudiar los 1.800 folios del expediente y acceder a los servidores que tengo incautados! Ojalá que la situación la tenga resuelta este mismo mes”.

Con amabilidad, pero sin ocultar su fastidio, el juez en lo Penal de 10° Turno de Maldonado, Martín Souto, respondió sobre la situación del contador Humberto Capote. Para el ex presidente del Banco Central del Uruguay (BCU) durante el segundo gobierno de Julio María Sanguinetti (1995-2000), el fiscal del caso Francisco Sanabria, Rodrigo Morosoli, pidió el procesamiento con prisión como coautor de un delito de apropiación indebida.

Al vencer el plazo constitucional de 48 horas para su retención el magistrado dejó en libertad a Capote, que actuaba como contador externo del clausurado Cambio Nelson. Fue el único caso de los cinco procesados en el que Souto no hizo eco al pedido del fiscal. Pero, según el fallo, pidió de manera “imprescindible” el “diligenciamiento de la pericia contable que se dispondrá”.

Mientras tanto, Capote tiene retenido el pasaporte y prohibido salir del país.

Souto pidió que la pericia contable la realice un contador del Instituto Técnico Forense (ITF). Lo que el juez busca determinar es si Capote ingresaba la información al sistema contable de Camvirey S.A. (razón social del Cambio Nelson) y qué “perfiles” tenía el ex presidente del BCU en el mismo: si tenía acceso a todas las áreas o si podía abrir e intervenir en cuentas. En otras palabras: cuál era su real función en esa empresa.
El perito del ITF solicitado por la Justicia de Maldonado deberá enfrentar un archivo de 1.800 folios.

El fallo indicó que este trámite es de “urgente consideración”.

Sin embargo, la urgencia en tiempos judiciales no es sinónimo de inmediato. El fiscal Rodrigo Morosoli puso como ejemplo que recién el martes 18 de abril se vencerá el plazo de cinco días hábiles (comenzando desde el pasado lunes 3, incluyendo la Semana de Turismo y el feriado del lunes 17) para que las partes presenten recursos de reposición y apelación.

Morosoli, que sostuvo haber trabajado “con toda la tranquilidad del mundo”, no cree que la pericia pedida al ITF arroje un resultado a la brevedad. “Más cuando se pide desde el Interior y hay que remitir la información a Montevideo”.

De la misma forma, desde la defensa de Capote aseguran que la situación de su patrocinado va a estar incambiada por “bastante tiempo”.

Gracias a su oficio

“Yo estoy convencido de lo que pedí”, le dijo Morosoli a ECOS. En su vista, recordó que el ex presidente del BCU conocía “el corazón del negocio” del Cambio Nelson, que tenía once sucursales en cinco departamentos, que manejaba cuentas corrientes, lo que está prohibido en este tipo de negocios, y cuyo cierre, el 22 de febrero, dejó un volumen cercano a diez millones de dólares en estafas y a 99 empleados en la calle. Según el documento que presentó a la Justicia, participaba “activamente” en reuniones relativas al funcionamiento del cambio y sus controles.

De hecho, la Fiscalía pone en boca de Francisco Sanabria, ex dueño del Cambio Nelson, ex legislador suplente colorado y prófugo de la Justicia durante 30 días, la siguiente expresión: “Yo nunca hubiera aceptado la responsabilidad de seguir adelante con la empresa si no hubiera tenido la seguridad de que ellos (en referencia a Capote y al gerente Nelson Calvete, procesado con prisión como Sanabria) estaban ahí, que me hubieran explicado lo que me explicaron”.
Para la Fiscalía, el ex presidente del BCU conocía el corazón del negocio del Cambio Nelson.

El propio Nelson Calvete también lo inculpó: “la contabilidad de la empresa la llevaba Humberto Capote, que fue presidente del Banco Central, que esa era la seguridad que teníamos ahí”.

Capote era muy amigo de Wilson Sanabria, padre de Francisco, verdadero impulsor del Cambio Nelson y de su operativa, quien se suicidó en setiembre de 2015.

El documento de la Fiscalía establece que los estados contables presentados al BCU no mostraban fielmente las transacciones que se hacían en el Nelson. “Queda entonces probado que merced a los oficios de Capote, el cambio pudo continuar con su actividad irregular sin ser controlada por el Banco Central”.

Sin auditar

Desde la defensa de Capote, por su lado, se señaló que el rol de contador externo de su patrocinado no es equivalente al de auditor, lo que sí hubiera complicado más su situación.

Según expresaron, lo que hacía Capote era presentar al BCU “informes de compilación” con registros que le enviaba la propia empresa. Su rol, argumentaron, no incluía la obligatoriedad de controlar la exactitud de lo que se mandaba.
Para la defensa, Capote no era auditor. Entonces no debía controlar la exactitud de lo que mandaba.

Sanabria, Calvete y la contadora Soledad Ubilla fueron procesados con prisión. A Beatriz Silva se la procesó sin prisión. Sobre Capote aún falta resolver.

Souto, como Morosoli, también aseguró a ECOS haber trabajado “sin presiones” en un caso que causó una gran conmoción pública. “En este tipo de casos, penales, la gente opina mucho. Así como hay tres millones de directores técnicos para el fútbol, hay tres millones de jueces. Pero no sentí ninguna presión, ni del ámbito político ni del financiero”, afirmó el magistrado.