Uruguay busca a 47 personas con pedido de captura a través de Interpol

Actualidad

28/02/2017 19:56

Uruguay busca a 47 personas con pedido de captura a través de Interpol
Interpol
Miguel Sofía, uno de los uruguayos con pedido de captura internacional

Narcos, estafadores, violadores, represores y una madre que desapareció con su hijo figuran entre los requeridos por la Justicia local.

El empresario Francisco Sanabria volvió a prometer en las últimas horas que retornará al país en breve. Deberá, eventualmente, responder por la emisión de cheques sin fondos por casi US$ 100 mil.

El ex dirigente político se fugó del país horas antes que que la Justicia de Maldonado decretara para él el cierre de fronteras.

Otras 47 personas figuran como requeridas a nivel local, según la información incluida en los registros de la Policía Internacional (Interpol).

Narcotraficantes, estafadores, violadores, asesinos, represores de la dictadura y hasta una madre que se fugó con su pequeño hijo del país integran la lista.

Casi las mitad de ellos, unos 22 individuos, tienen nacionalidad local. El resto se reparte en ciudadanos de distintos países de origen. Entre ellos hay argentinos, brasileños, portugueses, belgas, españoles y dominicanos.

Uno de los requeridos por Uruguay está en el “top ten” de los más buscados por Interpol a nivel mundial .

Se trata de Alejandro César Millburn, prófugo desde 2011 por seis diferentes casos de abuso sexual a menores de edad.

Su paradero es un misterio para las autoridades.

En la lista figura Gabriel Larroca, un viejo conocido de la crónica policial local. “El Flaco” fue un importante jefe narco de la zona de Las Piedras. Está requerido por encabezar varias bandas dedicas al tráfico de estupefacientes.

Interpol también tiene pedida la captura de Nelson Leonardo Arguet, “El Lolo”, otro importante jefe del narcotráfico.

Un caso especial es del Andrea Ivanna Soto. Se trata de una uruguaya denunciada en un proceso internacional de restitución de menores iniciado en Estados Unidos.

El tema se remonta a 2013, cuando Soto fue acusada por su entonces pareja de haber abandonado ese país llevándose sin autorización a su pequeño hijo. La mujer, además, estaba embarazada.

Soto desapareció con el niño luego que la Justicia uruguaya fallara en favor del padre.

Se la acusa de desacato, falsificación ideológica y supresión de estado civil.

En la lista sigue figurando Manuel Cordero. Uruguay lo busca bajo el cargo de “homicidio muy especialmente agravado”. El ex militar, que había fugado a Brasil, fue condenado el año pasado a 25 años de prisión en Argentina por su participación en el Plan Cóndor.

Por el mismo cargo se encuentra requerido Miguel Antonio Sofía. En 2005 el empresario, sindicado como uno de los integrantes del “Escuadrón de la Muerte”, fue denunciado como uno de los asesinos de Héctor Castagnetto Da Rosa, un militante tupamaro.

En los registros de Interpol se encuentra el pedido de captura de Miguel Angel Mañana, que supo integrar junto a un hermano una banda de secuestradores con varios hechos en su haber.

Entre ellos el rapto de la propietaria de una casa de cambios, hecho sucedido en 2010 en la casa de la propia damnificada en Punta del Este. El secuestro, que fue frustrado luego por la Policía, apuntaba a obtener un botín de US$ 1 millón.

Extranjeros

En la lista figuran varios ciudadanos de otros países cuya captura fue solicitada a nivel local . Algunos de ellos se hicieron muy conocidos para el público en los últimos tiempos.

Entre ellos se destaca Alejandro Paul Vanderbroele. Argentino con pasaporte belga, está requerido por la Justicia de Crimen Organizado por lavado de dinero.

Sindicado de ser el “testaferro” del ex vicepresidente argentino Amado Boudou, debe explicar una transferencia de más de US$ 600 mil que hizo desde Uruguay a Buenos Aires para tomar el control de la ex Calcográfica Ciccone, en una causa que compromete a altas figuras del último gobierno kirchnerista.

Junto a Vanderbroele aparece requerido Denny Moreno, buscado desde junio de 2015 por haber integrado una banda que intentó secuestrar a un empresario en la zona de Brazo Oriental. Por ese caso dos de sus compatriotas y un ciudadano uruguayo marcharon a prisión.

Entre los últimos ingresos a la lista se destaca Ursula Frei, una mujer alemana con pasaporte suizo que convivía en Uruguay con Arno Wollensak, el líder de la secta “Oasis de luz” que fue asesinado el año pasado.

El gurú había ingresado al país con documentación falsa. Estaba acusado en Europa de reiterados delitos de abuso sexual a menores que integraban su grupo religioso.

El cadáver de Wollensak apareció en la playa de La Floresta en agosto de 2016.

Frei es la madre de Lea Laasner, la joven que, luego de escapar de la secta, había denunciado años atrás los abusos a los que fue sometida en el grupo.

Presentada por su hija como otra víctima de Wollensak, la policía ignora el destino de la mujer y la considera “desaparecida”, aunque la busca como una de las presuntas responsables del homicidio del líder de “Oasis de Luz”.