Estafa al Fonasa: investigarán si también engañaron a financieras

Publicado: 28/02/2017 19:01
Estafa al Fonasa: investigarán si también engañaron a financieras

Fue desbaratada una operativa que mediante empresas fantasmas y empleados inexistentes desde 2011 cometía fraudes contra el Estado.

La Justicia procesó con prisión a tres personas por una estafa millonaria que involucra a empresas falsas, trabajadores “fantasmas”, reclutados en contextos vulnerables, y pago de cápitas por parte del Fondo Nacional de Salud (Fonasa). Pero además, según supo ECOS en base a fuentes vinculadas al caso, paralelamente se investigan solicitudes de créditos a empresas de plaza por parte de esos trabajadores ficticios.

Esto último lo confirmó la jueza actuante, Julia Staricco, del Juzgado en lo Penal de 16° Turno. “Con el doctor (Gustavo) Zubía ya hicimos un procedimiento en el que terminaron unas 70 personas procesadas. Eventualmente, habrá que ver si las personas (de este caso) también trabajaban con financieras. Eso será parte de la investigación. Ya lo estamos trabajando con el doctor Zubía”.

Staricco se refiere a la megaestafa a empresas financieras que, el año pasado, llevó a más de 60 personas a la cárcel. El modus operandi era muy similar a este. Consultado por ECOS, Zubía dijo que la jueza Staricco aún no le había dado intervención.

El caso es complejo y tiene varias puntas. Los involucrados creaban empresas falsas en el Banco de Previsión Social (BPS), que eran registradas a nombres de indigentes o personas desempleadas. Según las fuentes, en estas empresas figuraban como trabajadores empleados que tampoco actuaban como tales.
La jueza Staricco señaló que ahora corresponde indagar “si hay alguna responsabilidad o no” de los organismos de control.

No se sabe en total cuántas personas están metidas en la trama. “Hay una cantidad de cédulas (involucradas), hay que ver si son o no reales”, expresó Staricco.

De acuerdo a lo que pudo averiguar ECOS sobre el modus operandi de las cabezas detrás de esta estafa, las empresas falsas conforman su planilla de trabajadores falsos con personas que, en muchos casos, ni saben para qué están firmando, y solo les importa cobrar un dinero por ello.

Por otra parte, según las fuentes, en presunta connivencia con “captadores de socios” los estafadores afiliaban a esos empleados falsos a diversas mutualistas. De esa forma se generaba el perjuicio al Fonasa, que pagaba la cápita correspondiente a cada nuevo afiliado y no recibía el aporte. La razón era obvia: el trabajador no existía.

La jueza Staricco señaló que ahora corresponde indagar “si hay alguna responsabilidad o no” de los organismos de control de estas situaciones y, llegado el caso, qué mecanismos fallaron.

De acuerdo con fuentes del BPS, este tipo de empresas fantasmas terminan cayendo cada seis meses cuando el Banco realiza los controles estipulados sobre el pago de aportes. Aquellas que no lo hacen son marcadas como dudosas y en muchos casos terminan siendo denunciadas.

Según pudo saber ECOS, por denunciar casos vinculados a la organización que ahora fue desbaratada hubo mandos medios de BPS que recibieron amenazas.
Por denunciar casos vinculados a la organización que ahora fue desbaratada hubo mandos medios de BPS que recibieron amenazas.

Durante ese tiempo, los estafadores pudieron beneficiarse de los movimientos que realizaban con cada una de las empresas que creaban.

Además, en este circuito se pudo generar un perjuicio a las mutualistas que recibieron a los afiliados, dado que el pago que se realiza a los “captadores de socios” por cada nuevo afiliado es mayor al recibido por concepto de cápitas.

Las fuentes señalaron que se maneja un posible pago de 3.000 pesos por afiliado, cuando la cápita recibida por un trabajador hombre de unos 30 años es de unos 900 pesos.

La acción de los captadores se engloba en una práctica denominada “intermediación lucrativa” y que está prohibida, pero que sucede a ojos vista en la explanada del BPS, según denuncian sus funcionarios.

Por ahora, no se sabe qué mutualista resultó afectada. Staricco añadió que “por ahora” tampoco hay pruebas de que estas instituciones estuvieran involucradas en la maniobra.

Según informó Subrayado, el cabecilla de la banda tiene 23 años y antecedentes penales por estafa. Asimismo, el noticiero señala en su portal que un solo captador afilió en un mes a 1.000 usuarios que le generaron al Fonasa una pérdida de cuatro millones de pesos. Peor además: la Policía investiga más de 31.000 afiliaciones fraudulentas desde 2011.

Desde 2011, el déficit del Fonasa asciende a 400 millones de dólares.

El senador nacionalista Javier García anunció este lunes en su cuenta de Twitter que le pidió al ministro de Salud, Jorge Basso, una “urgente investigación administrativa” para saber si hay responsabilidades internas en el Ministerio de Salud Pública (MSP) y el BPS. “En estafa al Fonasa es muy difícil que una persona sola (23 años) sin ayudas dentro de instituciones engañe durante seis años al Estado. ¡Difícil!”, añadió.